Diario El Este

Inicio De Interés Algún día como el de hoy: 21 de julio

Algún día como el de hoy: 21 de julio

por Damián Muñiz

Fama a cualquier precio (356 a.C.)

Eróstrato, un simple pastor, incendio y destruyo una de las siete maravillas del mundo antiguo. El templo de Artemisa.

Según registra la historia, su único fin fue lograr fama a cualquier precio. Al descubrirse la intención del incendiario, se prohibió bajo pena de muerte el registro del nombre de este para las generaciones futuras, lo cual, evidentemente, no bastó para borrar de la historia ni el nombre ni tampoco la acción. En cita de Valerio Máximo: “Se descubrió que un hombre había planeado incendiar el templo de Diana en Éfeso, de tal modo que por la destrucción del más bello de los edificios su nombre sería conocido en el mundo entero”.

La acción realizada por Eróstrato, y su intención de lograr la fama a cualquier precio han tenido eco en la modernidad. En el ambiente académico de la psicología se denomina complejo de Eróstrato al trastorno según el cual el individuo busca sobresalir, distinguirse, ser el centro de atención.

Fin a la “Guerra del Chaco” (1938)

Si bien la guerra termino un 4 de julio, hubo que esperar 17 días para firmar el tratado de paz, amistad y límites. El 27 de abril de 2009 se estableció el acuerdo de límites definitivo. La zona en litigio quedó dividida en una cuarta parte bajo soberanía boliviana y tres cuartas partes bajo soberanía paraguaya. Bolivia recibió una zona a orillas del alto río Paraguay.

La guerra del Chaco es la denominación del conflicto bélico entre Paraguay y Bolivia librado entre el 9 de septiembre de 1932 y el 4 julio de 1935 por el control del Chaco Boreal. Fue una guerra importante en Sudamérica durante el siglo XX. En los tres años de duración, Bolivia movilizó a lo largo del conflicto a 250 000 soldados y Paraguay a 120 000, que se enfrentaron en combates en los que hubo gran cantidad de bajas (aproximadamente 60 000 bolivianos y 30 000 paraguayos) y gran cantidad de heridos, mutilados y desaparecidos. Los distintos tipos de enfermedades tanto físicas como psicológicas, la característica hostil del teatro de operaciones y la falta de agua y mala alimentación produjeron el mayor porcentaje de bajas y afectaron la salud de los soldados sobrevivientes, a muchos de por vida.

El enfrentamiento consumió ingentes recursos económicos de ambos países, de por sí muy pobres. Paraguay abasteció a su ejército con gran cantidad de armas y equipos capturados en distintas batallas a los bolivianos.

El cese de las hostilidades se acordó el 14 de junio de 1935. Bajo la presión de Estados Unidos, por un tratado secreto firmado el 9 de julio de 1938, Paraguay renunció a 110 000 km² ocupados por su ejército al cese de las hostilidades. ​

Carlos Saavedra Lamas, canciller argentino al momento de la firma del tratado de paz, ganaría, gracias a ello, un premio Noble de La Paz

 Asesinan al presidente de Bolivia (1946)

Gualberto Villarroel López fue un militar y político bolivianopresidente de la Junta Militar de Gobierno (1943-1944), presidente provisorio (1944-1945) y presidente constitucional (1945-1946).

Un reformista, a veces evaluado por sus simpatías fascistas, otras por sus vínculos con el presidente argentino Juan Domingo Perón y sus alegatos de tercer posicionismo

Despues de la “guerra del Chaco”, Bolivia quedo sumergido en la pobreza, los altos costos que generaron la guerra agravo la economía, hubo inflación y todo desencadeno en un paro obrero que paralizo al país por completo.

Esta situación desembocó en la revuelta popular en la que Villarroel fue derrocado por una turba, que lo sacó del Palacio de Gobierno para posteriormente arrastrarlo por la plaza mientras era apuñalado y golpeado cruelmente, y una vez muerto se lo colgó en la plaza Murillo, en La Paz junto con tres de sus colaboradores: Luis Uría de la Oliva (su secretario privado), el capitán Waldo Ballivián (su edecán) y Roberto Hinojosa (director del periódico Cumbre).

Se le recuerda por la frase:

No soy enemigo de los ricos, pero soy más amigo de los pobres.

Villarroel fue enterrado en el Cementerio General de Cochabamba y en 1952 fue declarado Mártir de la Revolución Nacional, así como todos los caídos el día de su asesinato.

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas

Escucha "VOCES" con Oscar González Oro en EL ESTE