Diario El Este

Inicio De Interés Algún día como el de hoy: 21 de octubre

Algún día como el de hoy: 21 de octubre

por Damián Muñiz

La catástrofe de Aberfan  (1966)

Aberfan, Gales; está situada en el fondo de la ladera oeste del valle de Taff, en la ladera este de la colina Mynydd Merthyr, aproximadamente a 6,4 km al sur de Merthyr Tydfil. Cuando se comenzó la excavación de la mina por parte de John Nixon y sus socios el 23 de agosto de 1869, Aberfan estaba formada por dos cabañas y una posada frecuentada por granjeros y barqueros locales.​ Hacia 1966 la población había crecido hasta cinco mil personas aproximadamente, la mayoría de las cuales estaban empleadas en la industria del carbón.

En la mañana de un día como el de hoy, se produjo un colapso de la escombrera de una mina de carbón. Más de 40.000 metros cúbicos de escombros cubrieron el pueblo en cuestión de minutos, y las aulas del Colegio Pantglas Junior se inundaron de inmediato, por lo que los niños pequeños y los maestros murieron por impacto o asfixia. Se hicieron grandes esfuerzos de rescate, pero la gran cantidad de barro que se agolpaba en el pueblo obstaculizó el trabajo de los equipos de rescate. Solo unas cuantas vidas pudieron salvarse en cualquier caso. Como consecuencia, murieron 144 personas (116 niños y 28 adultos). El siniestro fue causado por la acumulación de agua en las rocas y piedra caliza amontonadas, que de repente comenzó a deslizarse hacia abajo en forma de barro.

La investigación oficial culpó a la Junta Nacional del Carbón por negligencia extrema, y a su Presidente por hacer declaraciones engañosas. El Parlamento aprobó poco después una nueva legislación sobre seguridad pública en minas y canteras. Muchos de los residentes del pueblo sufrieron problemas médicos, y la mitad de los supervivientes han sufrido trastorno por estrés postraumático en algún momento de sus vidas.

Premio Nobel de Literatura (1971) (1982)

Los escritores latinoamericanos, con una diferencia de 11 años, ganaron los Premios Nobel de Literatura recibidos en Suecia. Quizá teniendo como única diferencia, que el escritor colombiano no asistió a la ceremonia de frac, sino que lo hizo luciendo un pantalón y camisa blanca, siendo el único personaje en recibir un Premio Nobel, usando una indumentaria no típica para la ceremonia.

Pablo Neruda, fue candidato al premio en el 1963, cuando fue parte de una lista junto con el británico-estadounidense W. H. Auden, el irlandés Samuel Beckett,​ el japonés Yukio Mishima, el danés Aksel Sandemose y el griego Giorgos Seferis. Luego, formó la terna final junto con Auden y Seferis, a quien finalmente le fue concedido.

Ocho años después, un día como el de hoy pero de 1971, Neruda fue galardonado con el Nobel y viajó a Estocolmo a recibirlo el 10 de diciembre. En sus Memorias, el poeta recuerda: «El anciano monarca nos daba la mano a cada uno; nos entregaba el diploma, la medalla y el cheque […] Se dice (o se lo dijeron a Matilde para impresionarla) que el rey estuvo más tiempo conmigo que con los otros laureados, que me apretó la mano con evidente simpatía. Tal vez haya sido una reminiscencia de la antigua gentileza palaciega hacia los juglares».

Por otro lado, Gabriel García Márquez recibió el Premio Nobel de Literatura en 1982, según la laudatoria de la Academia Sueca, «por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real son combinados en un tranquilo mundo de imaginación rica, reflejando la vida y los conflictos de un continente».

Su discurso de aceptación fue titulado La soledad de América Latina. ​Fue el primer colombiano y el cuarto latinoamericano en ganar un Premio Nobel de Literatura, después de lo cual declaró: «Yo tengo la impresión de que al darme el premio han tenido en cuenta la literatura del subcontinente y me han otorgado como una forma de adjudicación de la totalidad de esta literatura».

Publicaciones relacionadas