Diario El Este

Inicio De Interés Algún día como el de hoy: 8 de octubre

Algún día como el de hoy: 8 de octubre

por Damián Muñiz

El Concilio de Calcedonia (451)

El Concilio se reunió en Calcedonia en octubre de 451 un día como el de hoy. Asistieron unos 600 obispos, de los que solamente dos eran occidentales, dejando aparte los legados pontificios. Frente a la mayor estabilidad del imperio romano oriental, en occidente hay que tener en cuenta que en ese año 451 se produciría el enfrentamiento con los hunos de Atila (Batalla de los Campos Cataláunicos) y la famosa intervención, legendaria o cierta, evitando que el huno marchara sobre Roma, del propio papa León I, quien no impediría la destrucción y saqueo de Roma por los vándalos de Genserico tres años más tarde.

La presidencia del Concilio fue ocupada por el patriarca de Constantinopla, Anatolio, al lado de los representantes del papa. El emperador Marciano apoyaba decididamente la ortodoxia. En la tercera sesión, se reconoció la Epístola Dogmática del papa como documento de fe. Terminada su lectura los padres conciliares exclamaron «Pedro ha hablado por boca de León». Dióscoro fue condenado por unanimidad, parece ser que los obispos egipcios fueron presionados, y todos sus decretos fueron declarados nulos.

Este concilio fue el cuarto de los primeros siete concilios ecuménicos de la Cristiandad, y sus definiciones dogmáticas fueron desde entonces reconocidas como infalibles por la Iglesia católica y por la Iglesia ortodoxa. Es también reconocido por la Comunión anglicana y por el luteranismo, pero rechazado por las Iglesias ortodoxas orientales y por la Iglesia asiria del Oriente. Rechazó la doctrina del monofisismo, defendida por Eutiquio, y estableció el Credo de Calcedonia, que describe la plena humanidad y la plena divinidad de Cristo, segunda persona de la Santísima Trinidad.

La principal consecuencia del Concilio fue el cisma de los monofisitas. El patriarca de Alejandría no aceptó el concilio y finalmente terminó por escindir su patriarcado del resto de la Iglesia. Muchos obispos repudiaron también el concilio arguyendo que la doctrina de las dos naturalezas era prácticamente nestoriana. En las principales sedes apostólicas del Imperio romano de Oriente, se abrió un período de disputas entre monofisitas y ortodoxos, con diversas vicisitudes, en las que intervinieron a menudo los emperadores. Aquí tiene su origen el cisma con las Iglesias ortodoxas orientales, que aún hoy rechazan los resultados del Concilio: la Iglesia copta que nació de la ruptura con el Patriarcado de Alejandría, la Iglesia ortodoxa siríaca, que nació de la ruptura con el patriarcado de Antioquía, la Iglesia apostólica armenia, la Iglesia ortodoxa malankara de la India, la Iglesia ortodoxa etíope.

Capturan al “Che” Guevara (1967)

Para comprender mejor como fue el operativo que termino con la captura y su posterior muerte, debemos de ir algunos meses antes de la fecha.

Todo comenzaría el 1 de agosto de 1967, la CIA envió dos agentes para sumarse a la caza del Che Guevara: los cubano-estadounidenses Gustavo Villoldo y Félix Ismael Rodríguez. Ya con Guevara y sus hombres en Bolivia, el 31 de agosto de 1967, el ejército emboscó a la segunda columna en Vado del Yeso, cuando cruzaban el río, resultando que todos excepto uno morirían. Sus cuerpos fueron expuestos primero como trofeos, y luego enterrados clandestinamente. Después de dar un gran rodeo y tomar Samaipata por unas horas, la primera columna había quedado aislada y con la salida hacia el Río Grande bloqueada, lo que los obligó a subir la montaña en dirección a La Higuera. El 26 de septiembre entraron al pequeño caserío de La Higuera y, al salir, la vanguardia fue emboscada, muriendo tres de ellos.

Un día como el de hoy, fueron sorprendidos en la Quebrada del Churo. El Che Guevara ordenó dividir el grupo en dos, enviando a los enfermos delante y quedándose con el resto a enfrentarse a las tropas del gobierno. Harry Villegas (Pombo), uno de los cinco sobrevivientes.

En el combate de Quebrada del Churo, Guevara fue herido de bala en su pierna izquierda, hecho prisionero junto con Simeón Cuba Sanabria (Willy) y trasladado a La Higuera donde fueron recluidos en la escuela, en aulas Juan Pablo Chang. Entre las pertenencias requisadas por los militares estaba el Diario que el Che llevaba en Bolivia.

Al día siguiente, poco después del mediodía el presidente Barrientos dio la orden de ejecutar al Che Guevara. Existen dudas y versiones contradictorias sobre el grado de apoyo que la decisión tuvo por parte de Estados Unidos, pero lo cierto es que, tal como está registrado en el propio informe secreto de Félix Rodríguez, la CIA estaba presente en el lugar. Fue el agente Rodríguez quien recibió la orden de fusilar a Guevara y quien la transmitió a los oficiales bolivianos, así como fue él también quien le comunicó al Che Guevara que sería fusilado. Antes del fusilamiento, Félix Rodríguez, agente encubierto de la CIA lo interrogó y lo sacó del aula para tomarle varias fotografías, las últimas en las que aparece con vida

Toma de Pando (1969)

Un día como el de hoy, se llevó adelante el operativo por parte de varios integrantes del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros en el marco de la Guerra de Guerrillas durante la década del ´60.

La comisaría de policía fue copada por un grupo de guerrilleros, encabezados por una pareja que se presentó como miembros de la Fuerza Aérea. Acto seguido fue tomado el cuartel de bomberos, contiguo a la comisaría. Simultáneamente, otros comandos tomaron la central telefónica y las sucursales de los bancos Pan de Azúcar, La Caja Obrera y República. En total los guerrilleros robaron el equivalente a aproximadamente 357.000 dólares estadounidenses, de los cuales 157.000 fueron recuperados.

Los hechos duraron unos 20 minutos. Culminado el operativo, los vehículos del grupo guerrillero se reunieron en las afueras de la ciudad y emprendieron la huida hacia el oeste del Arroyo Pando. La caravana simuló ser un cortejo fúnebre. Al llegar al departamento de Montevideo, el grupo se dividió en dos. Las armas fueron pasadas a nuevos vehículos, mientras que algunos de los participantes se alejaron en ómnibus.

Los vehículos fueron interceptados por la policía y se produjo un enfrentamiento, en el que falleció el sargento de policía Enrique Fernández Díaz y los guerrilleros Jorge Salerno, Alfredo Cultelli y Ricardo Zabalza.​ Algunos de los guerrilleros, como Raúl Sendic, lograron escapar, pero 20 de ellos fueron apresados y trasladados a la Jefatura de Policía de Montevideo.

Producto del intercambio de disparos entre los guerrilleros y la policía, fue herido de muerte Carlos Burgueño quien se encontraba en un bar cercano. La versión oficial afirmó que los autores del disparo eran los tupamaros que huían en un vehículo al tirotearse con el agente Rubén Britos. No obstante, testigos afirmaron que debido al ángulo de tiro del policía podría ser este quien hirió a Burgueño. La pericia técnica realizada con posterioridad determinó que la víctima habría sido alcanzado por una bala calibre 38, de las que se usan en armas de reglamento. Las fuerzas del orden, confundiéndolo por un participante de la Toma de Pando, lo condujeron a una comisaría local donde continuó desangrándose hasta que finalmente fue llevado a un hospital donde falleció.

Publicaciones relacionadas