Diario El Este

Inicio Opinión Algunos apuntes sobre el proyecto de presupuesto (I)

Algunos apuntes sobre el proyecto de presupuesto (I)

por Rodrigo Tisnés


La semana pasada cerraba mi columna expresando que, en mi opinión, llegado el momento de la votación del presupuesto quinquenal, el Frente Amplio debería votarlo en general como un gesto de republicanismo hacia el nuevo gobierno entrante.
También comentaba que eso no implica dejar de discutirlo, criticarlo, y proponer modificaciones a lo largo de los 4 meses de estudio que insumirá. Esa es una característica constitutiva de las democracias modernas: el debate, la contraposición de proyectos alternativos entre partidos y otros actores políticos.
En el caso del proyecto presentado por el Ejecutivo encabezado por el Dr. Alejo Umpiérrez, una rápida lectura del mismo me ha llevado a cuestionar algunos planteos que se desarrollan en el mismo que me parecen mejorables en muchos casos, y directamente incomprensibles en otros.
El principal aspecto que me parece mejorable es en el nuevo organigrama propuesto, el que establece que se pasará de las actuales 7 Direcciones Generales a 11. Podrá no parecer demasiado, son sólo 4 más. El tema, además de que los Directores Generales perciben salarios superiores a los de los directores que no están al frente de una Dirección General, es que ahora, estas dependencias elevadas al rango de direcciones generales, deberán contar con presupuesto propio.
Si bien entiendo que Turismo, Cultura y Deportes son tres direcciones que merecen ser jerarquizadas, cuando se entra a desglosar un poco más el contenido y acciones propuestas, no se justifica demasiado este ascenso de categoría.
Personalmente, yo iría por unir en una misma dirección a Cultura y Deporte, que podría pasar a ser la Dirección General de Cultura y Deporte, manteniendo a Turismo, por la relevancia que tiene para nuestro desarrollo económico, social y cultural, como una dirección aparte.
En Cultura, específicamente, noto poca innovación en la propuesta de acciones y actividades a desarrollar. Lo central sigue estando en el dictado de talleres y cursos en los diversos centros y espacios culturales con que cuenta el gobierno departamental. Lo más novedoso es el impulso al proyecto Rocha Filma, que en realidad se había lanzado sobre el final de la anterior gestión.
Por supuesto que teniendo 11 centros culturales que han sido construidos o refaccionados en los pasados 15 años, la Dirección de Cultura debe organizar y ofrecer una interesante propuesta formativa a la población; pero en realidad, la existencia de todos estos espacios parece haber conspirado, en la pasada gestión y en el comienzo de esta, llevando a un exceso de ‘’tallerismo’’ como expresión de las actividades culturales.
En el caso de la División de Descentralización se propone como una de las acciones: ‘’Recorridas para el control de los trabajos para que los mismos sean ejecutados en el menor tiempo posible’’. Teniendo en cuenta que se trata de un proyecto de presupuesto, me resisto a creer que esto sea un chiste… aunque lo parece.
En realidad, si ésta va a ser una de las actividades de Descentralización, sería mejor que directamente la eliminen del organigrama.
Una dirección o división de descentralización no está para hacer recorridas por el interior controlando que se realicen los trabajos establecidos. Para eso están los capataces e ingenieros de la Dirección General de Obras, y las autoridades locales (Alcaldes, Concejales, e integrantes de Juntas Locales) el cometido de esta unidad debería ser brindarle apoyo técnico a los Municipios para la elaboración de su presupuesto. De hecho, tenemos un caso muy fresco de lo que ha sucedido sin contar con este apoyo, con las recientes declaraciones del Alcalde de Castillos y su crítica al proceso de armado del presupuesto.
Otro de los cometidos de toda área de descentralización debería ser la de organizar, estudiar la viabilidad, y asesorar en la ejecución a organizaciones sociales en proyectos de presupuesto participativo y fondos comunitarios, del tipo Proyecta Tu Localidad. Y el de fortalecer aquellas organizaciones sociales y espacios tipo centros de barrio y comunales.
Me quedan algunos apuntes más en otras áreas, pero para no abusar del espacio, ni dl interés de los lectores, lo dejo para una segunda parte que vendrá en breve.

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas