Diario El Este

Inicio De Interés Artesanías tradicionales de Rocha

Artesanías tradicionales de Rocha

por Lic. Socióloga Silvia Fuentes

Turismo, artesanía y producción local

Foto de Portada: Brenda Fernández de Silvera, representante de Uruguay y Rocha de las artesanías tradicionales en Expo Santiago de Chile 1987

Pensemos en los objetos que hay en nuestro hogar. Quizás tengamos en él más de un objeto traído de otro lugar geográfico “como recuerdo” o quizás sea una prenda de vestir o un accesorio. En las zonas turísticas las ferias y lugares de venta de artesanías ocupan un lugar privilegiado, al extremo de ser caótica su presencia en las zonas de transito turístico sin control. Cada destino turístico tiene reglamentado estas ventas, o debería de tenerlas, a los efectos de preservar y motivar la producción local que se hace trizas ante la presencia de vendedores foráneos que nada tienen que ver con el fenómeno de producción local, con su cultura y por lógica mucho menos con las tradicionales de esa región.

Fomentar, cuidar y promover la producción artesanal de cada pueblo es imprescindible si queremos, entre muchas cosas, preservar la identidad cultural de pequeños comunidades y zonas rurales para revalorizarlas y potenciarlas como recurso turístico. Recursos que generen ingresos fomentando el desarrollo local. Si no lo hacemos lo perderemos y otros serán los encargados de aprovecharlo y explotarlo. Lamentablemente ello desaparece. desde hace algún tiempo, sucede ante la pasibilidad de actores públicos que deberían tener entre sus objetivos la preservación de valores culturales tradicionales de algunos poblados y también sucede con el silencio de los pobladores.

Sahiana Prieto Silvera con 8 años ya hilaba

Esa preservación no pasa por poner a un buen Señor a dictar un Taller, o a una Sra. muy hábil a enseñar a hilar y tejer; son procesos socioculturales más profundos y desafiantes que no sabemos si no se conocen, si no importan o si simplemente se consideran pocos relevantes para el accionar de funcionarios que desean trascender al más allá sin registrar y sin trabajar por su realidad. A lo largo y ancho de Uruguay los ejemplos existen, pero también existen otros modelos y otras cabezas comprometidas con lo tradicional, se nos ocurre el ejemplo de la PATRIA GAUCHA.

No es lo único, ya que existen diversidad de fiestas en pequeñas comunidades que valoran el trabajo de sus habitantes artesanos y otras producciones locales y con mucho trabajo y esfuerzo la dan a conocer fuera de su territorialidad.

La artesanía como experiencia para los turistas

En Argentina, en Chile, en Paraguay, en Brasil y en variadas partes del planeta tierra las empresas de turismo ofrecen “paquetes turísticos” para vivir una experiencia artesanal. Honestamente no sabemos cuántas empresas de Uruguay lo hacen ni en qué lugares…Circuitos con cultura material en Gastronomía existen en gran diversidad deberían complementarse con el de ir a una comunidad a pasar la tarde para tejer un cesto, urdir un gorro, bordar un adorno de encaje o fabricar una hamaca. Artesanías y oficios perdidos pasan a ser el eje central de promoción del lugar. Se presentan comidas típicas con producción de la zona, se venden artesanías y se ofrece una experiencia de vida única para el visitante.

Ello no es un fenómeno mágico, esto exige un trabajo detallado en la comunidad de planificación, sensibilizando, capacitando y promocionando el trabajo de los habitantes de esa localidad.

Artesanías tradicionales de Rocha. Primer Premio Nacional

Un cuento y nada más…

Entrega premios a los artesanos en la sede del MEC

Allá por 1987 se instrumentó en el departamento de Rocha un proyecto de registro y rescate de las Artesanías Tradicionales de Rocha. El proyecto fue liderado por los Antropólogos Antonio Díaz y Marita Fornaro quienes mediante acuerdo entre el Ministerio de Educación y Cultura y la Intendencia de Rocha lograron los recursos para poderlo desarrollar. La Ministra de Educación y Cultura era la Dra. Adela Reta. El Intendente Municipal de Rocha era el Sr. Adauto Puñales y el Director de Cultura el Maestro Rosalío  Pereyra. El centro de reunión fue el Museo Regional de Rocha a cargo de la funcionaria Matilde Rodríguez. Se hizo un llamado público a Docentes de Rocha que quisieran participar en el proyecto, de las áreas de Historia, Geografía y Sociología. Los inscriptos fueron capacitados en metodología de la investigación y antropología vinculándolo a las artesanías. En casi dos años de actividad se fueron registrando artesanos y sus productos de variados rincones del departamento, bajo la consigna de que fueran artesanos tradicionales, aplicando los conceptos trabajados en la capacitación.

Se presentó una exposición en el Museo Regional de Rocha con los resultados del Trabajo y luego la misma exposición fue presentada en el Ministerio de Educación y Cultura, desde la Dirección de Cultura y allí se obtuvieron varios reconocimientos y el Premio Nacional de Artesanías. Los Antropólogos Díaz y Fornaro también fueron premiados en una exposición denominada MANOS Y TIEMPO. Prometemos profundizar sobre el tema y esperamos alguna descripción de sus técnicos del trabajo desarrollado.

Desde Rocha hasta Chile no paramos

El trabajo premiado fue de la Sra. Brenda Fernández de Silvera que vivía en una zona rural a unos 20 kms. de Rocha, sus artesanías fueron; hilado de lana de oveja. ponchos, mantas, ruanas, chales y otros elementos tejidos en lana rústica en telar, algunos color natural y otros teñidos con yuyos y árboles de la zona.

Intendente de Rocha Adauto Puñales, Ministra Adela Reta, Director de Cultura Prof. Rosalio Pereyra

Haciendo uso de tal distinción la Doña Brenda viajó a Santiago de Chile con sus artesanías representando a Uruguay, en la Feria Internacional de Artesanías que allí se realizaba, durante 30 días compartió sus habilidades con artesanos de diferentes lugares de América Latina. con el privilegio de ser de Rocha la representante de las Artesanías Tradicionales de Uruguay.

¿Por qué un cuento?    

Quienes participamos en dicho estudio teníamos la promesa formal de las autoridades actuantes de poder instrumentar una serie de acciones tendientes a la                                                                                                     valorización de las artesanías como producto turístico y a profundizar en su divulgación y conocimiento. Llegado el tiempo de las elecciones nacionales de gobernantes, sumado al cambio de gobierno y de autoridades en el Ministerio y en la Intendencia no se logró el apoyo necesario para seguir el emprendimiento y ahí quedó todo, en nada…Tan en nada que todo el material impreso más decenas de fotografías de las artesanías, de la exposición realizada en Rocha y de la exposición en Montevideo, que habían sido entregada por sus autores, al Museo Regional de Rocha, hoy no se encuentran, ¿desapareció el material?. Rocha se quedó sin un importantísimo registro antropológico de sus artesanías y sin poder unir el fenómeno artesanal al fenómeno turístico que tantos ingresos genera en otras comunidades trabajado como símbolo de las tradiciones de un lugar que el visitante quiere conocer y como “recuerdo” se quiere llevar.

Cuarenta años después intentamos reflotar el proyecto. En eso estamos. Esperamos pronto podérselo contar, para que deje ser un cuento y nuestra artesanía pase a ser un producto de atracción turística de primera calidad potenciando a los artesanos tradicionales, que quedan en reducido número, en los pueblos del departamento de Rocha.

4 Comentarios

Anónimo 20 de julio de 2021 - 10:02

Gracias Silvia por recordar el trabajo de mi madre, que a mi hija le gustaba mucho, tanto que aprendió a hilar. Cuando yo estudiaba, cómo vivíamos en campaña mi madre se vino a Rocha para acompañarme y pagábamos todos nuestros gastos con sus trabajos. Aquí perfeccionó sus técnicas con la Sra Pocha Leiza, en la capilla del barrio Lavalleja, ahí había un taller de enseñanza y aprendizaje. Recuerdo también que para tejer se necesitaban telares muy grandes, por ejemplo para hacer mantas, que al no existir en el mercado, mi padre se los hacía de madera. Qué tiempos maravillosos donde no existía el aburrimiento! y todos teníamos algo que hacer. Recuerdo que yo hilaba, hacía las madejas de lana sucia y luego se lavaban con jabón neutro, después de secas había que ovillar, todo eso lo podía hacer yo. Selva Silvera Fernández.

Respuesta
Anónimo 20 de julio de 2021 - 01:44

Que trabajo admirable. Hermosa nena tejiendo.AVISENLE AL PRESIDENTE que fomente estos trabajos daria ingresos a muchas mujeres y jovenes que dejaron de estudiar y no saben que hacer.

Respuesta
Anónimo 20 de julio de 2021 - 15:45

Otro interesante artículo Silvia. En la parte del relato y descripción de la Sra. Brenda veo identificada a nuestra Rosa, (a quién tú conoces), qué en el presente nos enseña y trabaja en hilado, teñido, tejido artesanal en telar desde hace 30 años.
Qué puedan reflotar tan importante proyecto y que falta hace algo así, acá por la Cuchilla Grande. Estamos dando los primeros pasos en busca del reconocimiento del trabajo artesanal y leer ésto nos motiva e incentiva. Mucha suerte !!! Y que se pueda replicar en cada rincón del país.

Respuesta
Anónimo 20 de julio de 2021 - 17:00

Muchas gracias por esas palabras ; que lindo poder brindarles ; acompañarlas; y poder ser un apoyo ; me llena de satisfacción, cosas grande para mi y peñas para el mundo …gracias de corazón…

Respuesta

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas

Escucha "VOCES" con Oscar González Oro en EL ESTE