Diario El Este

Inicio Internacional Bajo un estricto protocolo sanitario, los líderes de todo el mundo se darán cita en Nueva York en la Asamblea Anual de la ONU

Bajo un estricto protocolo sanitario, los líderes de todo el mundo se darán cita en Nueva York en la Asamblea Anual de la ONU

por Damián Muñiz

Con la confirmación de varios líderes mundiales como Joe Biden (EUA), Jair Bolsonaro (Brasil), Recep Tayyip Erdogan (Turquia), Frank-Walter Steinmeier (Alemania), Boris Johnson (Reino Unido), Naftali Bennett (Israel), Pedro Sánchez (España), Nicolás Maduro (Venezuela); y con los actuales protocolos sanitarios impuestos por la OMS, como el estricto de uso de barbijo obligatorio y distancia sanitaria, un máximo de siete personas por delegación en el recinto, cuatro en el anfiteatro de la Asamblea General y reducción de las reuniones bilaterales al mínimo, entre otras; se dará inicio a la 76ª Asamblea General anual de la ONU en la ciudad de Nueva York.

Será la primera vez en los lideres se vuelvan a encontrar en manera presencial luego de la asamblea número 75, la cual se realizó de manera virtual debido a la situación global a causas del Covid-19.

 De todas maneras, si bien, como dijimos, varios líderes confirmaron la presencia, muchos participaran de manera virtual en esta ocasión. Sin embargo, estarán ausentes el francés Emmanuel Macron y el mexicano Andrés Manuel López Obrador, entre otros.

Afganistán y la distribución de las vacunas contra el Covid-19, serán los temas principales a tratar en esta reunión en donde un centenar de representantes de países de todo el mundo se dieron cita para los siguientes días. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pronunció unas palabras previas al comienzo de la asamblea para indicar cuales serían los temas principales a tratar en esta reunión.

«Es necesario restablecer la confianza. La división geoestratégica actualmente en el mundo es un obstáculo (…) verdaderamente en una situación muy peligrosa», comunico Guterres y añadió «un grito de alarma para los responsables políticos».

En un marco dominado por la pandemia y para evitar la propagación, desde el ayuntamiento de la ciudad de Nueva York, envió un comunicado al presidente de la Asamblea General, Abdulá Shahid, para informar que todas las personas que ingresen al recinto, deberán estar vacunadas, argumentado que las salas y auditorios de la ONU eran un «centro de convenciones» y, por tanto, un espacio interior.

La respuesta del presidente de la Asamblea General, fue la de apoyar esta decisión mediante un comunicado enviado a todos los miembros participantes informando sobre el pedido del ayuntamiento de la ciudad de Nueva York.

Por su parte, el presidente de Brasil, Bolsonaro, quien será el primero en tener la palabra al inicio de la asamblea, confirmó su viaje pese a no estar vacunado.

Mientras tanto, Rusia, mostró indignación y denunció a través de otro comunicado que esta medida es «claramente discriminatoria» debido a la vacuna rusa, Sputnik-V, aun no fue reconocida por las autoridades sanitarias internacionales y estadounidenses ni fue aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cabe mencionar que se creará un centro de vacunación móvil con el fármaco estadounidense de dosis única Johnson & Johnson.

La indignación francesa a la pérdida de un millonario acuerdo con Australia por la cancelación de la compra de submarinos a causa de la formación de una alianza entre EUA, Reino Unido y Australia para la fabricación de submarinos nucleares, estará en la agenda de debate.

Afganistán y la violación a los derechos humanos al imponer un gobierno talibán en el país, también será el centro de discusión de los líderes mundiales para poder encontrar una salida pacífica. Lo mismo sucede con el golpe de Estado en el país africano de Guinea el cual se dio hace apenas tres semanas.

La lucha contra el cambio climático también tendrá su lugar para el debate.

«Vamos en la mala dirección en todos los campos. Es totalmente inaceptable que haya países donde el 80% de la población esté vacunada y en otros solo el 2%», declaró Guterres.

Publicaciones relacionadas