Diario El Este

Inicio Deportes Braian Alférez: “El Morro en el vestuario, era como mi Papá”

Braian Alférez: “El Morro en el vestuario, era como mi Papá”

por Belen Silveira


Fuerza de voluntad son las palabras claves de nuestra nota de hoy, ya que muchas veces,
ante la primera dificultad, tiramos la toalla. Y no conformes con eso, pretendemos que
nos la levanten, la guarden planchadita y doblada en el armario, pronta para usar de
nuevo. Creo que, si no desistiéramos de nosotros mismos, otro serÍa el panorama en lo
que a depresión y desanimo respecta. Es un tema delicado, porque cada cabeza es un
mundo, en el cual tenemos que estar siempre preparados para leer entre líneas y poder
ayudar al resto.
Por eso hoy quiero hablarles de rebeldía, de garra, perseverancia y claridad de objetivos.
Esto fue lo que me quedó latente cuando le hice esta nota a Brian Alférez, defensa central
de Gimnasia y Esgrima de Mendoza. Con tan solo 22 años le tocó afrontar una rotura de
ligamentos, la cual lo dejó 5 meses fuera de las canchas, pero no es solo eso. Fueron 5
meses fuera de la pasión, de jugar a la pelota, de verse con sus compañeros en la práctica.
Compañeros que con el paso del tiempo pasan a ser familia, calor, armonía y contención.
No es solamente dejar de facturar, como seguro muchas cabecitas piensan, porque el
fútbol es más que eso. Éste deporte tiene una mística, que seguro quien está leyendo
esto, la comprende.
La otra particularidad del por qué me motivó hacer esta nota, fue porque Braian
compartió vestuario con Santiago “Morro” García. En pocas palabras, compartió la vida,
porque sentarse en un banco, acomodarse las medias, atarse los botines mientras suena
alguna cumbia, sin dudas también es compartir la vida. Quiero cerrar los ojos e
imaginarme que allá arriba está el Morro, sentado en un sofá, con las piernitas cruzadas y
el diario El Este abierto de par en par, mientras se le escapa alguna que otra sonrisa,
leyendo la nota.
Desde Mendoza, Argentina, les presento a un gurí que no solo lleva puesta la camiseta del
“lobo”, sino que también la de la calidad humana y el respeto, con ustedes, Braian Alférez.

  • ¿Cómo te sentís hoy por hoy en el equipo?
    “Me siento muy bien. Con el equipo encontramos una regularidad que antes no
    teníamos y eso es importante. Nos encontramos bien y es un grupo muy sano (esto
    es muy difícil de encontrar hoy), cada uno suma desde su lugar y estamos
    contentos”.
  • Vienen peleando el Campeonato ¿Cómo te ves en primera?

“Si, está la chance de ascender y gracias a Dios se han dado los resultados para
mantenerse ahí arriba. El plantel y el grupo en general está muy tranquilo, nunca
miramos más allá del próximo partido y eso es importante, ir paso a paso. Es un
torneo muy largo y pueden pasar mil cosas, igualmente lo tomamos con alegría
porque es lindo mantenerse en la punta, pero vamos partido a partido”.

  • Háblame de tu mejor y tu peor partido
    “Peor partido seguro hay alguno por ahí, pero hoy tengo muy presente el día que
    tuve la lesión de rodilla. Fue un trago amargo en el momento, pero nada más. Y el
    mejor fue en Copa Argentina, contra River, lo disfruté mucho y me sentí bien, pese
    a que perdimos por penales”.
  • ¿Cómo hiciste para no decaer cuando te lesionaste la rodilla?
    “Fue un poco duro al principio, pero de un arranque me lo tomé bien, como un
    nuevo desafío a superar. Lógicamente tuve días buenos y días malos como todo,
    pero en ese momento mi novia y mi familia me apoyaron. Me permití sentirme
    bien y sentirme mal, porque muchas veces ocultamos cuando no estamos bien y
    eso no es bueno”.
  • ¿Pasaste por la depresión?
    “Si, toda persona o jugador, en algún momento ha perdido el interés por lo que
    hace. Es complicado porque muchas veces el futbolista está metido en una burbuja
    que pasas de estar allá arriba a estar hundido 10 metros bajo tierra. Ahí es donde
    te pega fuerte, sentís mucho la soledad y podés caer en distintos vicios que son
    complicados. Pero gracias a Dios he tenido esos momentos porque me permití
    tenerlos, pero pedí ayuda cuando lo necesitaba y creo que eso me hizo bien, a
    parte que me parece muy sano saber pedirla”.
  • ¿Simpatizas por algún club de Uruguay?
    “Si, miro mucho futbol uruguayo, he tenido compañeros de ahí o que pasaron,
    entonces intento estar atento. Después tuve la suerte de conocer a Santiago
    (García) que me hablaba mucho de Nacional por eso algo sé de futbol uruguayo. Él
    siempre me decía que Nacional era su casa, debido eso yo lo seguía mucho”.
  • ¿Cuál es el jugador que seguís o tenés como referente?
    “Siempre uno tiene sus ejemplos de chico y cuando creces los seguís observando.
    En el fútbol de élite me parece que Sergio Ramos está en otro nivel y un poco más
    acá, Otamendi, Lugano o Godín son jugadores que te hacen admirarlos mucho por
    la clase que tienen y por su simpleza. El otro día me sorprendí con el “look” que
    llegó Godín a la concentración, ahí te das cuenta lo buena gente que son, aunque
    no los conozca”.
  • Compartiste equipo con el “Morro” en tu pasaje por Godoy Cruz ¿Cómo fue esa
    experiencia?

    “Tuve la suerte de compartir plantel con él. Desde un arranque siempre me
    apadrinó entonces siempre estuve cerca a de él, era como mi papá dentro del
    vestuario, porque me apoyaba mucho en él, concentrábamos juntos. Solo me
    quedan palabras de agradecimiento y con todo lo que ha pasado a veces no puedo
    creerlo porque conociéndolo era imposible que pase eso. Pero intento recordarlo
    de la mejor manera, como él siempre fue. Me aconsejaba mucho y siempre me
    trató muy bien, por eso le agradezco. Recuerdo cuando fuimos a Uruguay a jugar
    con Peñarol, estábamos concentrando y le trajeron los botines todos blancos y en
    una parte pidió que le pinten los colores de Nacional, ahí dije “que negro loco”
    (risas). Eso me quedó grabado en la cabeza”.
  • ¿Qué sueño tenés?
    “Como jugador de fútbol siempre uno quiere estar en la selección y triunfar en el
    fútbol. Pero en realidad hoy por hoy pienso en ser mejor persona, en no perder el
    rumbo de dónde salí, porque el fútbol pasa y lo que queda es la persona. Muchas
    veces hago hincapié en no perder el camino de dónde vengo y aprender día a día a
    ser mejor, tener modales y respeto que al final es lo que nos va a quedar”.
  • En nombre de mi país y del diario no me resta más que agradecerte y desearte lo
    mejor

    “Gracias a vos, fue un gusto porque es lindo compartir y charlar con gente de
    Uruguay que para mí es un país extraordinario y con buena gente. He tenido
    compañeros de ahí y lo he comprobado, por eso le tengo un gran aprecio a todos,
    así que el gusto es mío”.

Éstos pibes tienen la capacidad de no solo dejar picando la pelota, sino que a mí
también. Posta que cuando hago las notas es como estar en el salón de la Escuela,
con el lápiz en la mano y los ojos entre cerrados, como intentando conseguir mi
máxima concentración. Seguro hay muchas personas como yo, que piensan que
estar mal es una tragedia, y éste chiquilín en tan sólo medio párrafo me consiguió
hacer entender que es algo que también hay que permitiese. Éstos son a los que
llamo verdaderos jugadores de fútbol, porque puede que mañana Braian no llegue
a donde esperaba, pero para mí, hace rato levantó la copa más importante, que es
la de ser buena gente ¡Salú campeón! ¡De seguro el Morro, nos lee desde alguna
nube!

Nota: Belén Silveira

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas