Diario El Este

Inicio Economía Bulgheroni tiene intenciones de seguir invirtiendo en Durazno, Maldonado y Rocha

Bulgheroni tiene intenciones de seguir invirtiendo en Durazno, Maldonado y Rocha

por Daniel Altez

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, viajó al departamento de Durazno para reunirse con el empresario argentino Alejandro Bulgheroni. El mandatario fue acompañado del secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, y el intendente de Durazno, Carmelo Vidalín, y el exsubsecretario del Ministerio de Desarrollo Social Armando Castaingdebat.
El encuentro, se llevó a cabo en la Estancia del Lago, lugar en donde está ubicado el “Megatambo”, propiedad del empresario argentino.
Allí se conoció toda la inversión que pretende realizar en nuestro país y se mostraron números de producción y exportación de la empresa lechera del argentino. Bulgheroni comentó que tiene intenciones de seguir invirtiendo en Durazno, Maldonado y Rocha.
Tras la visita del mandatario a su tambo en Durazno, Bulgheroni -que tiene en Uruguay inversiones agrícolas, vitivinícolas y ganaderas- le concedió una entrevista al diario El País, de Montevideo, en el que resaltó la necesidad de que los países alcancen acuerdos comerciales que les permitan a las empresas exportar con competitividad.
“Poder competir es clave”, aseguró.
“Tengo muchas inversiones en el Uruguay y estamos muy satisfechos de todas las que hemos hecho. Yo creo que estamos dispuestos a hacer nuevas inversiones”, le dijo Bulgheroni a El País.
“El asunto es tener un buen negocio, un negocio rentable, que es difícil porque hay mucha competencia”, agregó. “Yo espero que el Uruguay permita que se hagan más negocios. Y ese ‘permita’ no es que el Gobierno nos va a decir ‘hagan o no hagan’, sino que las condiciones se tienen que dar para que el empresario pueda hacer un negocio rentable”, continuó.
“Si el negocio no es rentable para el empresario, no lo va a hacer. Es una cosa que está de más decirlo. Pero es la realidad”, remarcó.
En ese punto, El País le preguntó si se refirió a “la vieja discusión” sobre la competitividad.
“Claro, porque poder competir es clave”, respondió Bulgheroni. “Tenemos que competir por los tratados de libre comercio o por los tratados ‘país-país’. Y, si nosotros no obtenemos flexibilidad, va a ser muy difícil que podamos competir”, subrayó.
“Yo, acá, me mato mejorando la rentabilidad de la empresa y puedo bajar 5% mis costos para ser más competitivo. Pero, cuando ingreso al país de exportación, tengo que estar pagando un impuesto de ingreso del 10 o 15%. Entonces, es muy difícil competir en esas condiciones, cuando hay otros países, como Chile o Nueva Zelanda, como muchos países en el mundo, que tienen tratados de libre comercio o tratados ‘país-país’ y es mucho más fácil competir”, amplió.
“Cuando nosotros tenemos estas inversiones y no tenemos tratados, entonces, ya no podemos competir”, enfatizó.
Se le preguntó, entonces, si estaba alineado con la propuesta de Lacalle Pou, de flexibilizar el Mercosur con acuerdos directos entre sus miembros en forma individual y otros países.
“Bueno, yo no le voy a decir al Presidente o a los presidentes del Mercosur qué es lo que tienen que hacer”, recogió el guante Bulgheroni. “Yo lo único que puedo decir es qué me pasa a mí cuando quiero competir. Y cuando quiero tener más competitividad con mis productos. Uno puede tener grandes posibilidades porque tiene la Pampa Húmeda, o porque tiene cobre, o petróleo. Pero, después, tiene que ser competitivo y desarrollar ese producto. Pero todos los países tienen su situación. La Argentina tiene ventajas en algunas cosas y el Uruguay, en otras”, completó.
En tal sentido, valoró la previsibilidad que ofrece el Uruguay para seducir inversiones. “Se puede trabajar a largo plazo sin que le estén cambiando y manejando los precios; eso es muy positivo. Cuando uno quiere invertir a largo plazo, que no le estén manejando su precio de venta el día de mañana es muy positivo”, ponderó.
Sin embargo, Bulgheroni aclaró que en Uruguay también hay “algunos problemitas”, en relación al marco laboral. “Yo produzco aceite de oliva y, a mí, el consejo del salario (N.d.R.: versión uruguaya de los convenios colectivos) me lo hace un señor que hace otro tipo de aceite y no tiene las mismas condiciones. Y la mano de obra, a lo mejor, es inexistente en su negocio, mientras que, para nosotros, tiene un impacto muy grande”, explicó.
“Cuando esas cosas suceden, lo que ocurre es que uno trata de dejar de usar mano de obra. Eso sucedió en todo el mundo, no lo inventamos nosotros. La productividad de las máquinas es mucho mayor que la de las personas. Más, cuando son trabajos repetitivos, y la máquina no se queja, ni se declara en huelga. Sí, a veces, se rompe. Pero hay que tener buen mantenimiento. Siempre, detrás está la gente manejando todo esto”, señaló.
“Lo principal es que la gente esté contenta haciendo lo que tiene que hacer. Pero, cuando hay consejos de salarios que no los maneja usted dentro de su empresa, entonces, ahí se producen problemas que, muchas veces, sacan a un país o una empresa de competitividad. Y esto es lo que tienen que entender todos los actores económicos de un país. No es solo que lo tiene que entender un político o un empresario: también lo tienen que entender los sindicatos. Porque, realmente, es como hay que pensar la nueva economía del nuevo mundo. Siendo más competitivos y más eficientes”, observó.
De 77 años, nacido en Rufino, Santa Fe, durante años, Bulgheroni fue el argentino más rico, según el ranking de la revista internacional Forbes, superado en el último tiempo sólo por Marcos Galperin, fundador de Mercado Libre, y Paolo Rocca, aunque la publicación estadounidense considera al titular del Grupo Techint como italiano, ya que nació en Milán.
Según el listado más reciente de Forbes, Bulgheroni tiene un patrimonio de u$s 3300 millones. Buena parte es por PAEG, principal petrolera privada de la Argentina, que el año pasado culminó una inversión de u$s 1500 millones para renovar la refinería de Campana que le adquirió en 2011 a la estadounidense ExxonMobil. En la Argentina, también destacan sus inversiones bodegueras, agrupadas en la firma Avinea.
En el Uruguay, tiene una residencia en Maldonado y chacra en Manantiales, donde están las bodegas Garzón. Sus vinos fueron premiados en varios países del mundo, destacó El País, “así como los aceites de oliva de la misma marca”.
En Durazno, instaló un tambo que es el más importante del continente. Ese fue el lugar que visitó Lacalle Pou. “Fue muy, muy interesante para todos nosotros poder contarle al Presidente lo que estamos haciendo. Cómo habíamos llegado a tener 40 litros por día por vaca de producción, que no es una cosa muy fácil, y cómo fuimos aumentando día a día”, contó el empresario.
“Era una reunión a la que el Presidente venía a conocer lo que habíamos hecho: una gran inversión por el país y en el país. Esta planta es la más importante de América del Sur. Estamos produciendo 500.000 litros de leche por día y 20.000 toneladas de leche en polvo por año. No hay muchas de estas en el mundo. Seguro que, en América del Sur, no hay. Esto lo podemos hacer porque tenemos un grupo humano que funciona como un violín, y de los mejores. Fue una reunión muy positiva y creo que, no voy a poner mis palabras en la boca del Presidente, pero creo que también se fue satisfecho”, terminó diciendo.

1 Comentario

Anónimo 7 de junio de 2021 - 10:06

En Rocha, ruta 10, hoy día en stand by, el proyecto de Bulgheroni podrá dar un incentivo de inversión en la zona muy importante. Esperemos que algún día las condiciones generales lo incentiven para continuarlo. Saludos Gustavo.

Respuesta

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas

Escucha "VOCES" con Oscar González Oro en EL ESTE