Diario El Este

Inicio Noticias Cámara Industrial de Comercio se ha opuesto sistemáticamente a una ley de talles en Uruguay, llevando al archivo de varios proyectos de ley

Cámara Industrial de Comercio se ha opuesto sistemáticamente a una ley de talles en Uruguay, llevando al archivo de varios proyectos de ley

por Karina Caputi

Un grupo de jóvenes no políticas, se embarca en retomar un tema que ningún legislador logró llevar a cabo

Carlos Enciso, Susana Montaner, Felipe Michellini, Ricardo Falero y Elizabeth Villalba, son algunos de aquellos que no lograron el quórum para lograr el objetivo

Un estudio realizado por Andrea Laura Pereira, de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de la República señala que en el año 2007, Carlos Enciso, en ese entonces Representante por el departamento de Florida, presenta un proyecto de ley denominado “Comercialización de prendas de vestir” que pretende establecer la obligatoriedad de la disponibilidad de todos los talles, que respondan a las características antropométricas de nuestra población, en los diversos establecimientos que producen y distribuyen prendas de vestir.

Un tema que problematiza este tipo de proyectos de ley es el impacto ocasionado por el gran volumen de indumentaria que se produce fuera del país y se importa a Uruguay, hecho que sin duda alguna hace más compleja la aplicación real de este tipo de leyes. A lo que habría que agregar la problemática de las empresas nacionales que producen en el extranjero. La complejidad en este punto es la imposibilidad del gobierno uruguayo de ejercer cualquier tipo de control sobre las leyes y normativas existentes en los otros países.

Otro aspecto que no han podido superar estos proyectos de ley es el relacionado con las posturas negativas adoptadas por la Cámara Industrial de la Vestimenta y por la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay, que básicamente articulan su desacuerdo con la aplicación de cualquier ley de este tipo, asumiendo que las mismas afectan a la libertad de comercio y dificultan el desarrollo comercial de las empresas del sector en un mercado segmentado, de nichos específicos, como es el de nuestro país.

En la exposición de motivos del proyecto de ley mencionado, Carlos Enciso fundamentaba su argumentación en la discriminación que se produce hacia un sector importante de la población, como son los obesos y en su preocupación ante enfermedades como la bulimia y la anorexia que afectan a la población más joven de nuestro país, no sólo en lo físico, sino también en lo psicológico y en lo emocional, haciendo que esta problemática trascienda parámetros etarios y de género, pudiendo afectar a una gran porción de la población.

Si bien los objetivos de este trabajo no pretenden abarcar la problemática de temas relacionados a la discriminación o a problemas vinculados a la salud de la población como los mencionados, los problemas reseñados no dejan de ser parte del sustento y de la argumentación planteada. Por otra parte, es importante resaltar que no se detectaron estudios antropométricos que den cuenta del biotipo de la población uruguaya en general ni de la mujer en particular o, en caso de existir, no están disponibles para su consulta y análisis. En el imaginario social, como se ha señalado, existe dificultades en la población objeto de estudio que apuntan a lo expresado por Carlos Enciso.

Es claro que en el mundo globalizado en el que vivimos la unificación, la uniformidad se ha vuelto la norma común, para la gran mayoría de la población.

Al mismo tiempo, la importancia que cobra el ser individual y el exhibicionismo presente en nuestras sociedades hacen que cada uno quiera marcar su impronta para diferenciarse del resto sin ser diferente.

La imagen presentada al mundo toma tal valor, que en los casos en los que no hay una correspondencia entre lo deseado y lo real debería entrar en juego la inclusión social, para minimizar los efectos adversos que esto puede ocasionar, como por ejemplo, el desarrollo de enfermedades relacionadas con los trastornos alimenticios, depresiones, ataques de pánico, entre otras problemáticas.

En el segundo artículo de este proyecto se hace referencia, de forma implícita, a la necesidad de realizar un ajuste en las tablas antropométricas de nuestro país, para poder determinar de forma más adecuada las características de nuestra población. De forma que estas medidas permitan adaptar los patrones que se utilizan en la industria para la producción de indumentaria, y para el logro de una mayor adecuación e inclusión.

Si bien en el proyecto de ley se plantea que las mediciones a realizarse estarían a cargo del LATU, no se específica la composición del equipo de trabajo que efectivamente debería haber llevado a cabo esta tarea, el cual tendría que estar en sintonía con el sentido de la ley.

Este proyecto de ley tiene como antecedente un proyecto de ley anterior presentado Ricardo Falero, en su oportunidad Representante por el departamento de Canelones, y Felipe Michelini y Elizabeth Villalba, Representantes por el departamento de Montevideo, en el año 2000. Este proyecto fue presentado bajo el nombre “VESTIMENTA FEMENINA Y MASCULINA. Normas para su fabricación e importación”. El mismo fue archivado por el artículo 147 de la Cámara de Representantes en el año 2004 tras haber sido tratado en Comisión en distintas ocasiones.

En el proyecto del año 2000 los mencionados legisladores también manifestaban su preocupación por los desajustes existentes entre las dimensiones antropométricas de nuestra población y los talles ofrecidos en el mercado local, por el impacto de esta situación sobre la población más joven y su incidencia en el desarrollo de enfermedades como la anorexia y la bulimia e incluso en su preocupación por el manejo de los medios masivos de comunicación en relación al consumo de indumentaria y productos relacionados al mundo de la moda, ya que estos hacen un gran hincapié en un estereotipo de belleza relacionado a la juventud y extrema delgadez corporal, modelo impuesto mundialmente a partir de la década de los 60.

La búsqueda de un cuerpo trabajado, joven y esbelto ha producido la consolidación de las enfermedades relacionadas a los trastornos alimenticios, siendo las más conocidas la bulimia y la anorexia, relacionadas con la extrema delgadez.

El tema vuelve a retomarse, pero por un grupo de jóvenes que elaboraron un proyecto de ley sobre el tema.

En su artículo 1  se establece que todas las industrias de la vestimenta y los establecimientos que la comercialicen, distribuyan y/o importen; así como las sucursales extranjeras, deberán contar, con prendas de vestir en todos los talles que correspondan a las características, antropométricas de la población, cualquiera sea su sexo, género y franja etaria.

En el siguiente indica que el Poder Ejecutivo, a través del organismo correspondiente, realizará en todo el territorio nacional y cada 10 años un estudio antropométrico de la población, con el fin de actualizar la tabla de talles. El primer estudio debe estar realizado dentro del período de un año contado a partir de la sanción de la presente ley.

De inmediato, en el tercero manifiesta que a los efectos de la presente ley se entiende por vestimenta al conjunto de prendas exteriores que cubren el cuerpo, incluyendo ropa interior y calzado.

Los últimos datos que maneja el Ministerio de Salud Pública revelan un alarmante crecimiento exponencial en materia de sobrepeso, que en Uruguay afecta al 65% de los adultos y a casi el 40% de los niños.

Uruguay aparece como uno de los países donde esos porcentajes crecieron con mayor rapidez en los últimos 10 años, con las cifras más altas del continente en sobrepeso infantil.

Tres de cada diez adolescentes de entre 13 y 15 años presentan sobrepeso y obesidad. Además, dos de cada tres uruguayos están en riesgo a causa de sobrepeso, obesidad o hipertensión.

Más allá de la salud, existe una realidad ineludible y es la dificultad de acceso a talles grandes en el mercado de la vestimenta; por lo que, este grupo de jóvenes está dispuesta a revertir una problemática endémica a nivel legislativo en nuestro país, y alcanzar su propósito.

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas

Escucha "VOCES" con Oscar González Oro en EL ESTE