Diario El Este

Inicio Internacional Caso Djokovic: el veredicto que todos estamos esperando

Caso Djokovic: el veredicto que todos estamos esperando

por Romina Lettieri

“Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen”, decía Oscar Wilde. No hay mejor forma, entonces, que embanderarse por una causa y que todo el mundo comente. Esto lo sabe bien el tan amado y odiado Novak Djokovic, el tenista serbio cuyo caso sigue dando que hablar. 

Recapitulando…

Djokovic desembarcó en Melbourne el 5 de enero, con el objetivo de jugar el Open de Australia, el torneo de tenis que se llevará a cabo a partir del 17 de este mismo mes. El tenista obtuvo una exención médica que le permitió obtener el visado para poder ingresar a Australia, sin dar mayores detalles sobre el estado de su vacunación contra el Covid. Sin embargo, una vez que llegó al aeropuerto, Migraciones se percató de un error administrativo en su visado: el que tenía no permitía el ingreso de extranjeros sin vacunación, por más justificativo médico que tuviera.
El asunto provocó enseguida un revuelo a nivel diplomático: el primer ministro australiano, Scott Morrison, declaró en su cuenta de Twitter: «el visado del señor Djokovic ha sido cancelado. Las normas son las normas, especialmente cuando vienen a nuestras fronteras. Nadie está por encima de las normas (…)” y la primera ministra serbia, Ana Brnabic, declaró en una entrevista a Sky News: “lo que nosotros realmente no entendemos es que Novak consiguió la exención médica, por eso se le permitió participar en el Open de Australia. Novak además subió al avión hacia Australia y todos sabemos que si no tienes una visa o si no tienes los requisitos para entrar, no puedes subir al avión”.
Mientras volaban sillas entre el gobierno serbio y el gobierno australiano, Djokovic permanecía retenido en un hotel de Melbourne.
Su equipo de abogados, que trabajó incansablemente por revertir la situación a favor del tenista, logró que el visado del tenista no fuera revocado y este lunes fue liberado inmediatamente.

Entre el amor y el odio

La novela Djokovic suscitó todo tipo de reacciones. Están quienes alegan que la situación del tenista es una causa a favor de las libertades individuales. Incluso su padre, Srdjan Djokovic, lo comparó con Jesús y declaró en una entrevista al diario serbio Telegraf: “ahora Novak está siendo crucificado, le están haciendo de todo. Pero él resistirá”. Las afirmaciones de Srdjan se refieren claramente a un Estado que reglamentó la profanación del derecho natural, o sea de aquel derecho inalienable del ser humano que le permite elegir qué introducirse y qué no en su propio cuerpo.
Por otro lado están quienes están molestos con el comportamiento del tenista serbio. Es el caso del tenista griego Stéfanos Tsitsipas que lo acusó de poner en riesgo el torneo. “Nos hace quedar a la mayoría como tontos”, declaró en una entrevista a World Is One News, refiriéndose a los tenistas que se presentaron al torneo con la vacunación completa . Otros opinan que Novak tiene que ser deportado: según una encuesta de News Corporation publicada en Twitter por el periodista Ben Rothenberg, sobre 60.000 personas que participaron, el 83% estaría de acuerdo con que el gobierno lo expulse.

¿Juega o no juega?

La situación, por el momento, permanece indefinida. Existe la posibilidad de que el tenista sea deportado. El ministro de Inmigración, Alex Hawke, está en proceso de analizar los documentos presentados por los abogados de Djokovic y se espera que, en breve, tome una decisión definitiva. Mientras tanto el sorteo del Abierto de Australia se realizó incluyendo al tenista serbio. En el caso que tenga que dejar el torneo, sería sustituido por otro jugador.

Foto: Djokovic, durante un partido de la pasada Copa Davis / EFE. Recuperada de www.diariosevilla.es

Publicaciones relacionadas