Diario El Este

Inicio Deportes CON EL SUMARIO EN SU CONTRA ANULADO, CLAUDIA UMPIÉRREZ LE SACA LA ROJA A LA INJUSTICIA

CON EL SUMARIO EN SU CONTRA ANULADO, CLAUDIA UMPIÉRREZ LE SACA LA ROJA A LA INJUSTICIA

por Belen Silveira

Si de romper barreras y tabúes hablamos, las mujeres sin dudas tenemos un máster. Créanme que para ponerse un silbato en la boca e impartir justicia en un partido de fútbol, hay que tener mucho más que personalidad. Se trata de ese temple que muchas mujeres tienen y que yo admiro, ya sea porque no lo tuve o porque no me animo a buscarlo, vaya uno a saber. El tema es que cuando hay un partido, y el juez de línea o arbitro principal es del sexo femenino, algo corre por mis venas y pienso para mis adentros “ahora sí, estamos empezando a caminar como sociedad”. 

Como he dicho varias veces, se está empezando a terminar esa famosa frase de que tal cosa es para mujeres y tal otra para varones. Vamos avanzando a paso firme en un mundo igualitario y yo quiero ser parte, quiero caminar junto a esas guerreras que rajan sus vestiduras y persiguen sus sueños, y cuando ven a alguien apuntando, simplemente sonríen y siguen adelante. De esa fila de mujeres quiero ser parte, debe ser por eso que persigo las notas con ellas, no para demostrar, sino para seguir afirmando de que vamos por mas, y así podamos caer en la cuenta que el mundo es más colorido cuando lo construimos entre todos. Y cuando digo todos es todos, no ellos ni ellas ¡TODOS!

Claudia Umpiérrez nació en Pan de azúcar, departamento de Maldonado, tiene 38 años y es árbitro de futbol categoría FIFA. Dese el 2016 que arbitra en primera división. En 2015 fue incluida entre las 10 mejores árbitros femeninas según la IFFHS. Pero no estoy acá para hablar de estadísticas, sino de personalidad, garra y convicción, porque una camiseta de un club de fútbol se la pone cualquiera, pero de la árbitro solo los valientes. Es hora de cambiar nuestra cabeza a la hora de ver un juez, ya que no se trata de un enemigo, sino de alguien que quiere hacer de un juego, algo disfrutable y ameno. Por eso hoy me pongo de pie para recibir en nuestro diario a Claudia Umpierréz, más que un árbitro, más que una mujer, un ejemplo de entereza y dedicación ¡Que comience éste partido que tenemos árbitro pa rato!

– ¿Cómo eras cuando chica?

“De niña siempre fui muy inquieta, muy conversadora como dice mi mamá. Siempre me gustó acompañar a mis padres a todos lados, ya que mi padre estuvo vinculado al fútbol porque es entrenador. Iba siempre con él a la cancha y me gustaba jugar a la pelota, hasta los 7 años que viví en Capurro en Montevideo y después me mudé a Pan de Azúcar. En el barrio “Las Brisas”, frente a la casa de mis abuelos estaba la cancha de la estación, que sigue estando, y ahí pase muchas horas de mi infancia y adolescencia pateando la pelota con los amigos del barrio, amigos de mi hermano ycompañeros de la escuela. Tuve una infancia corriendo atrás de una pelota y me gustaba mucho hacer actividad física”.

– ¿Cómo se dio que quisiste ser jueza?

“Como vengo de familia futbolera, cuando tenía 16 años, mi tía Rosa hizo el curso de árbitra de OFI, ahí me quise inscribir, pero no permitían a los menores hacerlo. Una vez que me fui a Montevideo para hacer la carrera de abogacía, me entero que se abre un curso en AUF para árbitros y árbitras, entonces me inscribí y pasé la prueba física, la prueba eliminatoria. En el 2003 comencé el curso que eran dos años y en el 2005 comencé como árbitra de fútbol oficial a nivel AUF. Al comienzo fue todo para ver si me gustaba, aprender las reglas, porque sabía que el futbol me gustaba, pero tenía que ver si me gustaba ese rol. Fue todo un desafío y me gustó mucho, siempre digo que es el trabajo en el que más duré, adaptando mis actividades para poder tener libres los fines de semana para tener partidos”. 

– ¿Cuál fue la vez que ejerciste el arbitraje y fue especial para vos?

“No tengo un partido solo porque tengo muchos a lo largo de la carrera. Pero el primer partido que dirigí en primera división fue muy importante, estaba toda mi familia allí. También me tocó dirigir una final de tercera división, antes de hacerlo en primera, estaba embarazada y nadie sabía, fue un plus y muy importante. Ni que hablar de mis primeros partidos tanto en el Mundial de Canadá como en el de Francia, donde hice la apertura y fue un partido inolvidable”.

– ¿Tenés algún referente en tu rubro?

“No tengo un referente, en ese sentido miro otros árbitros y sus estilos que me gustan muchos. Pero saco un poco de lo que me gusta de cada uno y trato de no hacer lo que no me gusta. A esta altura tengo mi propio estilo, pero al inicio me interesaba en mirar para poder mejorar”. 

– ¿Has precisado de ayuda psicológica para ejercer una profesión tan dura como el arbitraje profesional?

“Si obviamente es una carrera difícil porque es undeporte en el cual se presionan mucho tanto a jugadores como a árbitros. Hay mucha presión en no querer equivocarte, en no incidir en el resultado del partido y con eso hay que aprender a convivir e intentar estar concentrado los 90 minutos. Luego es aprender a convivir con el error, que siempre va a estar y una vez que se da hay que dar vuelta la página rápido porque al siguiente partido tenés que salir a dar lo mejor.  En cuanto a lo psicológico si, hace dos años que voy con mi psicóloga, no solo por el arbitraje sino por la vida en general. Con el arbitraje me ha ayudado mucho a focalizar en lo importante cuando las cosas se ponen difíciles, cosa que creo fundamental. Todos los deportistas deberían contar con esa ayuda profesional, sobre todo cuando las cosas no salen como uno las planificó. Después cuando las cosas salen bien uno estácontento y no te afectan negativamente, igual cuando teva bien también es buena la ayuda del psicólogo para mantener los pies en la tierra, porque hay mucha gente que se sube a la nube y después la caída es másdolorosa. Por eso siempre intenté mantener los pies en la tierra cuando me fue bien, sin creerme la mejor y cuando me va mal tampoco me creo la peor”. 

– ¿Te han faltado el respeto en la cancha por el hecho de ser mujer?

“Dentro de la cancha siempre sentí mucho respeto por parte de los jugadores. Obviamente que cuando comienza el partido me han insultado como insultan a los hombres, no porque yo sea mujer. Desde la tribuna sí, siempre sale ese insulto machista desde antes de que empiece el partido. Lamentablemente es esa idiosincrasia nuestra de que además parece que en la cancha está todo permitido. En una oficina nadie entra a insultar a un compañero que se equivoca, o nadie va a una radio a insultar a un periodista. Pero en la cancha lagente va, te insulta a vos, al cuarto árbitro o a los asistentes y quizá hay policías y otra gente lejos de decir “che cortala”, al contrario, se los aplaude y se les festeja, como si estuviese todo permitido”.

– ¿Sentís que venimos avanzando en lo que respecta a actividadesg históricamente masculinas?

“Si se ha avanzado, pero a paso lento. Al menos en el ambiente en el que yo estoy se han logrado mejoras, pero lento, porque todavía hay por ahí escondido ese tema de la diferencia entre el hombre y la mujer, por eso nosotras siempre tenemos que estar demostrando el doble por el simple hecho de ser mujer”. 

– ¿Cuál fue el momento más difícil que te ha tocado superar?

“Lo que me pasó este año ha sido de las peores cosas, sobre todo por el sentimiento de injusticia. Afectó mi rendimiento deportivo cuestiones que eran políticas, decisiones qué me bajaron de competiciones. Eso me afecto mucho en lo personal y en lo deportivo, sobre todo por el hecho de la persecución, la injusticia de que en realidad yo estaba convencida de que no había cometido ninguna falta para que se me haya iniciado un sumario administrativo. Las consecuencias que tuve en el inicio de ese sumario que no correspondía, fueron demasiado caras por la interna que estábamos tratando en el medio de un gremio, creo que, hoy mirando hacia atrás, después de que salió un fallo del tribunal, dentro de la propia AUF, que haya sido favorable y que se haya reconocido que se violaron todas las garantías de orden constitucional y que yo no cometí ninguna falta que hiciera que se me iniciara ese sumario, me reconforta, pero el daño está hecho. Hoy debería estar en los juegos olímpicos y fui relegada, no pude estar producto de una decisión política de mi asociación. Ese tipo de injusticias son las que a mí me revelan y no me gustan. Estoy orgullosa de haberme defendido y no haberme callado, de no tener miedo y tener la valentía de afrontar la situación e ir hasta las ultimas consecuencias”. 

– ¿Qué mensajes le decís a las mujeres que intentan luchar por sus sueños dentro de este terreno?

“Les diría que se animen, porque él no ya lo tenemos de entrada, y si te animas tenés la posibilidad de poder cambiar la historia en una situación adversa. Seguro va a valer la pena, salga o no salga, se alcance o no lo que una quiere, el hecho de intentarlo ya te hace diferente. Dormís tranquila porque sabes que lo intentaste y pusiste todo lo que dependía de vos para alcanzarlo. Después si no lo conseguís por terceros que impiden, no lo podés manejar, pero quedarse con eso y no intentarlo, te va a quedar la interrogante de por qué no lo intenté. Yo uso una frase que dice “insistir, persistir, resistir y nunca desistir”, y por ahí tendría que venir el camino de búsqueda de poder luchar por lo que una quiere, convencida de que, trabajando duro, los sueños se pueden cumplir, porque nadie nos va a regalar nada y hay que ser resilientes. Hay que salir fortalecida de las situaciones adversas que siempre van a estar y saber que van a haber otras mujeres que van a estar ahí. Como me pasó a mi este año, que conté con el apoyo de la Bancada Bicameral de Género del Parlamento. Siempre que haya una injusticia hay que visibilizarlapara conseguir el apoyo y no sentirnos solas, porque la justicia llega y el tiempo pone cada persona y cada cosa en su lugar”. 

– ¿Qué sueños tenés?

“En lo deportivo conseguí mucho más de lo que imaginé, el hecho de haber arbitrado un Mundial masculino juvenil, con la terna entera femenina, fue algo totalmente impensado cuando arranqué, así como haber participado de dos Mundiales de adultos Femeninos. Haber hecho un partido inaugural en el Mundial de Francia y trabajar con VAR. Cumplí mucho más sueños de los que me había planteado. Actualmente vivo el día a día y que llegue lo que tenga que llegar. Ya estoy en una etapa de la carrera donde las cosas buenas que vengan son como una yapa. A nivel local me hubiese gustado dirigir un clásico, o un partido por la Libertadores o Sudamericana, pero creo que son cosas que no dependen de una. He hecho los méritos suficientes, pero son decisiones que toman terceras personas y tampoco me quedo mal por no alcanzarlo. Actualmente sigo trabajando por cualquier oportunidad que se presente para estar lista y disfrutar”.

Para ser sincera, luego de la entrevista me quede con ganas de más, de seguirle haciendo preguntas a Claudia, ya que escuchar sus respuestas es una inyección de coraje y fortaleza para mí. Ir por la vida encontrando mujeres que se levantan ante adversidades que “no son moco de pavo”, como lo hizo Claudia, es digno de replicar. En un mundo donde la victimización también avanza a pasos agigantados, aparece la figura femenina abrazada de la resiliencia, y eso mi amigo, hay que mostrarlo. Quizá en la introducción a la nota debería haber contado sobre el sumario que se le abrió a Claudia, y que ya quedo totalmente sin validez, pero acá lo que realmente me interesaba era mostrar lo que significa ser mujer, y la entrevistada de hoy me lo hizo mucho mas fácil. Así que agradecemos, porque no solo se anuló el sumario de ella, sino el de varias mujeres que quizá sufren alguna injusticia y leyendo ésta nota, se dan cuenta de que bajar los brazos nunca es una opción. Gracias, porque no solo dentro de la cancha impartiste justicia ¡Hasta la próxima!

 

1 Comentario

Anónimo 21 de julio de 2021 - 11:00

Le mejor juez de Uruguay por lejos.

Respuesta

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas

Escucha "VOCES" con Oscar González Oro en EL ESTE