Diario El Este

Inicio Deportes Con Pulisic, fiesta asegurada

Con Pulisic, fiesta asegurada

por Gastón Larrosa

Estados Unidos venció 3 a 2 a México este pasado domingo en el Empower Field At Mile High de Denver por la final de la Liga de Naciones de Concacaf.

Estados Unidos y México, las dos selecciones más laureadas y los clásicos rivales de Concacaf, se enfrentaban una vez más en un partido definitivo. Esta vez en la resolución de la Liga de Naciones de dicha confederación.

La Selección de las Barras y las Estrellas, arribó a la final habiendo superado el Grupo A con nueve unidades y un saldo goleador de +12, ante Canadá con la misma puntuación pero menos goles y Cuba que no sumó. En semifinales derrotó 1 a 0 a Honduras.

En tanto, los Aztecas había hecho lo propio en la Zona B sumando 12 puntos, siendo líder absoluto contra los tres de Panamá y Bermudas. En la siguiente fase le ganó por penales a Costa Rica 5 a 4, tras la igualadad en 0.

El entrenador Gregg Berthalter paró el siguiente 11: Zack Steffen; Mark McKenzie, John Brooks Tim Ream; DeAndre Yedlin, Weston McKennie, Kellyn Acosta, Sergiño Dest; Giovanni Reyna, Josh Sargent y Cristián Pulisic.

En tanto, Gerardo Martino: Guillermo Ochoa; Néstor Araújo, Edson Álvarez, Héctor Moreno; Luis Rodríguez, Héctor Herrera, Carlos Rodríguez, Jesús Gallardo; Uriel Antuna, Hirving Lozano y Jesús Corona.

El match no pudo empezar mejor para México que nada más al minuto se adelantó en el marcador con gol de Corona, pero nada más seis vueltas de reloj después igualó Reyna para Estados Unidos. La primera mitad culminó con igualdad.

Poco pasó en la segunda parte, hasta cuando a los 79′ de tiempo corrido Diego Lainez, quien había ingresado nada más 60 segundos antes ponía el 2 a 1 para el conjunto del argentino Gerardo Martino. Una vez más poco duró la alegría. A los 82′ el volante Weston McKennie ponía el 2 a 2 con el que se dio por culminado el tiempo reglamentario.

Era difícil de imaginar todo lo que sucedería en el alargue. Dos penales, la expulsión de Gerardo Martino y el ingreso del otro héroe yankee, el arquero suplente Ethan Horvarth.

A los 115 minutos, el flamante Campeón de la UEFA Champions League con Chelsea, Cristián Pulisic tuvo en sus pies la enorme responsabilidad de rematar una pena máxima que, pondría arriba a los estadounidenses. El 10 no falló y el conjunto que vestía de blanco se ponía en ventaja 3 a 2.

Cuando se moría el encuentro el árbitro pitó un penal para México. Andrés Guardado, quien había ingresado hacía poco tiempo, se hizo cargo pero su tiro fue atajado por Horvarth, dándole el título a su selección.

De esta forma, Estados Unidos se volvió el Rey de Concacaf, poniendo así su nombre como el primer campeón de la Liga de Naciones.

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas