Diario El Este

Inicio Editoriales ¿Cuáles son tus talentos?

¿Cuáles son tus talentos?

por Claudio Maria Dominguez

Cuando reconocemos nuestra propia belleza, la energía promovida por la valoración interna se extiende hacia cada acción que realicemos y hacia cada interacción con los demás. Por ende, una persona que se ama y acepta, verá espejado en el exterior lo mismo que genera por dentro. ¿Qué sucede cuando una persona cree que puede, confía en sí y se expresa con pasión? Sin dudas la veremos brillar en su esplendor, y desearemos mantenernos cerca.

La vida es la creación que suena a través del Ser; un instrumento único y perfecto que viene siendo tocado, desde nuestra divinidad y al compás de los latidos de nuestro corazón creando una melodía hermosa y una armonía sublime. ¿Y cuándo nace la sinfonía de unidad con todos? Cuando reconocemos nuestras virtudes y el valor interior de las personas.

Sepamos que, en muchos aspectos, el mundo “civilizado” no nos enseña la verdad sobre quiénes somos sino que nos estimula a buscar las fallas ajenas.

Tampoco nos enseña el poder con que contamos para superar las situaciones provocadoras de la vida. ¿Le echamos la culpa al mundo, entonces? De ninguna manera, aprendamos que somos talentosos, y exterioricemos las capacidades que poseemos: Al estar alineados entre lo que somos y lo que hacemos, al promover el equilibrio entre la mente y el corazón, al reencontrarnos con los aspectos que nos hacen únicos, podremos alcanzar la mayoría de las metas que nos propongamos.

El gran desafío consiste en que aprendamos a ser libres, en que aprendamos a pasar de la heteronomía a la autonomía. Si desarrollamos la autonomía a partir del autoconocimiento, nuestra estima se elevará y las virtudes se expondrán a flor de piel. Si somos responsables, podemos cambiar y mejorar.

Cuando uno encuentra semejante maravilloso camino, ya no habrá objetivos ni sueños inalcanzables. Las semillas de nuestras virtudes yacen dormidas en nosotros y son las circunstancias las que se encargan de despertarlas, para ayudarnos a acceder a quienes podemos llegar a ser en verdad. Al hallar justamente nuestra razón de ser, descubriremos el sentido de nuestros actos, y las decisiones brotarán con naturalidad y con equilibrio entre lo mundano y lo sutil.

No nos olvidemos de que la Existencia se expande desde nosotros hacia el mundo, siempre y cuando nosotros se lo permitamos.

Gracias por existir.

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas