Diario El Este

Datos y particularidades de Arabia Saudita, el país contra el que debutó Argentina en Qatar 2022

Monarquía absoluta, potencia del petróleo, una de las poblaciones más jóvenes del mundo, islamismo radical, límites a las libertades individuales y conflictos con Qatar.

Arabia Saudita, una tradicional monarquía que cuenta con una incipiente trayectoria futbolística como mundialista.NA

La derrota de la Selección argentina en la Copa del Mundo de Qatar frente a Arabia Saudita fue sorpresiva y dolorosa. Se trata de un país que cuenta con una incipiente trayectoria futbolística como mundialista, ya que recién en 1994 tuvo su primera incursión. Sin embargo, de las últimas ocho ediciones, ha participado en seis.

A continuación, te contamos algunas de las características principales de su sistema político, económico, social, religioso y cultural:

Monarquía absoluta, religión estricta y el origen real del nombre

El Estado saudí moderno se fundó el 23 de septiembre de 1932. Desde entonces, su sistema político ha sido la monarquía absoluta islámica, es decir, sin división de poderes y basado en los principios del Corán, el libro sagrado del Islam. Por ley, el país exige que sus ciudadanos sean musulmanes, por lo que no hay libertad religiosa.

Los gobernantes nacionales se suceden de forma hereditaria desde la familia real Saud, la cual da origen al nombre del país. Arabia, por su parte, se debe a su ubicación en la península arábiga. Desde 2015, el rey es Salman bin Abdulaziz, el noveno hijo de Abd al-Aziz, fundador del Estado saudí. Hoy, representa una de las últimas seis monarquías absolutas a nivel mundial.

Boom poblacional, ¾ del país con menos de 35 años y «paraíso» petrolero

Entre 1960 y 2021, la población de Arabia Saudita pasó de 4,09 a 35,34 millones, un aumento de más del 764% en 61 años. Hoy son alrededor de 35 millones de habitantes. A su vez, está considerado como uno de los países con mayor promedio de juventud del mundo. Según un estudio de la Autoridad General de Estadística (2020), el 67 % del total tiene menos de 35 años.

La historia de Arabia Saudita está definida por el petróleo. Con aproximadamente el 20% de las reservas de crudo del planeta, es el segundo país con más petróleo del mundo, detrás de Venezuela. Esta industria representa el 40% del PIB, constituye un 83% de los ingresos por exportaciones y más del 78% de los ingresos del Gobierno.

En promedio, Arabia Saudita produce 11 millones de barriles diarios. Para tener una idea, la compañía estatal petrolera Saudi Aramco, rompió un récord al obtener unas ganancias de US$48.400 millones durante el segundo trimestre de 2022. Esa cifra es superior al PIB de países como Bolivia, Paraguay, El Salvador, Honduras, Haití o Nicaragua.

Arabia Saudita representa la 19° economía más grandes del mundo, y la más grande del mundo árabe, así como en el Oriente Medio. Es líder miembro permanente de los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y es miembro estable del G20, que reúne a los principales países económicos del mundo.

Derechos limitados para la mujer y pena de muerte para los homosexuales

La actividad en la vida pública de la mujer está restringida en Arabia Saudita. Si el poder es de la realeza, hay elecciones para los cargos municipales y del Consejo de la Shura, órgano asesor de la monarquía, pero el sufragio estuvo limitado a los hombres hasta hace poco más de una década. A partir de 2015, las mujeres pudieron votar por primera vez y también presentarse como candidatas.

Recién en el 2021, por otro lado, Arabia Saudita abolió la “ley del absentismo”, conocido como régimen de tutela masculina. Esto establecía que los padres, esposos o tutores masculinos tenían el aval de denunciar y hacer pagar con penas de cárcel a las mujeres que decidieran independizarse de sus hogares.

Hasta el 2019, las mujeres sauditas tampoco podían someterse a una intervención quirúrgica, alquilar un apartamento, matricular a sus hijos en un colegio o abrir una cuenta bancaria sin el permiso de un hombre (“mahram”). Desde entonces, tras una reforma del sistema saudí, también han podido ingresar al mercado laboral, y el Gobierno aspira a que representen el 33% de la masa trabajadora para 2030.

En cuanto a los derechos de las personas LGBT+, estos no son reconocidos en Arabia Saudita y la homosexualidad es un crimen penado desde la patologización hasta la flagelación pública y la pena de muerte. Como el castigo no está escrito en un código penal, depende de las opiniones de jueces y clérigos en cada juicio.

El territorio árabe más grande de Medio Oriente

Arabia Saudita es la nación con mayor superficie en la región árabe del Oriente Medio. Tiene 2.149.690 km² y eso la convierte en el decimotercer país más grande del mundo, por delante países del tamaño de México (1,964 millones km²), aunque más chico que Argentina, por ejemplo, que cuenta 2,8 millones kilómetros cuadrados.

Pese a esto, más de la mitad del territorio del Estado saudí está prácticamente deshabitado. Debido a las condiciones extremas del clima y su inusual relieve repleto de desiertos, la gran mayoría de sus habitantes residen en las grandes ciudades, que son Riad (la capital del reino), Dammam, Yeda, La Meca y Medina.

Principales deportes

Arabia Saudita profesionalizó su liga de fútbol en la década de los setenta, momento en el que pasó a ser el deporte más popular del país. El club más famoso y laureado es el Al-Hilal FC, con 18 títulos, y hoy dirigido técnicamente por el argentino Ramón Díaz, uno de los tantos entrenadores nacionales que han dirigido en el fútbol saudita.

En cuanto al Mundial, la Selección de Arabia Saudita (51º del ranking FIFA), logró su clasificación tras ser primera en las dos fases disputadas dentro de la eliminatoria continental. En la ronda final, lideró su zona frente a rivales con más historia como Japón y Australia. Este será su sexta participación mundialista, tras debutar en 1994.

En cuanto a los deportes en general, también cuenta con una vasta trayectoria en cuanto al buceo, windsurf y vela debido a que su proximidad al mar Rojo ha sido crucial en la vida de las comunidades sauditas. Además, lleva participando de manera continua en los Juegos Olímpicos desde el año 1972, celebrados en la ciudad alemana de Múnich.

El regreso del cine tras 35 años

El cine de Arabia Saudita es una industria relativamente nueva en el país asiático. Tras una prohibición de 35 años, las salas cinematográficas fueron abiertas nuevamente en el año 2018, incentivando la realización de producciones nacionales, siempre y cuando éstas cumplan con las normas islámicas.

Tensiones con Qatar

Hasta mitades del 2021, diversos países del Golfo de Pérsico liderados por Arabia Saudita llevaron a cabo un bloqueo contra el anfitrión del Mundial de Fútbol de este año. Desde el 5 de junio de 2017, este grupo cerró sus fronteras marítimas, terrestres y aéreas con Qatar, ubicado a poco más de 8 horas (773 km) del territorio saudí.

Del bloqueo participaron también Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto, que acusando al país epicentro hoy por la máxima competencia futbolística acusado de dar soporte a distintos grupos terroristas de la región, incluyendo a Al Qaeda y el Estado Islámico de Irak y el Levante,​ e interferir en la política interior de sus vecinos.

Finalmente, el conflicto llegó a su fin en enero de 2021, tras una extensa negociación, de la que participaron los Estados Unidos, socio económico y militar de los qataríes pero alejado de los sauditas, pese a su histórico vínculo por la producción del petróleo, por sus acercamientos en el último tiempo con la Rusia de Vladimir Putin.

La contaminación, el lado B del éxito petrolero

Si bien el petróleo ha posicionado a Arabia Saudita como una de las potencias económicas mundiales, su dependencia también ha ocasionado como contrapartida un alto nivel de contaminación. El país está entre los 10 mayores emisores de dióxido de carbono (CO2), principal gas del efecto invernadero, cuyo ranking lideran China, EE.UU. e India.

Escrito por Manuel Casado

NA – Buenos Aires, Argentina