Diario El Este

“Definitivamente no nos sentimos seguros”, señala una carta enviada a varias autoridades por un grupo de nuevos residentes

Reclaman mejores medidas preventivas que incluyan “un incremento de presencia policial sea en rondas o en las calles, cámaras de seguridad, iluminación de calles y espacios públicos”

Ashelen McGhie y Viviana E. Alioto, en representación de un “Grupo de vecinos de Punta del Este”, formado por residentes argentinos y de otros países y ciudadanos uruguayos que se mudaron recientemente a Punta del Este, remitieron en las últimas horas una carta, dirigida al presidente Lacalle Pou, al intendente Antía y al ministro del Interior, en la que reclaman mejores medidas preventivas que incluyan “un incremento de presencia policial sea en rondas o en las calles, cámaras de seguridad, iluminación de calles y espacios públicos” ya que no se sienten seguros, a pesar de cumplir con el pago de impuestos, generar trabajo e invertir en el país. “Es deber del municipio y el gobierno garantizar la seguridad”, sostienen.
La misiva comienza relatando que, a la hora de elegir la zona para vivir, se vieron motivados por el “paraíso de tranquilidad” que conocían y las condiciones brindadas para los inversores y nuevos residentes. La decisión de mudarse de país involucra, dijeron, cambios de costumbres, entorno, vecinos, afectos, amistades y un reacomodamiento de toda la familia.
“Muchos de nosotros hemos pasado nuestras vacaciones en Punta del Este así como
nuestros padres y abuelos. Eran épocas en que las casas no necesitaban llaves, ni cercos, ni rejas, ni alarmas. Hoy los hechos nos llevan a colocar alarmas, rejas, trabas, contratar empresas privadas de seguridad ya que no hay fuerzas policiales suficientes ni para prevenir o medidas reactivas para resolver crímenes”.
La carta continúa señalando que les han robado dinero, computadoras, celulares, relojes, joyas de valor material y afectivo, pero “lamentablemente parece que solo la seguridad se moviliza cuando se trata de una figura pública o un edificio emblemático, y “aún así, luego de un poco de noticias en los medios todo cae en el olvido”.

Medidas preventivas
“La inseguridad, la delincuencia, golpea a todos; no distingue por clases sociales. Se registran desde robos de garrafas a un humilde merendero hasta joyas y dinero en los departamento y casas de mayor nivel económico. Hay lugares, domicilios, apartamentos, etc que han sido víctimas de robos reiterados. Todos cumplimos con el pago de impuestos, generamos trabajo, e invertimos en este país, pero definitivamente no nos sentimos seguros”.
Los firmantes piden mejores medidas preventivas “que incluyen un incremento de presencia policial sea en rondas o en las calles, cámaras de seguridad, iluminación de calles
y espacios públicos” y por otro lado “medidas reactivas para mejorar el nivel de resolución de crímenes. En este sentido dan algunas pautas de lo que consideran se debe realizar, como por ejemplo un “entrenamiento más focalizado en todo tipo de especialidades dentro de la policía, que la policía tenga “educación primaria obligatoria y secundaria en lo posible”, mejor “práctica de investigación criminalística”, “policía científica asesorada y capacitada por entidades internacionales donde el nivel de delincuencia es bajo”.

Plan profundo
A través de los grupos de vecinos, quienes envían la carta notaron que “hay un notorio incremento de la criminalidad, alta frecuencia de hechos delictivos no reportados,
escasa o ninguna iluminación, falta de videocámaras de seguridad, falta de personal policial haciendo rondas, robos no resueltos ya que ni se encuentra lo robado, ni se detiene a los delincuentes.
Por todos estos motivos, los nuevos residentes solicitan que su petición “sea tomada en cuenta seriamente y no solo se ponga en práctica alguna medida visible para la temporada de verano. Pedimos que se lleve a cabo un plan profundo para terminar con la criminalidad.
Queremos volver a vivir con la seguridad que conocimos muchos años atrás que merecemos para nuestras familias y la comunidad toda”.
Por último, se ponen a disposición para mantener una reunión y “plantear con más profundidad los hechos delictivos ocurridos últimamente”.