Diario El Este

Inicio De Interés Dormir es olvidar por un rato

Dormir es olvidar por un rato

por Psicólogo Juan Manuel Brindisi


¿Por qué tanta gente tiene dificultades para dormir?
Los problemas del sueño son cada vez más frecuentes, en algunas personas se instala durante tanto tiempo, que termina volviéndose un síntoma a tratar.
Tengamos en cuenta que el psicofármaco de mayor crecimiento en estos últimos dos años fueron los hipnóticos, que casi duplicaron el ritmo de ventas promedio.

Si bien la pandemia potenció su uso, el aumento de los trastornos del sueño son una tendencia que se vienen marcando a nivel mundial en las últimas décadas: En los últimos 30 años se perdieron 2 (dos) horas de sueño por día. De 8 (ocho) horas diarias de descanso promedio, se pasó a dormir tan sólo 6 (seis). Es decir, se duerme un 25% menos. ¡No hay registros históricos de semejante cambio en tan poco tiempo!
Desde lo psíquico, podemos decir que para dormir se necesita que la persona pueda replegarse sobre sí misma y olvidarse del mundo (interno y externo). Si no lo logra, no se duerme o se desvela con facilidad.

Replegarse. Cuando alguien queda tomado por el mundo, el proceso de dormir se ve dificultado. Quedar tomado por el mundo significa que el proceso de repliegue de la energía psíquica hacia el yo, se encuentre impedido. Esto puede deberse a diferentes razones: preocupaciones, enamoramiento, exceso de tecnología, incertidumbre, exigencias laborales, duelos, etc. Hay, siempre, una causa propia en cada trastorno del sueño.

El otro punto necesario para dormir es el olvido. El olvido es fundamental para la vida cotidiana de los seres humanos, poder despegarse por un tiempo de algo o alguien es necesario para vivir, funcionar, pensar y dormir. Jorge Luis Borges en su cuento “Funes el memorioso” relataba el infierno que vivía un hombre que tenía una memoria tan perfecta que no podía olvidar ni un solo detalle de lo que había experimentado. Gustavo Cerati cantaba “sin olvido moriré”, para mostrar lo necesario que es olvidar, por un rato, a alguien que se quiso.

El olvido es una de las la formas en que trabaja el inconsciente, que es la escena donde se produce lo onírico. Por eso para poder dormir, es necesario olvidar por rato al mundo, a los otros e irse a delirar uno solo en el soñar.

Publicaciones relacionadas