Diario El Este

El cambio climático estaría afectando a una comunidad de pingüinos en la Antártida: las claves de este estudio. – Diario El Este

El cambio climático estaría afectando a una comunidad de pingüinos en la Antártida: las claves de este estudio.

Según un estudio revelado en las últimas horas por científicos expertos en el tema, han descubierto que el cambio climático a producido que colonias de pingüinos que habitaban en zonas más templadas se vieran afectados a migrar a la Antártida; mientras que otra especie que habita en el hielo antártico, ha sufrido una disminución en su población.

Esto se debe al descubrimiento de una nueva colonia, hasta el momento desconocida y lo que debería de ser una buena noticia, el descubrimiento de una nueva colonia de pingüinos, en este caso resulta alarmante.

Para entender el motivo, la población de pingüinos papúa (Pygoscelis papua) hallada en la Antártida, en una de las zonas más australes en las que se ha visto esta especie, y eso sería lo que genera preocupación en el mundo científico.

Este estudio realizado por los investigadores de ecología polar de la Universidad Stony Brook de Nueva York, Michael Wethington y Alex Borowicz, están llevando a cabo un seguimiento de colonias de pingüinos ya que estos animales son mucho más fáciles para rastrear que cualquier otro; y han llegado a la conclusión que, el avance del cambio climatológico cerca del Polo Sur es algo innegable.

La Península Antártica, ha sufrido un rápido calentamiento, mientras que la Antártida Oriental sigue siendo fría y cubierta por el hielo. Es por ello que los pingüinos papùa, también conocido como Juanito, buscan zonas un poco más cálidas en la Antártida.

Esta especie, reconocida por tener el pico de color rojo y sus características marcas blancas en la cabeza, prefieren las aguas abiertas sin mucha presencia de hielo. Esta preferencia en sus gustos ha llevado a que cuando las temperaturas en la Península Antártica aumentaron rápidamente durante la segunda mitad del siglo XX, las poblaciones de papúa se expandieron hacia el sur.

Paralelamente a este descubrimiento, los pingüinos Adelia (Pygoscelis adeliae), se vieron seriamente afectados al cambio de temperaturas en su hábitat, ya que dependen del hielo marino para alimentarse y reproducirse.

Estos serían los resultados de la expedición llevada adelante en la región por los científicos de Stony Brook durante el mes de enero.

Los científicos han documentado que los efectos del fenómeno de El Niño y el avance del cambio climático podrían haber inducido la muerte de varios pingüinos, entre ellos, el de Adelia y el emperador (Aptenodytes forsteri), dos especies que viven en climas gélidos.