Diario El Este

El jefe de seguridad de Luis Lacalle Pou se reunía con su banda de falsificadores en la sede del Gobierno uruguayo

Alejandro Astesiano y tres cómplices adulteraban partidas de nacimientos e inscribían a rusos como hijos de uruguayos fallecidos. De esta forma pasaban a ser ciudadanos naturales del país sudamericano

"El jefe de seguridad de Lacalle Pou ofrecía contactos reales o simulados con funcionarios ubicados en puestos estratégicos”, señaló la fiscal del caso (AFP)«El jefe de seguridad de Lacalle Pou ofrecía contactos reales o simulados con funcionarios ubicados en puestos estratégicos”, señaló la fiscal del caso (AFP)

Alejandro Astesiano, jefe de seguridad del presidente de Uruguay Luis Lacalle Pou, fue imputado este martes por adulterar partidas de nacimiento para inscribir a ciudadanos rusos como hijos de uruguayos ya fallecidos. De esta manera, los extranjeros pasaban a ser ciudadanos naturales uruguayos.

Por el fraude fueron formalizadas cuatro personas: dos ciudadanos rusos, un escribano y Astesiano. Según apuntó la fiscal Alejandra Fossati, existe evidencia de que la banda se reunió en Torre Ejecutiva, la sede del gobierno uruguayo. En esa misma línea, presentó mensajes enviados a través de los cuales el jefe de seguridad del mandatario uruguayo “coordinaba encuentros en su despacho del piso 4 de la Torre Ejecutiva”.

Astesiano “ofrecía ‘contactos’ reales o ‘simulados’ con funcionarios ubicados en puestos estratégicos” e intercambiaba documentación de personas rusas por Whatsapp. Generalmente el jefe de seguridad se reunía con el escribano y, posteriormente, el escribano se contactaba con uno de los rusos a través de Telegram.

Según explicó Fossati, las partidas eran obtenidas en el interior del país y luego se realizaba el trámite de la ciudadanía en la Dirección Nacional de Identificación Civil (DNIC). Para realizar estas jugadas accedían a los datos de la DNIC, algo que Astesiano conseguía hacer por haber trabajado en la oficina hacía 20 años.

Se “constataron múltiples movimientos de ingreso y egreso al país por parte de ciudadanos rusos en los registros de la Dirección Nacional de Migración” y, aunque en principio fueron otras tres la personas imputadas, se consiguió recabar “evidencia de alta calidad que permite conectar a Astesiano” con la banda investigada por los pasaportes falsos.

“Las imputaciones se alcanzaron luego de un trabajo de dos años, que permitió identificarlos como partícipes de una actividad de ‘gestión’ y ‘obtención de documentación’ para adulterar documentación extranjera, en la que, mediante diversos mecanismos, identificaban a un ciudadano uruguayo, generalmente fallecido. El escribano gestionaba las partidas, indicaba los pasos a seguir y oficiaba de gestor. Astesiano intervenía tanto como traductor (en calidad de idóneo) o gestor y conseguía los clientes, acordaba el monto de su intervención, pagaba al escribano, e indicaba los pasos a seguir a los interesados”, señaló Fossati respecto al funcionamiento de la banda.

Un aspecto fundamental para el comienzo de la investigación fue la participación de la Asociación de Compatriotas Rusos en México (SOUMEX), desde donde informaron a Uruguay sobre la detección de varios rusos que estarían utilizando este sistema. En el intento de corroborar esos datos, “se constataron múltiples movimientos de ingreso y egreso al país por parte de ciudadanos rusos en los registros de la Dirección Nacional de Migración, se comprobó a través de Interpol que algunos de ellos se encontraban inscriptos en la Federación Rusa, que otros no, así como también, que la interpretación que se hace del marco jurídico de expedición de los DNI y de los pasaportes no conforman un obstáculo suficiente para este tipo de irregularidades y/o ilicitudes”, indica el pedido de formalización de Fiscalía.