Diario El Este

“El Necio” con la impronta de La Beriso - Diario El Este

“El Necio” con la impronta de La Beriso

La Beriso

La banda argentina lazó el segundo tema adelanto del nuevo disco: El Necio. La canción del trovador cubano Silvio Rodríguez, ahora adaptada por La Beriso, que según cuentan se inspiraron en la versión realizada por la banda chilena Los Bunkers.

La canción tiene un sonido rockero, con guitarras eléctricas marcadas apoyadas por una potente batería y la inconfundible voz de Rolo Sartorio. 

Clásicos latinoamericanos rockeados

El nuevo álbum de La Beriso es un trabajo de versiones que son clásicos de Latinoamérica y cuentan con la producción del mexicano Armando Ávila, quien se encarga de darle forma a los temas con el sello de la banda. 

El primer adelanto fue “Todo cambia”, escrita por el chileno Julio Numhauser, pero quien hizo popular al tema fue la “Negra” Mercedes Sosa. Una voz que popularizó un montón de canciones de diferentes autores, con una potente voz y una emotiva forma de cantar. Sin dudas que a pesar de ya no estar entre nosotros sigue siendo una referencia del folklore latinoamericano. 

Desde la banda expresan que el resto de los temas también sorprenderá a sus seguidores por la amplitud estilística de los autores elegidos. Y remarcan que las versiones se hicieron “siempre respetando el sonido característico de La Beriso”.

La historia de El Necio

La canción fue escrita en 1991 por Silvio Rodríguez, en La Habana, Cuba. El trovador ha contado en varias entrevistas que escribió el tema pensando en Fidel Castro y en él mismo. Según contó el músico, lo que lo llevó a tal composición fue la situación social y política que se vivía en Cuba en la década del 80 y a principios de los 90, momentos en que se dio el derrumbe del campo socialista. Silvio era consultado constantemente acerca de por qué no se pronunciaba al respecto. A lo que respondía: “Ese no es mi oficio, no es mi trabajo”. 

Y lo que lo llevó a expresarse fue algo puntual, un hecho que ocurrió en el aeropuerto de Miami. Rodríguez contó: “Me rompieron una guitarra. Cubanos que trabajaban en el aeropuerto saltaron arriba de ella. Quizás por culpa mía, porque tenía un autoadhesivo de Fidel y una bandera cubana, y la verdad que no me dio la gana de quitarlas. Entonces, digamos que me lo busqué. Cuando llegué a Puerto Rico, escuché en la radio un programa desde Miami donde decían que la contrarrevolución estaba muy decaída porque habían pasado los revolucionarios fulano y mengano, entre ellos yo, por Miami, y en otra época nos hubieran arrastrado, hubieran limpiado las calles con nosotros”.