Diario El Este

Inicio De Interés El negocio que mantuvo vivo a los talibanes

El negocio que mantuvo vivo a los talibanes

por Damián Muñiz

Como hemos visto, hace unos días el último soldado extranjero abandono de Afganistán y con ello, los talibanes volvieron al poder. Tal como paso hace 20 años, cuando los EUA, lanzo la ofensiva “Guerra contra el terrorismo” y luego la renombró “Guerra contra el Terror”.

Más allá de las teorías de conspiración que circulaban luego de aquel 11-S, día en que varios aviones comerciales secuestrados por integrantes de la organización terrorista Al-Qaeda impactaran distintos puntos civiles de EUA; el país presidido por George W. Bush decidió invadir Afganistán, país que le brindaba refugio al líder de Al-Qaeda, Osama Bin Laden.

La invasión se hizo efectiva y los EUA y la OTAN derrocaron al régimen talibán del poder y devolvieron la democracia. Desde ese entonces, cuatro presidentes han pasado desde la invasión americana. Dos pertenecieron al Estado Islámico de Afganistán y dos a la Republica de Afganistán. Y aunque el autor intelectual fue capturado y asesinado en el 2011 en Pakistán, las fuerzas armadas de occidente permanecieron diez años en suelo afgano con el único fin de entrenar a la Policía y militares locales ante una eventual amenaza talibán.

Lo cierto es que, ante el primer contingente extranjero en abandonar Afganistán, los talibanes pusieron en marcha una avanzada relámpago y silenciosa en donde se hicieron con cinco grandes capitales en apenas dos días. La Policía y los militares que la OTAN había entrenado durante 10 años fue incapaz de detener su avance a la capital.

Entonces, ¿Por qué abandonaron Afganistán si aún las fuerzas locales no estaban preparadas? ¿Por qué en 20 años no pudieron desarmar a los talibanes?

La guerra para el estadounidense, representaba un gasto absurdo y una invasión innecesaria. A todo esto, la imagen pública del presidente Donald Trump, estaba en declive y seguramente creyó que al anunciar la retirada, sumaria el voto de ese americano. Fue asi como en mayo de 2020, en plena pandemia, anuncia el plazo de un año para el retiro de sus tropas.

Para entender y tener en cuenta, según datos del Departamento de Defense de EUA, el coste de la guerra de Afganistán, le significo una suma cercana a los U$S800.000.- sin embargo un estudio “The Costs of War Project” de la Universidad de Brown asegura que el gasto  de la guerra rondaría los 2,6 billones de dólares.

Y para hablar de bajas, según fuentes oficiales: 2.448 soldados estadounidenses murieron en el conflicto armado; 66.000 muertes de militares y policías afganos; 47.245 civiles, entre ellos 444 trabajadores humanitarios.

Para responder la siguiente pregunta, mas allá de que mucho se hable de la geografía del lugar, cuyas montañas y senderos le permitieron huir hacia Pakistán a Bin Laden y haya servido de refugio para los talibanes, lo cierto es que, en Afganistán, se maneja uno de los negocios más lucrativos del mundo: el opio.

Afganistán es el mayor proveedor mundial de opio, base de la heroína, el país de donde salen el 84% de los suministros, según la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito.

El cultivo de opio y otras plantas utilizadas con el fin de la creación de drogas, fue prohibido en la década del 90`, pero con la invasión americana, los mismos talibanes vieron en el cultivo de opio, el negocio perfecto para la subsistencia. Tales asi que de las 8.000 ha. que habían en el 2001, se incrementaron a 224.000 ha. para el 2020.

En 2015, por ejemplo, se estima que el tráfico de opio y heroína generó cerca de U$S28.000 millones, más que el producto interior bruto de Afganistán. Desde la invasión americana, el cultivo del opio ha generado mas de 350.000 puestos de trabajos.

El producto no solo es vendido a los países limítrofes, sino también a Europa, Norteamérica, Sudamérica y China

Publicaciones relacionadas