Diario El Este

Inicio Deportes Fabiana Granizal: Ciclista, madre y perseguidora de sueños

Fabiana Granizal: Ciclista, madre y perseguidora de sueños

por Belen Silveira

Otra vez presentando mujeres que luchan por un mundo mejor e intentando robar una sonrisa entre tanto caos que vemos a diario. No pierdo la esperanza de despertar, mediante una simple nota, la rebeldía que tenemos las mujeres dentro, y quizá esa adolescente que se encuentra tirada en una cama, desmotivada, sepa que no todo está perdido.

Para eso soy consciente de que las palabras, se las lleva el viento, y tengo que salir a “cazar” ejemplos vivientes y mostrar que se puede, siendo conscientes de que la frustración, muchas veces es el trampolín al éxito. Se nos incorporó una especie de “chip” donde creemos que, si fracasamos, se termina todo. Por eso escribo sobre personas que la luchan y que persiguen sus sueños, para demostrar que la resiliencia no es un mito de la psicología, sino una realidad. 

Cuando comienzo a trabajar en algún lado, me pongo objetivos, y uno de los tantos que me coloqué cuando empecé a escribir en este espacio, fue normalizar lo anormal. No está mal sentirse mal, con permiso de la redundancia, no es un pecado mortal tener ese día que no queremos ver a nadie, y tampoco ser sensible es sinónimo de fragilidad. Por esto y por mucho más, creo firmemente que somos seres humanos que pasamos por todos los estados de ánimo, y que como en una dieta, existen “permitidos”. Lo que no podemos dejar de hacer, es de perseguir nuestros sueños, ya sea en una cancha de fútbol, atrás de un escritorio, o arriba de una bicicleta, como es el caso de nuestra invitada de hoy. 

Fabiana Granizal es ciclista profesional de nuestro país, nacida en Rocha el 1 de agosto de 1987. A parte de ser una deportista por la cual dejaría todo lo que estoy haciendo y la aplaudiría hasta que me ardan las palmas, es una persona optimista al punto tal que el último WhatsApp que me mandó decía: “Me gusta ver el lado positivo de las cosas y me gusta ir esperanzada por la vida”. Con eso, describió todo lo que intenté explicarles en mi introducción, así que los dejo dar una vuelta en la bici de la esperanza, junto a Fabiana.

– ¿Cómo empezaste a agarrarle el gustito al ciclismo?

“Todo comienza cuando tengo 6 años más o menos, tenía un vecino en Bella Unión que entrenaba a un grupo de niños en una escudería como se le decía en aquel entonces. Ahí comienzo por celos de mi hermano, Claudio que es un año y medio menor que yo. También practicaba karate y alguna otra actividad tras ser diagnosticada con hiperactividad, entonces mis padres deciden ponerme a hacer varias cosas para poder canalizar las energías elevadas”. 

– ¿Cuál es la carrera que más te marcó?

“En el 2019 tuve la oportunidad de irme a España junto a un uruguayo que dirige equipos allá, llamado Héctor Rondan. Al mes y medio, tenemos una fecha de Copa España que es como el campeonato oficial donde cruzan varios equipos de Europa. La carrera se llamaba “Copa de dos Hermanas”, la cual fue dura, linda, con un terreno no tan duro como el que veníamos corriendo con Puerto de Montaña, sino más bien un circuito grande que tenía másrepechos. Hicimos un gran trabajo con Héctor, donde me preparo psicológicamente para ir a ganar y salgo en el segundo lugar. En el último kilómetro bien ubicada, habiendo una curva bien técnica para el ingreso a la llegada, alrededor de 700 metros, donde me veo bien ubicada y parto larguísimo a ese sprint, buscando sacar la ventaja de abajo y en la llegada levanto las manos antes de tiempo, y me pasa la portuguesa por el otro lado. Esa carrera me marcó porque me mostró que estaba competitiva, a un buen nivel y me enseñó que no podemos aflojar en el último momento”.

– ¿Sentís que en Uruguay le damos la importancia que amerita un deporte como el ciclismo?

“No sé si decir que lamentablemente, pero se leacerca a esas palabras, ya que vivimos en un país donde básicamente existen dos deportes, que son el fútbol y la natación. No sé si es por organización o que sucede, pero veo que son deportes que están prácticamente gestionados como empresas, entonces hay una organización distinta y se desarrolla de otra manera a los deportes hoy llamados “menores”. Ha faltado esa gestión deportiva y creo que poco a poco nos alineamos a lo que son las políticas deportivas mundiales, que hablan de empezar a trabajar y desarrollar el deporte en edades tempranas. Hoy por hoy la federación se ha alineado a lo que es la solicitud que va dando la Secretaría Nacional de Deportes. Estamos ante una nueva comisión de trabajo y el tiempo dirá si vamos a mejorar o no”. 

– ¿Sentís una abismal desigualdad de género en lo que al deporte respecta?

“Creo que hemos avanzado mucho, ya que tenemos la suerte de contar con políticas sociales y de género. A nivel de educación de base, está bien marcada esa línea de trabajo. Yo comencé en el alto rendimiento alrededor de los 15 años, donde había pocas mujeres competitivas. Yo vuelvo a pedalear en el 2016 después de haber sido mamá, donde se iniciaba una categoría de damas, cuando antes se competía con los varones. Hoy en día existe esa categoría femenina, en la mayoría de las carreras que hay a nivel de calendario, hay un pelotón de más de 20 mujeres competitivas. Sin ir más lejos, el fin de semana corro la fecha del Campeonato de Invierno en Montevideo donde van a haber como 40 mujeres. A parte hay competencias en otras partes del país, por lo que puede decirse que en un fin de semana competirán alrededor de 60 mujeres. Hemos avanzado, puede costar un poco más por el hecho que la mujer tiene un rol a nivel familia que implica otro compromiso y creo que está bien catalogado, esa mamá que trabaja, cuida su hogar y mismo así se hace el tiempo para soñarcon ser deportista. Falta trabajo y apoyo, pero vamos encaminadas”. 

– Hoy en día la depresión es moneda corriente ¿Te tocó en algún momento?

“La depresión pasa no solo en el deporte, sino en la vida misma y creo que es lo que trajo ésta pandemia. No debe haber una persona que no haya pasado malos momentos en éste último año y medio, hasta yo misma me planteémuchas veces dejar de hacer el deporte que tanto me gusta, pero a nivel competitivo. Todo por compromisos laborales, por no contar con el apoyo que tienen determinadas deportistas que están al mismo nivel de uno en esta etapa. Yo tengo la suerte de tener un equipo familiar de locos, tanto mi familia paterna como la familia de mi esposo que es casi lo mismo y me respaldé en eso”. 

– ¿Tenés algún referente deportivo?

“Me gustan ciclistas que ya están avanzados en edad pero que siguen dando que hablar a nivel competitivo. Uno es Alejandro Valverde, que me gusta mucho su tenacidad, y a nivel femenino Annemeik van Vleuten, quien fue Campeona del Mundo, grande en edad, pero siempre vigente. A nivel nacional tengo el gran gusto de haber compartido selección con Milton Wynants, que me gusta por su humildad y por su modo de trabajo, que es codo a codo con sus deportistas. También tengo gran aprecio y confianza en Carlos Ramírez, el director técnico de la selección y quien me entrena. Él tuvo una carrera deportiva muy sofisticada y me veo en ese esfuerzo y en ese apoyo familiar, sintiéndome identificada”

– ¿Qué más haces a parte del ciclismo?

“Soy profesora de educación física en la escuela número 107 de Cerro Pelado, en Maldonado. Tengo a cargo los grupos desde nivel 4 hasta sexto año. Me gusta mucho trabajar con niños y formación de base. Cuando salgo de la escuela entreno y luego trabajo en la tienda que me sponsorea y me da la herramienta de trabajo que es mi bicicleta, donde hago 4 horas. En la noche llego al hogar a hacer las tareas, a seguir disfrutando mi nena de 7 años (Camila) y de mi compañero de vida, Federico Rodríguez, a quien conocí en esto de la bicicleta y ya hace 14 años y medio que estamos juntos. Ellos dos son mis pilares, quienes acompañan todos los días. Federico es un excelente compañero y papá, por quien me saco el sombrero. Mi hija tiene 7 años y en ese tiempo nunca tuve que contratar una niñera”. 

– ¿Qué metas te quedan por cumplir?

“Me queda en el tintero estar en unos Juegos Olímpicos, que no he llegado. He hecho el repechaje de ir a Juegos Sudamericanos y Panamericanos, hemos ido por clasificación directa, sin necesitar invitación, pero si me queda eso pendiente. Estuve en el Mundial de Inglaterra en el 2019, así que lo que queda en el tintero son los Juegos. Ahora me queda llegar al Campeonato Nacional y por ahí ando” 

– ¿Qué mensaje le dejas a las chicas que recién empiezan?

“Hoy en día contamos con la herramienta de la bicicleta que es liberadora. Las personas que se han subido, relatan la gran experiencia de sentirse bien y no solo físicamente, sino emocionalmente, nos trae alegría. Hay que animarse, y animarse a soñar, que creo que debería ser el gran motivador de toda persona, llegar a hacer eso que quiere o por lo menos intentarlo”.

Hay personas que nos empujan por malos caminos, otras a un precipicio o simplemente a ahondar las frustraciones, y hay personas como Fabiana, que nos impulsan a perseguir los sueños, y no parar hasta atraparlos. Por eso gracias, por tus experiencias, buena onda, disposición y ganas de sacar lo más lindo no solo de vos, sino de cada persona que pasa por éstas líneas. Hoy en día, se suma a nuestra vitrina de estrellas, Fabiana Granizal, quien nos demuestra que nunca es tarde y va prendida en el pelotón, “chupando rueda” de sus sueños y animándonos a corretear los nuestros. Mujer, madre, esposa, ciclista y buena gente, así cierro esta nota, recordando que la Mujer Maravilla, no sólo es un personaje de ficción ¡Hasta la próxima! 

Publicaciones relacionadas