Diario El Este

Inicio Deportes FIORELLA POSSE: EL RELATO, TIENE CARA DE MUJER

FIORELLA POSSE: EL RELATO, TIENE CARA DE MUJER

por Belen Silveira

Tarde fría en la ciudad de Treinta y Tres, pero con la particularidad de que cuando haces notas con tanta calidez, te olvidas del clima. Afuera puede estar cayéndose el mundo, pero si del otro lado tengo a alguien que lucha por sus sueños, ya está todo ambientado para disfrutar de una linda entrevista. Aunque faltaría el mate y unos bizcochos, pero la ansiedad que tengo porque lean éstas líneas y entiendan a lo que quiero llegar, me saca hasta el hambre. 

Mil veces he hablado de lo que nos cuesta a las mujeres pararnos en esta sociedad, golpear la patita en el suelo y decir “acá estamos”. Por eso mi búsqueda por gurisas que hagan de las críticas una escalera para llegar al éxito, es cada vez más intensa y admirada. No sé si busco igualdad, porque estaría pidiendo algo que nos va a llevar muchos añosconseguir, pero sí respeto, que es una palabrita que está en extinción y yo como mujer, lo preciso mucho más de lo que se imaginan. 

Porque no quiero que meternos en ámbitos vistos comomasculinos, sea como meterse en una jungla, como me dijo una vez una amiga. Sino todo lo contrario, quiero meterme en el mundo del fútbol, del relato o del rally y que antes de ver mi género, vean la palabra empatía. Luego de eso, contarles quien soy y lo que luché para llegar allí, y ahí sí, después de conocer la jugada, quedo abierta a cualquier tipo de críticas. Por esto y por mucho más, hoy voy a conversar con Fiorella Posse, quien con otras dos chicas más forman un grupo periodístico fenomenal, y que tienen ese coraje que quizá muchas veces yo no tuve, de decir acá estoy, no quiero que me apunten, simplemente quiero mi espacio. 

Cabe aclarar que no todo es malo, por eso agradezco a esos hombres que luchan por un mundo más igualitario, porqueasí como hay más de uno que te “raja el cuero” como se dice vulgarmente, también está ese caballero que te abre la puerta y te hace sentir como en casa, comprendiendo que entre todos, podemos hacer algo lindo y armonioso. Los dejo con Fiorella, quien desde adentro, puede exponer mejor que yo ésta situación, conociendo un poquito más sobre ella.

– ¿Cuándo descubriste que te gustaba el relato?

“Surgió en el camino, ya que tuve que relatar por un motivo de fuerza mayor cuando Liverpool jugó contra Villa teresa, estando aun en la B. Yo colaboraba para una audición de Liverpool y justo ese día faltó el relator y yo fui quien relató. Ya tenía el curso de periodista, pero no es lo mismo practicar 5 minutos en un curso que hacerlo por una radio. En ese momento me dijeron que fui la primera mujer en relatar un partido de fútbol en Uruguay, aunque al haber sido on line no sé si contó. Luego dejé porque me dediqué más a hacer vestuario y a hacer prensa escrita y hace poco tiempo un amigo que es relator me animó a seguir, pero yo tenía miedo. Con el clásico del apertura lo decidí, me anime y salió bastante bien, igualmente ya tenía varios partidos para la transmisión de Liverpool”. 

¿Cuál fue el partido más especial que relataste?

“Fue el encuentro entre Nacional y Liverpool en el Clausura pasado, donde Liverpool se consagró Campeón anticipado del torneo. Fue especial por la mezcla de sentimientos, porque si bien mi relato fue para la transmisión de Liverpool, que te da un margen de poder de gritar con otro sentimiento, fue un escenario que me hizo sentir feliz. También el hecho particular de estar en pandemia de que solo pueden estar los medios, y el último título que obtuvo Liverpool en Maldonado fui parte de la transmisión y bajé a celebrar con mi familia, esta vez en el Parque Central fue una aventura solitaria con Juampa de Mattaque es parte del equipo. Estaban las tribunas vacías, tuve que esperar llegar a casa para celebrar con mi familia, por eso fue tan especial, fue como realmente ser la voz y los ojos de quienes no estaban”.  

¿Soñás con vivir de esto?

“Me encantaría, pero tengo en claro que en Uruguay los comunicadores, tienen una carrera difícil para poder vivir de lo que ejercen. El camino es muy difícil, pero me encantaría, igualmente cuando hice el curso me bajaron a tierra y me dijeron que hay que tener otra carrera para que me dé la tranquilidad económica, y el periodismo encararlo como algo secundario, para no depender económicamente de eso. Y es verdad, porque son contados con los dedos de la mano los que tienen el privilegio de vivir de eso. En algún momento si me preocupó el tema de los sponsors, de conseguir un contrato o que un medio me pague por estar, pero ahora simplemente tengo mi trabajo de 8 horas, y los fines de semana realizo el periodismo. Intento estar en casa durante la semana, porque tengo un hijo, pero los fines de semana trato de poder desarrollarme como periodista deportiva. Mi meta ahora es seguir teniendo camino en el relato y seguir aprendiendo”.

– ¿Cómo surgió la idea de que el clásico sea comentado y relatado por mujeres?

“En el transcurso de ser periodista conocí varias periodistas mujeres, ya que cuando vas conociendo las canchas te das cuentas de que somos muchas más de lo que imaginamos. Está buenísimo y hacen un muy buen trabajo, laburan en silencio. Así conocí a Valentina Rossi y a Érica Correa, quienes se incorporaron a un programa on line donde trabajo. Ahí les dije para hacer algo nosotras, Vale tuvo la idea de abrir un Instagram para poner información y notas, también para que se muestre nuestro trabajo. Cuando se definió que el clásico iba a ser en el Parque Central decidimos que teníamos que hacer una transmisión las 3 juntas, aparte de que iba a ser un clásico histórico y queríamos ser parte. Era nuestra primera transmisión en esos roles y salió muy bien, aunque sacamos muchas cosas para mejorar. Queremos demostrar de que tenemos conocimiento de todos los equipos, demostrar que no solo fuimos al clásico por ser equipos grandes”. 

¿Tenés algún referente en el mundo del relato?

“Es complicado porque la mayoría son hombres. Me gusta mucho una relatora brasilera, pero el tema es el idioma, igual le podés sacar un montón de piques hasta cierto punto, donde te lo permite el idioma. También tengo como referente a Iván Vuela, tiene mucho camino y fue mi compañero. Me gusta el estilo de MatínRodríguez, de Solé y Alberto Sonsol, otro grande que tuvo su estilo. En lo personal, me gusta también Alberto Kesman, muchos crecimos escuchándolo, aunque adaptar su estilo a una mujer es muy difícil. Yo no quiero dejar de ser mujer por estar relatando, yo quiero ser relatora. No tengo un estilo para alinearme, voy haciendo mi camino que me da libertad y responsabilidad, porque tiene que ser algo atractivo para el oyente, por eso trato de que sea lo más espontaneo y real posible”. 

– ¿Cómo te has sentido en éste ámbito catalogado como masculino?

“Me he sentido bien, a veces insegura, pero respaldando las decisiones que tomo de incorporar algo nuevo en el relato, porque después las escucho y me gusta. En el momento te acaloras y te expresas, sin faltar el respeto, sino que simplemente usas términos que quizá son másdel relato masculino, pero después que lo escucho me gusta. Si sufrí la crítica, pero la considero infundada, ya que me dijeron “pobre mina, es horrible”, y ahí cometíel error de engancharme y responder. Le dije que no diga eso, que me diga algo puntual para mejorar, ya que, si me va a criticar tan duramente dame un motivo. La respuesta de la persona fue que si estoy en esto me la tengo que bancar, y la verdad que no es así, porque me banco la crítica constructiva, pero no la falta de respeto. las redes sociales llevan la falta de respeto con impunidad, entendiendo que cualquier profesión puede ser criticada por el simple hecho de tener una red social, y no es así, no lo acepto. Con el correr de los partidos me siento igualmente más tranquila, haciéndole frente a cualquier situación y poniendo mi mejor voz”. 

– ¿Qué le dirías a esas chicas que no se animan a hacer lo que les gusta realmente?

“Cuando uno hace estas cosas trata de promover que no hay profesiones de hombres o de mujeres. Me pasó que a mi sobrina le tocó tener un maestro en la escuela, y me chocó el primer día, pero después dije “no, porque, si yo estoy haciendo algo que mucha gente puede decir que es de hombre”. Uno está acostumbrado a la figura de la maestra, pero está buenísimo que tengan un maestro, o que prendan la radio y que haya una mujer relatando, porque es de eso que tenemos que descontractrurarnos. Les diría que se animen, porque hagan lo que hagan las van a criticar, lo hagan o no siempre van a emitir juicios. Hay que animarse, buscarse un estilo, grabarse, escucharse pero que lo hagan. Parece demasiado al principio, pero después te vas graduando. La idea es ser cada vez más mujeres, que sea algo de que vayan a las canchas y nos vean siendo parte. No tiene que haber dudas de que la mujer tiene que ser parte del periodismo deportivo. también somos parte de la hinchada, del grito de gol, de todo y hay que ir al frente”. 

– ¿Cuáles son tus sueños?

“Quiero hacer bien mi trabajo y que las cosas lleguen cuando tenga que ser. En un tiempo pretendía demasiado para lo que yo le daba a la profesión, o me comparaba y cuando pasa eso sufrís, porque cada uno tiene su camino. En un tiempo pensé en dejar todo por preocuparme por donde iba a llegar, pero hablé mucho con mi compañero y con mi mejor amiga. Ella me dijo que tenía que hacer lo que me haga feliz, y es así, creo que estoy enfocada en mejorar mi relato y sentirme más cómoda con mis compañeras. Así que mi meta es mejorar, pidiéndole a mis colegas que me escuchen y me digan en que puedo avanzar”. 

– ¿A quién te gustaría agradecer?

“Primero que nada este espacio, por las buenas preguntas y por el trabajo que hacen. En lo personal, a los colegas que me han dado para adelante que son Alberto Avellaeda y Martin Cardoner. También al Tano Doninelli, que me apoyó cuando pensaba dejar todo. A mi pareja y a mi hijo, a los que me vieron arrancar como mi madre, mi hermano y mi abuelo Osvaldo. A mi madrina Adriana y a su hija, que son personas inspiradoras para mí. También a Giovana, Majo y Cami, ellas saben que me sostuvieron cuando quise caer, y a mis compañeros y compañeras de los medios en los que estoy”. 

Culminando así ésta entrevista, creo que no tengo nada más que agregar, simplemente agradecer a personas como Fiorella, que intentan de hacer del mundo y de la sociedad en que vivimos, un lugar para todos. Seguramente haya muchas mujeres que les da “cosita” ponerse los zapatos y salir a hacer lo que les gusta, pero luego de que lean esta nota tengo plena conciencia de que habrán muchas “Fiorellas” que van a salir a pelear por lo que aman, comprendiendo que hay lugar para todos…y TODAS ¡Hasta el próximo grito de gol Fío!

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas

Escucha "VOCES" con Oscar González Oro en EL ESTE