Diario El Este

Grande Santo Padre! - Diario El Este

Grande Santo Padre!


Eso es lo que millones de personas querían escuchar de usted, cuando dijo, y es textual, “A veces, al hablar de propiedad privada  olvidamos que es un derecho secundario, que depende de este derecho primario, que es el destino universal de los bienes “
Bien Santo Padre, me hizo recordar  usted a ese magnífico libro de Morris West , “Las sandalias del Pescador “ cuando el Papa, que estaba encarnado por el actor  Anthony Quinn, dona todos los tesoros del Vaticano para asistir a los necesitados.
No quiero pensar que usted no va a hacer lo mismo, y que estas declaraciones que hizo ante la Organización Internacional de Trabajo -OIT- reunida en Ginebra,  durante casi media hora fueron sólo una declamación. Por que usted Santo Padre se ha mostrado siempre solidario con los desposeídos, con los africanos que tuvieron que emigrar, con los marginados, y a través de sus palabras que estaban escritas y leyó con actitud académica, advertí que los tesoros de propiedad de su iglesia también eran “un derecho secundario, que depende de este derecho primario que es el destino universal de los bienes “.
Grande Santo Padre, volver a la humilde iglesia de Cristo!!!
O ¿acaso Francisco, con esa sutileza que caracteriza a los jesuitas, se estaba refiriendo a las 30 propiedades y cinco hoteles, más las declaradas cuentas millonarias en dólares de la vicepresidenta argentina que donó a sus dos hijos?
Cada día usted  me gusta más Santo Padre. Qué fina referencia a las innumerables habitaciones desocupadas de esos hoteles de lujo para ponerlas a disposición de los indigentes que duermen en los zaguanes de tantas ciudades argentinas o para ofrecerlas para albergar a los contagiados con el terrible virus del Covid 19 en lugar de expropiar clínicas privadas o también para que allí habiten las familias patagónicas a las que los usurpadores y falsos mapuches les quemaron sus viviendas y deambulan con sus hijos pidiendo al menos  dónde dormir.
Qué sutil Santo Padre, qué cierre de su mensaje cuando pide garantizar los ahorros para asegurar el futuro de las familias, cuando el Presidente argentino Fernández alienta la incautación de los terrenos  que los padres pensaban dejar como herencia a sus hijos .
Qué fino tiro por elevación , toda una parábola como se diría en lenguaje eclesiástico .