Diario El Este

IDM no permite construcciones ilegales y avanza en políticas de asentamientos

En las últimas horas, se dispuso la demolición de ocho viviendas precarias que se habían afincado en un espacio público, a la altura de la Batlle y Ordóñez y Vialidad en la capital del departamento.

El director de Vivienda, Desarrollo Barrial y Salud, Alejandro Lussich, explicó que la acción se llevó a cabo “siguiendo todos los pasos legales necesarios dentro de las facultades que le competen a la Intendencia de Maldonado por la Ley de Ordenamiento Territorial”.

Agregó que en el año 2014 se abrió un expediente y, luego de intensas tratativas y distintas instancias, se procedió a la demolición de estas viviendas que estaban ocupando al vía pública, obstaculizando el tránsito y la normal circulación, además de generar diversos inconvenientes a los vecinos de la zona”.

En ese sentido, desde la Dirección de Agrimensura y Catastro de la IDM se detectó una invasión de propiedad pública con construcciones varias, informando a la Dirección General de Asesoría Jurídica la situación, quien señaló que a la Administración le compete organizar y cuidar de la vialidad pública, ejerciendo para ello los poderes propios de la policía de la edificación y en el territorio.

En tanto, desde el Área de Vivienda se señaló a los ocupantes que no les asistía derecho alguno a permanecer en el espacio público. Desde la IDM se reitera que “no se permitirán ocupaciones y, mucho menos, de quienes por esta vía pretendan alcanzar una solución habitacional en el corto o mediano plazo”.

La Administración del intendente, Enrique Antía, lleva adelante desde hace varios años una fuerte política de mejora de la calidad de vida de la población que vive en asentamientos, realojando familias y recuperando para ellas la dignidad de una vida mejor”.

En esa línea, Lussich expresó “hay un estricto control de la ocupación de todos los espacios públicos como parte de la prevención y las políticas de realojo que se llevan adelante”.

Política de solución de asentamientos

En el primer gobierno de Antía en Maldonado, de 2000 al 2005, se encontró una solución para un viejo asentamiento y se realojó así a unas 250 familias. Es el caso del que estaba instalado en la ex Granja Cuñetti. Además, se realojaron en ese período 1000 familias que ocupaban entonces Maldonado Nuevo.

A partir de 2015, durante el segundo período de Antía, se avanzó fuertemente para retomar la senda de la regularización y mejora la calidad de vida de la población.

En ese sentido, fueron reubicadas 205 familias del asentamiento El Placer, con la consiguiente transformación de esa zona en un espacio público para todos y un lugar para los jóvenes que el verano pasado disfrutaron de espectáculos gratuitos organizados por la Intendencia en ese lugar. También fueron realojadas 58 familias de “San Antonio II”, 40 de “Estela Maris” en Piriápolis y 21 de “Vialidad” en San Carlos.

En el actual período de gobierno se encausó la relocalización de 500 familias pertenecientes al asentamiento “Kennedy”, emblemático barrio nacido en la década de 1960.

Asimismo, se definió la segunda etapa de la regularización del “San Antonio IV” que contaba de 465 familias.

Lo mismo aconteció con la regularización del asentamiento “Halty” de San Carlos, poseedor de 40 familias, y lo propio sucedió con la relocalización de 17 familias que ocupaban predios en el balneario Santa Mónica.

Hace pocos días, se firmó con el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial la regularización de “Los Eucaliptus” y “Nueva Esperanza”, ofreciendo una solución para casi 900 familias, y siendo el primer departamento del Uruguay con el que esa cartera quiso comenzar la experiencia de un nuevo plan, tal y como dijo la titular del MVOT, Irene Moreira.