Diario El Este

Imputaron a un feminicida por el asesinato de una mujer que estuvo desaparecida un mes

Ambos mantenían un vínculo amoroso; el cuerpo de la víctima fue encontrado en un vertedero de escombros ubicado en el departamento de Paysandú

Según la Dirección Nacional de Políticas de Género del Ministerio del Interior, durante el primer semestre de 2022 hubo 13 feminicidios en Uruguay. Sin embargo, esos datos difieren con los de la Intersocial Feminista, que contabiliza 17 feminicidios y 9 intentos.

La Policía de Paysandú (Uruguay) encontró el pasado 17 de setiembre el cuerpo sin vida de una mujer en las inmediaciones de un exbasurero utilizado por vecinos para dejar escombros. Poco después, se pudo confirmar que esos restos humanos pertenecían a Rosina Tonarelli, una mujer de 33 años que estaba desaparecida desde el 13 de agosto. Finalmente, un hombre que mantenía una relación sentimental con la víctima fue imputado tras ser considerado como el presunto feminicida.

El caso

Rosina Tonarelli vivía en Guichón —a 90 kilómetros de la capital del departamento de Paysandú—, se dedicaba a vender ropa y tenía un hijo de 15 años. En la noche del 13 de agosto salió con amigos y un hombre con quien tenía un vínculo amoroso. Al parecer, tuvieron una discusión fuerte —captada por las cámaras de un comercio— y desde ese momento nadie supo más de ella.

La denuncia sobre su desaparición fue hecha ante la Policía y todo el pueblo se embarcó en la búsqueda: 25 policías, vecinos, familiares y la amplificación de las redes sociales. También se hizo uso de las cámaras de seguridad tanto del Ministerio del Interior como de privados, de peritajes en teléfonos, GPS de autos, drones, y perros, según informó El País.

En uno de los videos se puede ver la pelea entre Tonarelli y el hombre con quien tenía una relación sentimental, evidencia que llevó a la detención de esa persona el domingo pasado. Horas después, el cuerpo de la mujer desaparecida fue encontrado en un terreno utilizado por los vecinos para dejar escombros, luego de que su sobrina —incluida en la búsqueda— viera una mano asomarse entre los restos de materiales, dijo el jefe de Policía de Paysandú, Eduar Álvez. A pesar de que la autopsia confirmó su identidad, la familia ya tenía la certeza de que se trataba de Rosina por algunas características y objetos que llevaba encima.

En un principio se tuvo como sospechoso a un hombre visto bajando de una camioneta en la que podía haber estado la víctima, pero la hipótesis no tuvo sustento. Este martes, el hombre con quien Tonarelli tenía una relación amorosa fue imputado por un delito de homicidio, muy especialmente agravado por feminicidio; por violencia doméstica y por tenencia no autorizada de arma de fuego.
Finalmente, se le impuso prisión preventiva por 120 días. Según informó Jefatura de Paysandú, el hombre tiene un antecedente por delitos de lesiones graves.Según la Dirección Nacional de Políticas de Género (DNPG) del Ministerio del Interior, durante el primer semestre de 2022 hubo 13 feminicidios. Sin embargo, esos datos difieren con los de la Intersocial Feminista, que contabiliza 17 feminicidios y 9 intentos.

Las declaraciones del imputado
El imputado relató con detalle los últimos momentos con vida de Rosina Tonarelli, mujer con la que tenía “un vínculo de carácter amoroso no formal”, informó Jefatura y publicó Montevideo Portal.

Según declaró el hombre, había visto a Tonarelli “en un hospedaje junto a dos masculinos”, tuvieron una charla y se retiró. En la madrugada del domingo se hizo presente en la casa de ella, golpeó la puerta, la ventana y le pidió que abriera. Tras recibir insultos por parte de la mujer, decidió “forzar la puerta, romper la cerradura e ingresar a la casa”, señaló el imputado.

Una vez adentro, dijo haber sido “agredido por la víctima con quien forcejó, inmovilizándola, sujetándola por las manos y presionando su cuello, hasta que dejó de moverse y, en consecuencia, de respirar”.

Tras el feminicidio se retiró del lugar, dejó la camioneta en su casa, volvió a lo de Tonarelli caminando, la cargó en la caja de la camioneta de ella y la escondió entre los escombros del vertedero de escombros.