Diario El Este

Inicio Deportes Iván Gadea pasa de un grande a otro dejando a Huracán para defender al Club Social y Deportivo Rincón

Iván Gadea pasa de un grande a otro dejando a Huracán para defender al Club Social y Deportivo Rincón

por Belen Silveira

La ecuación es simple: cuando sos buena gente y encima tenés talento, te quieren de todos lados. Es una combinación que no falla, por eso muchas veces en mis notas, me encargo mas de resaltar la parte humana de los pibes que tienen el valor de ponerse la camiseta del fútbol del interior y salir a defenderla con el corazón. 

Otra cosa importante dentro de éste deporte, es irse por la puerta grande, porque que te digan que te van a extrañar y que el club “siempre será tu casa”, debe ser el mimo más grande que puede escuchar un jugador. Por esto y por mucho más, quien deja Huracán no deja simplemente una institución, sino que una familia, en la cual existen problemas y desacuerdos, pero siempre predomina el amor.

Foto:Diego Álvarez (@Datt.ph)

Es el caso de Iván Gadea, que deja un grande para ir a otro grande, ya que será parte del Club Social y Deportivo Rincón. La buena noticia es que quizá no sea tan drástico el cambio, porque el club de Rincón ha venido creciendo a pasos agigantados en valores, respeto y sentido de familia, cosas fundamentales que necesita un jugador a la hora de acoplarse a un club nuevo. 

Y en este pase, me queda una enseñanza tremenda, y es que si querés algo realmente, deséalo con toda tu mente, todo tu corazón y toda tu alma y lo vas a tener. Sino pregúntele a uno de los referentes del Club Rincón, Víctor López, quien hace ya varios meses en una nota me decía que soñaba con traer a un jugador, el cual en ese momento no me podía decir el nombre. Ahora quedo develada la incógnita, ya que Iván Gadea dejó de ser un anhelo y es una realidad. Repito, cuando se hacen las cosas prolijas dentro de una Institución o de un grupo, sea cual sea, los frutos llegan sin insistencia y casi que solos, basta plantar con paciencia y cosechar con amor. Y no es cursilería mi amigo, ya que soy una convencida de que, si no empezamos a usar más la palabrita “amor fraterno”, estamos en el horno. 

Conozcamos un poco más de nuestro protagonista de hoy, Iván Gadea, que nos cuenta cómo fueron sus comienzos: “No sé cuál fue el detonante para comenzar a jugar, pero si te puedo decir que desde que tengo uso de razón me encanta el fútbol. Comencé en el Paloti de Vergara, en el Baby fútbol y después me fui al Baby de Treinta y Tres a jugar en Deportivo Español y en la Selección de Treinta y Tres”.

Foto: Diego Álvarez (@Datt.ph)

Como de experiencias está hecha la mayor parte de nuestras vidas, Iván nos cuenta la suya en Huracán, un club que aparte de llevar copas a la vitrina, forma y acompaña: “Tuve el placer de jugar en Huracán, y digo placer porque desde el primer momento te hacen sentir como uno más. La banda, como le decimos nosotros, siempre me recibió muy bien. Esa exigencia de ganar por ser un equipo grande, es una exigencia linda para quien le gusta el fútbol y para la persona que le guste ganar, le diría que tiene que jugar en Huracán, porque es el club donde se plantean eso”. 

También los balances nos sirven para afianzarnos en lo que hicimos bien y corregir aquello que no salió como esperábamos, por eso hacemos junto a nuestro entrevistado, un resumen de lo que le dejó el año: “Fue un año complicadísimo pero mi balance en lo personal es bueno. Ahora terminando el año se acomodó todo un poco más, en el tema laburo por ejemplo, que era lo que me tenía más preocupado. Después en lo futbolístico, mas allá de algún tropiezo con Huracán, fue todo muy bueno. De todos los partidos que jugamos perdimos solo dos, así que es un resumen muy positivo”. 

Ahora a pensar en lo que viene, y como decíamos anteriormente, es algo muy bueno salir de una familia para insertarse en otra, donde lo esperan con los brazos abiertos y sin dudas, no hay como volver a las raíces: “Después de haber coronado con “el globito”, me toca venir a Rincón por Víctor y por José, que son dos personas que me rodearon siempre y yo aprecio un montón. Decidí venir a dar una mano acá ya que se terminó el fútbol en Treinta y Tres. Espero que nos vaya bien, que todo el grupo de Rincón pueda coronar bien el año porque vienen haciendo las cosas bien. José y Víctor son personas que trabajan mucho por el fútbol así que espero que nos vaya de la mejor manera”. 

No faltó el agradecimiento y el mensaje para toda la gente de “el globo”, que supo formar y pulir a éste gran jugador: “A la barra de “el globo”, como compañeros, cuerpo técnico y dirigentes les quierodecir que sigan de la misma forma. Que sigan siendo ese equipo ambicioso, ganador y familiero. Para mi Huracán es familia, son todos muy unidos, tanto la hinchada como jugadores y dirigentes, sigan así”. 

Y para no perder la costumbre, Iván también jugo al “completá la frase” con nosotros: 

Huracán es…

“Huracán es familia, lo pude notar desde el momento que volví y me encontré con esa banda unida, todos tirando para el mismo lado y pendientes uno del otro, no solo los días de partido sino durante el día a día de cada uno”.

Publicaciones relacionadas