Diario El Este

Inicio Mundo La princesa Mako de Japón dejó la realeza para casarse con un compañero de universidad

La princesa Mako de Japón dejó la realeza para casarse con un compañero de universidad

por Camila Pérez

La princesa Mako de Japón ha dejado de formar parte de la familia imperial del país de forma oficial tras contraer matrimonio este martes con Kei Komuro, un compañero de la universidad que no pertenece a la alta sociedad, cuatro años después del anuncio de una boda.

La pareja volvió a verse el lunes pasado por primera vez en más de tres años, cuando Komuro visitó a los padres de Mako, el príncipe heredero Fumihito y su esposa Kiko, antes de la boda, para presentar sus respetos y dar explicaciones sobre la disputa.

El joven abogado volvió a Japón el mes pasado desde Estados Unidos, adonde se trasladó en agosto de 2018 para cursar un posgrado de Derecho en la Universidad de Fordham de Nueva York y presentarse al examen para ejercer la abogacía en el país norteamericano.

La marcha de Komuro se produjo medio año después de posponerse su enlace con la princesa, que se justificó por falta de tiempo para los preparativos, y que coincidió en el tiempo con la revelación de una disputa financiera de su madre, Kayo, con su ex prometido.

La boda, que inicialmente se había fijado para el 4 de noviembre de 2018, volvió a posponerse en el contexto de la pandemia. Con la escaramuza monetaria aún en el aire y oposición en ciertos sectores sociales, la pareja optó por celebrar un enlace civil y dejar de lado los característicos ritos vinculados a las bodas de este postín para reducir al mínimo su exposición pública.

La boda más relevante en la familia imperial en más de una década terminó convirtiéndose en una experiencia difícil para Mako, que sufre un síndrome de estrés postraumático debido al intenso escrutinio mediático y a las críticas de las que han sido objeto ella y su prometido, según reveló este mes la Agencia Imperial.

Publicaciones relacionadas