Diario El Este

Inicio Los datos que le sobran a Juan Los datos que le sobran a Juan

Los datos que le sobran a Juan

por Daniel Altez

Por Juan Ignacio Cardoso Priliac
Hoy voy a hablar de mi personaje favorito de la historia.
Alejandro Magno fue uno de los personajes más ricos de la historia, pero no me estoy refiriendo al dinero, si bien Alejandro obviamente obtuvo sus ganancias gracias a ser emperador, me refiero a la cantidad de historias y el misticismo rodeado a su persona.
En el exilio ordenado por Filipo Alejandro fue acompañado por Hefestion su amigo más cercano desde la infancia, aquel que lo acompaño en las clases de Aristóteles, y el mismo que más adelante lo apoyaría para mantener el orden en su imperio.
Alejandro es en mi opinión el personaje más interesante de toda la historia, es aquel que disfrutaba el arte y la filosofía, a tal punto que una vez dijo que, si no fuera Alejandro Magno el seria Diógenes, un filósofo corintio, protagonista de una de las historias más cómicas de Alejandro, en la cual Magno le pregunta a Diógenes si lo podía ayudar de alguna forma y este respondió “sí, apártate de ahí, que me tapas el sol”. Pero no fue solo un emperador centrado en sus intereses, sino que además fue aquel que levanto a Grecia de las cenizas y le llevo la venganza a su acérrimo rival, Persia, la cual derroto de manera espectacular.
Pero la columna de hoy la había pensado en una forma de homenaje a esta gran figura, a pesar de eso quiero centrarme en su relación con Hefestion, su mejor amigo según muchísimos historiadores, o su “Consigliere”, disculpen la referencia al Padrino, pero es una forma gráfica de verlo. En mi particular forma de ver la cercana relación de estos dos genios de la historia, ellos no eran más que una pareja a la cual la historia decidió cambiarla un poco, podemos ver el amor carnal entre Hefestion y Alejandro en la forma que tuvo este último para despedir a su “amigo”.
Alejandro paso 3 días encerrado en su cuarto, sin comer y en un desgarro atroz según Plutarco, además ordeno encender una pira funeraria en babilonia, a esta se la conoce como la pira más grande de la historia. La relación de Alejandro y Hefestion vivió a la sombra de Aquiles y Patroclo, otra pareja de “amigos” demostración de la amistad entre amigos, pero no se confundan si bien el estatus de la relación no está definido ambas parejas son de las historias más interesantes de la antigua Grecia. Así que en esta columna los invito continuar investigando esta hermosa historia de amor por parte de las dos parejas y saquen sus propias conclusiones.

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas