Diario El Este

Inicio Noticias María Laura, una afrodescendiente que dijo no a la cuota racial

María Laura, una afrodescendiente que dijo no a la cuota racial

por Karina Caputi

Madre de 3 hijas y sin empleo desde hace varios meses, se presentó al sorteo y obtuvo un lugar sin recurrir al colectivo

Este lunes 31 de mayo se pone el marcha este programa de oportunidades laborales, luego del sorteo tras el cual, más de cinco mil habitantes del Departamento de Treinta y Tres tendrán la posibilidad de contar con un ingreso real, con los aportes jubilatorios correspondientes, y que les permitirá acceder a esa fuente de ingreso por varios meses, mientras se espera la reactivación de la actividad económica en el país.

El programa de Oportunidades Laborales, también conocido como Jornales Solidarios, es un programa aprobado por el Parlamento que brindará 15.000 puestos de trabajo temporales gestionados por las intendencias, para personas de entre 18 y 65 años que no reciben ingreso, subsidio por desempleo, enfermedad o jubilación u otro tipo de retribución personal.

Para acceder al mismo, se inscribieron unas 227.000 personas, después del proceso de verificación realizado por el Banco de Previsión Social (BPS).

En esa constatación de datos, se verificó que un 9% de los inscriptos era incompatible con los requisitos establecidos por la ley. En el transcurso de la pasada semana, todos los Gobiernos Departamentales realizaron sus respectivos sorteos públicos, basado en un sistema informático que eligió en forma aleatoria a los beneficiarios, de acuerdo a las localidades para la cual se habían anotado.

Por parte de autoridades del Ministerio de Trabajo, se indicó que la cifra de interesados con la cual se contó no es necesariamente ilustrativa de la cantidad de desocupados que actualmente cuenta nuestro país. Esto se basa en que las personas que figuran sin empleo en las escuestas de hogares, oscilan entre las 160 mil y 200 mil, a las que se debe agregar los trabajadores informales.

En este caso, para esta opción de Jornales Solidarios, los trabajadores informales son elegibles porque no figuran en los registros del BPS, cifra que llega a unas 300.000 personas más; por lo tanto, el número al que pudo haberse llegado estaba estimado en  casi  500.000 personas.

Al comparar con la situación anterior a la emergencia sanitaria, el número de desocupados es similar, alrededor de 180.000 personas, con un número mayor de trabajadores informales y menor población económicamente activa. Este último punto también es uno de los impactos de la pandemia, sostienen desde el ejecutivo nacional.

Uno de los temas que se tuvo en cuenta al momento de la inscripción, era consultar al potencial beneficiario si integraba algún colectivo de los reconocidos como minorías. En este caso, aparecía la opción para aquellos con ascendencia afro.

Sin embargo, no todos manifestaron conformidad con las cláusulas, incluso quienes podrían haberse amparado en las mismas, como en el caso de María Laura.

Esta madre, afrodescendiente, optó por inscribirse para el sorteo, obviando este punto.

Diario El Este consultó a la recientemente sorteada quien no ocultó su alegría de haber tenido la suerte que su número saliera entre los 437 puestos laborales.

“Hace meses me quedé sin trabajo; yo hacía servicios de lunch para cumpleaños; nada muy grande, pero sí tenía pedidos para cumpleaños de 15, fiestas de casamiento, y cosas así, hasta que todo empezó a suspenderse por la pandemia y se complicó la entrada de plata en la casa”, dice María Laura.

Con tres hijas de 12, 10 y 9 años, debió repartirse este largo tiempo, en apoyar a las niñas en sus tareas escolares desde el hogar y buscar el modo de sostenerse financieramente con algunos gastos fijos que eran los más difíciles de afrontar.

“El alquiler, luz y agua es lo más bravo, porque no podés buscarle la vuelta. En la comida es distinto, porque uno se arregla con lo que tiene, y la remás (se ríe) igual cenamos café con tortas fritas, pero esa otra plata tiene que estar sí o sí; entonces me puse a cocinar viandas y salí a ofrecer en la vuelta, con la gente conocida y algunos desconocidos también”, afirma.

La futura incorporada a los jornales solidarios, señala que hubo noches en las que no lograba conciliar el sueño pensando en las facturas que se acumulaban sin haber podido reunir el dinero para afrontarlas, aunque siempre tuvo un apoyo importante por parte de amigos y vecinos que la fueron apuntalando en los meses más duros.

“Con algunos vecinos hicimos tratos tipo canje; yo les cocinaba y ellos se hacían cargo de pagar la luz, otros directamente me dejaban algún surtido y así nos fuimos arreglando. Por supuesto que en los ratos que me queden libres voy a seguir cocinando para afuera, porque esto (los jornales solidarios) se termina en unos meses y como viene la cosa, no creo que se vuelva rápido a las fiestas así que habrá que seguir pensando como sostener la casa”, dice con cierta preocupación.

María Laura asegura que apenas se fueron suspendiendo sus pedidos, algunos ya encargados para cumpleaños previstos, salió a ofrecer su oficio de cocinera y repostera en empresas del rubro gastronómico, pero en ninguno tuvo una respuesta afirmativa.

“Me decían que estaba complicado, pero que dejara igual el número de teléfono ante cualquier baja en el personal, lo que no ocurrió; y se entiende, son momentos durísimos los que estamos viviendo todos, y la gente precisa el trabajo” sostiene.

Consultada sobre su decisión de no utilizar el apartado para colectivos afrodescendientes, María Laura indicó “Mirá, la verdad que si fuera un trabajo distinto, donde decís que, bueno, que te pueden discriminar por el color de piel, capaz que lo hacía, pero esto era un sorteo, así que íbamos a estar todos en las mismas condiciones. Tuve suerte de salir sorteada, capaz si hubiese quedado afuera me arrepentía de no haberme anotado entre esa franja” (vuelve a reír con picardía).

Pese a las dificultades que le han tocado atravesar por más de un año, María Laura mantiene un espíritu muy alegre y esperanzador. “Tenemos salud, que es lo más importante. No me importa siquiera el trabajo que me mandarán hacer, porque mientras sea trabajo, todo es bienvenido, Ni siquiera consulté y cuando me digan tenés que agarrar una escoba y salir a barrer calles, o tenés que lavar baños o carpir veredas, lo voy a hacer con gusto. Lo único que espero es poder tener un poco de tranquilidad para los gastos fijos del mes y después uno se va arreglando” concluye.

Este lunes se comienza a poner en marcha el programa y desde la Intendencia Departamental se convocó a los sorteados desde el número 1 al 150 (por orden) a presentarse a la hora 12.00,  con cédula de identidad y fotocopia de la misma, en las instalaciones del Gimnasio Municipal.

Lo mismo sucederá con los beneficiarios que trabajarán en Villa Sara, al tiempo que quienes salieron sorteados en Charqueada tendrán que acudir este lunes también, pero a la hora 13.00 al municipio de la localidad.

En Vergara, la reunión convocatoria está citada para las 15.30, con idéntica documentación.

El martes 1 de junio, entre tanto, Isla Patrulla recibirá a sus trabajadores seleccionados a la hora 9.00; Santa Clara a las 11.00, Cerro Chato a las 13.00, Valentines a las 15.00,  y el miércoles 2 de junio en el Municipio de Rincón deberán presentarse los sorteados para esa localidad.

Cabe señalar, que los sorteados para las demás localidades ingresarán en las segunda quincena del mes de junio.

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas