Diario El Este

Marruecos: un niño de cinco años cayó a un pozo de 32 metros y está atrapado hace tres días – Diario El Este

Marruecos: un niño de cinco años cayó a un pozo de 32 metros y está atrapado hace tres días

Rayan se encuentra atrapado desde el martes y los socorristas afirman que están “mucho más cerca” de él.

Los efectivos de rescate marroquíes continúan este viernes por tercer día consecutivo los trabajos a contrarreloj para sacar a Rayan, el niño de cinco años que cayó al interior de un pozo en el norte del país, y esta mañana están “mucho más cerca” de él, según dijeron a la agencia de noticias EFE.

Fuentes de las autoridades locales informaron a EFE de que los efectivos y socorristas marroquíes están “extremadamente movilizados en estos momentos porque están mucho más cerca del pequeño”.

Rayan cayó el pasado martes al interior de un pozo de 32 metros de profundidad y 45 centímetros de ancho cercano a su vivienda en el poblado de Ighran, situado a unos 70 kilómetros de la ciudad norteña de Chauen.

Las fuentes insistieron en la complejidad de las labores de rescate, que avanzan con cautela por el “elevado riesgo de deslizamiento de tierra” en el lugar.

Las maquinarias movilizadas excavaron paralelamente al agujero donde cayó el pequeño y lograron perforar más de 28 metros de forma vertical, explicaron las mismas fuentes.

Agregaron que ahora hay preparativos para realizar la perforación de un túnel horizontal para llegar al pequeño.

Las autoridades marroquíes movilizaron un helicóptero medicalizado en la zona, mientras un médico y anestesista se encuentran preparados para intervenir en el lugar.

De momento no hay informaciones confirmadas sobre el estado de salud de Rayan, pero varios medios locales presentes en el lugar señalaron anoche que el niño sigue vivo, y las imágenes transmitidas en directo mostraban a los efectivos marroquíes que suministraban oxígeno y agua con azúcar a Rayan.

Los trabajos de rescate fueron interrumpidos en algunos momentos ante un deslizamiento de tierra o para dejar paso a los topógrafos y expertos presentes en el lugar, de cara a hacer los estudios necesarios antes de retomar las obras.