Diario El Este

Inicio Pimienta y Ajo Mirtha y los entretelones de un regreso fugaz

Mirtha y los entretelones de un regreso fugaz

por Diario El Este

POR LUIS VENTURA

Con los dientes apretados y alzando la bandera de sus mesas y comidas televisadas, un buen sábado marcó el retorno de Mirtha Legrand a la televisión. Pero lo hizo de manera fugaz, esporádica y ya la estamos extrañando porque, otra vez, será quien ocupe la cabecera de sus programas. Y ya se sabe, ni siquiera hace falta decirlo, no es lo mismo.

Mirtha es Mirtha, y Juanita es Juanita… Viale, pero también es un poco de Marcela Tinayre, además su hermano Nacho Viale, y por supuesto, su afamada  abuela diva Mirtha Legrand.

Si no lo sabías, la producción del ciclo y todas las promociones de toda una emisora se esmeran en decirlo y amplifican, hasta el cansancio, para que la gente incorpore el concepto que el programa de Mirtha en realidad es el que hace Juanita, y queda claro que en la realidad no es así.

Esa reaparición de La Reina Madre no fue casualidad, porque Mirtha no se bancaba que ante el viaje despreocupada y las cuarentenas y aislamientos correspondientes de Juanita por su repentino viaje a París, el Canal por el que la diva sale al aire desde hace varios años, se quedara sin su contenido, reemplazándolo por la emisión de películas estampillas y remendonas. Como si fuera una curita tapando un tajo, una herida o un hueco que estando el nombre Legrand en el medio se convertiría en un escándalo.

Ahí fue cuando desoyendo a la hija, a los nietos y a las opiniones más cercanas, apretó los dientes, sacó coraje de sus entrañas y tomando la bandera de su programa, Mirtha salió a la cancha. Como ella solo sabe hacerlo y contra viento y marea, Mirtha volvió a ser ella aún con sus casi 95 años de edad, cargó todos los riesgos sobre sus hombros.

Esa mesa volvió a ser mezasa sólo por su luz, muy lejos de las mesitas a la que nos tenían acostumbrados cuando “Chiquita” se quedó en casa durante dos años.

Canal 13 insiste en que la quieren a ella en pantalla, a Mirtha, pero dejan librado a su decisión su asistencia o no. Nacho insiste en que su abuela no está para arriesgar ante tantos riesgos pandémicos, e insiste en promover a su hermana Juanita.

Pero los programas sin la estrella no son los mismos, los invitados tampoco, los auspiciantes prefieren a Mirtha y si ella no está tampoco apoyan tanto, y en épocas políticas, los temas no tienen la profundidad ni el filo que la aporta Legrand.

Lo real es que Mirtha después de volver desaparece nuevamente de la televisión. Ya se anuncia a Juanita con promociones que asociación a Viale con su abuela pero la gente sabe bien que la dos no son las mismas y la ausencia de “Chiquita” no cayó muy bien de puertas para adentro dejando en claro que esa aparición fugaz de Mirtha sirvió para marcar diferencias y distancias. Las cosas son como son.

Publicaciones relacionadas