Diario El Este

NASA: un grupo de estudiantes argentinos diseñaron un satélite y quedaron entre los 10 mejores

Un grupo de jóvenes argentinos logró posicionarse entre los 10 mejores equipos del mundo en una competencia internacional, auspiciada por la NASA, en la que tuvieron que diseñar, construir y lanzar su propio satélite. Los estudiantes de carreras de ingeniería, del Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA), obtuvieron el noveno lugar entre cuarenta representantes de instituciones educativas de todo el planeta en el certamen “CanSat Competition” de la NASA y la empresa Lockheed Martin.

La división argentina fue integrada por María Candelaria Ruiz Casas (Ing. Electrónica), Franco Nicolás Estevez (Ing. Informática), Jorge Pedro Torres (Ing. Mecánica), Juan Bautista Valero (Ing. Mecánica), Malena Vásquez Currie (Ing. Informática), Manuel Luque Meijide (Ing. Informática), Matías Calamaro (Ing. Mecánica), Tamara Raquel Canillas (Ing. Química), Tomás Donadu (Bioingeniería) y Tomislav Marko Separovic (Ing. Mecánica).

El jurado, que estaba compuesto por expertos de la industria, debía evaluarlos según un conjunto de criterios que se basaban principalmente en comprobar que su invención pudiera completar el vuelo de forma satisfactoria a 700 metros de altura, desplegando dos paracaídas independientes, y transmitiendo datos en vivo a una estación de control en tierra. Además, se debía desplegar un satélite secundario que grabara el descenso a velocidad controlada.

Según el detalle de la información presentada, la creación de los alumnos del ITBA consistió en una estructura rígida de varillas de fibra de carbono que soportaron los alojamientos para los sensores y actuadores tanto del módulo principal como del desplegable, que fueron impresos en 3D. Por otra parte, los componentes electrónicos como sensores de presión, temperatura, magnetómetros, entre otros, integraron el sistema de control encargado de regular el descenso, el despliegue de los paracaídas y estabilizar el giro del módulo desplegado, mientras enviaban la información recopilada por radio a una central de operaciones instalada en tierra.

La Sociedad Astronáutica Estadounidense (AAS) fue la encargada de organizar la competencia anual de diseño, construcción y lanzamiento para estudiantes sobre temas relacionados con el espacio. Si bien existen otros concursos similares para otros campos de la ingeniería, como robótica, aviones de radiocontrol, coches de carreras, etc, la mayoría de los certámenes relacionados con el espacio son concursos de diseño en papel. Si bien estos valen la pena, no brindan a los estudiantes la satisfacción de estar involucrados en el ciclo de vida de principio a fin de un proyecto de ingeniería complejo, desde el diseño conceptual, pasando por la integración y la prueba, la operación real del sistema y concluyendo con una evaluación posterior. Por lo tanto, se realiza el resumen de la misión y debrief. La competencia satisface esa necesidad.

El concurso anual está abierto a equipos de universidades y colegios. Para participar, los mismos deben poder diseñar y construir un sistema de tipo espacial, siguiendo la guía de competencia aprobada, y luego hacerlo contra cada uno de los postulantes. Al final de dos semestres se determinan los ganadores. El reglamento establece que se proporcionan cohetes, pero los equipos son los responsables de financiar la construcción de su CanSat y de todos los gastos de viaje/alojamiento.