Diario El Este

National Geographic presentó a Lacalle Pou dos informes científicos que respaldan la creación de dos nuevas áreas marinas protegidas

El primero se basa en la expedición realizada en marzo de 2021 a la zona del talud continental a 100 millas de la costa uruguaya y el segundo recoge los resultados de una expedición a la Isla de Lobos realizada el pasado diciembre

Una delegación encabezada por Alex Muñoz, director para América Latina del programa Pristine Seas de National Geographic junto a representantes de organizaciones locales se reunió este martes con el presidente Luis Lacalle Pou para entregarle personalmente dos informes científicos que recomiendan la creación de nuevas áreas marinas protegidas en el mar uruguayo. El primero de los trabajos se basa en la expedición realizada en marzo de 2021 en una colaboración entre National Geographic Pristine Seas y la Armada Nacional de Uruguay a la zona del talud continental a 100 millas de la costa uruguaya. El segundo recoge los resultados de una expedición de NatGeo a la Isla de Lobos realizada el pasado diciembre. Estos informes también serán presentados a las instituciones nacionales y a la comunidad científica. Al mismo tiempo se está produciendo un documental sobre las expediciones en Uruguay y los esfuerzos para proteger su océano.

Beneficiados
El presidente se mostró muy entusiasmado con la propuesta, contó Alex Muñoz después de salir de la reunión.
Para el director para América Latina del programa Pristine Seas de National Geographic “Uruguay tiene la oportunidad de cambiar la relación histórica que tiene con el mar. La creación de nuevas áreas marinas protegidas traería beneficios para todos, desde la protección de especies amenazadas, la recuperación del sector pesquero y la mitigación del cambio climático”.
En una entrevista brindada meses atrás por Muñoz a este medio el científico se mostraba sorprendido por la riqueza que habían encontrado en el fondo marino. “Un fondo marino cubierto de vida. Pero, también hemos visto la presencia de especies invasoras que pueden causar un gran daño, que tienen una capacidad depredadora muy agresiva. Hablamos de algunas especies de mejillones y de caracoles. En este último caso el caracol de rapana”, contaba Muñoz a Correo de Punta del Este cuando se encontraba en la zona realizando la última de las expediciones.

National Geographic utilizó buzos científicos expertos y cámaras remotas de última generación para documentar las aguas y recoger datos. Las cámaras de aguas profundas, que se utilizaron por primera vez en Uruguay, son unidades autónomas programadas para grabar vídeo a una profundidad máxima de 7.000 metros. Las cámaras pelágicas, también utilizadas por primera vez, van a la deriva a baja profundidad para documentar la vida marina que habita más cerca de la superficie.
Andrés Milessi, biólogo marino uruguayo que formó parte de ambas expediciones y coordinador del proyecto “Un Solo Mar” dijo sentirse honrado “de haber trabajado junto a la Iniciativa Pristine Seas de National Geographic. La verdadera colaboración entre el gobierno, los científicos locales, los sectores productivos, y organizaciones internacionales como NatGeo es la forma más eficaz de lograr la necesaria protección del océano uruguayo”.

30 para el 2030
La comunidad internacional acordó proteger al menos el 10% de los ecosistemas marinos del planeta para 2020 en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas. Sin embargo, para recuperar las pesquerías agotadas, mitigar los impactos del cambio climático y promover la seguridad alimentaria, más de 100 países proponen un nuevo objetivo de proteger el 30% del mar para 2030.
Actualmente, Uruguay ha protegido menos del 1% de su mar. Los informes de NatGeo señalan que este importante déficit de conservación marina debe ser corregido para salvaguardar sus propios ecosistemas y cumplir con su responsabilidad ante los esfuerzos globales para detener la acelerada pérdida de biodiversidad y mitigar el cambio climático, ambos de los cuales dependen de que cada país haga su parte.
“El mar uruguayo tiene una gran diversidad biológica. Hemos registrado grandes poblaciones saludables de peces, tortugas y tiburones que cumplen un inigualable rol ecosistémico. Por nuestro planeta y la propia permanencia de la humanidad, es que nos urge tomar un rol activo en la conservación de dichas zonas oceánicas”, dijo Andrés Estrades otro de los científicos que participó de ambas expediciones y director de la ONG Karumbé.

Fuente: Alex Muñoz – National Geographic