Diario El Este

Inicio Noticias Nuevo decreto, aún en análisis, permitiría ampliar zona de fiscalización por ruidos molestos

Nuevo decreto, aún en análisis, permitiría ampliar zona de fiscalización por ruidos molestos

por Karina Caputi

La reglamentación vigente tiene más de 20 años y se busca actualizarla

La propuesta surgió desde la Junta Departamental de Treinta y Tres,  por parte del Edil nacionalista Nilson Alcarraz, quien elaboró un anteproyecto de decreto en el cual establece la necesidad de establecer nuevas normas.

En este sentido, el legislador departamental argumentó que el decreto actual, número 10/2000, data del 29 de junio del año 2000, razón por la cual, se entiende que ha quedado desactualizado teniendo en cuenta el gran aumento del parque automotor, no solamente en Treinta y Tres, sino en todo el territorio del Departamento.

Agrega además, que con los actuales criterios de medición sonora, existen muchos lugares del Departamento en los que no se encuentra regulado el control los ruidos molestos.

Debido a esto, el edil sostiene que se ha vuelto necesario establecer una actualización del decreto vigente, en lo que a tránsito se refiere.

Por esta razón, la nueva redacción sugiere sustituir el artículo 7° del decreto de junio de 2000 por la siguiente redacción “Se consideran como máximos aceptables de ruidos de fondo, para la zona residencial de las ciudades y localidades del Departamento de Treinta y Tres, los niveles establecidos en decibles que se expresan a continuación: Bocinas 100 decibeles; motos y motocicletas 88 decibeles; autos 88 decibeles; altavoces fijos 70 decibeles; altavoces móviles 70 decibeles”

De acuerdo a la modificación que se pretende instrumentar, en cuanto a decibeles, los cambios son mínimos; sin embargo, el cambio significativo estará centrado en la amplitud de la zona donde se podrá fiscalizar.

Con la normativa vigente, los niveles de volumen pueden ser controlados en torno a los centros asistenciales, tanto en salud pública como en  mutualistas privadas, empresas fúnebres, u oficinas públicas.

Por lo tanto, de aprobarse la iniciativa presentada por el edil Alcarraz, que fue derivada para su análisis, cualquier elemento sonoro, que se exceda de los niveles establecidos, se podrá fiscalizar en las zonas residenciales en su conjunto, tanto en la ciudad capital como en las distintas localidades del interior del Departamento.

Publicaciones relacionadas