Diario El Este

Inicio Noticias Olimareños cancelan vacaciones en La Barra del Chuy por falta de alojamiento

Olimareños cancelan vacaciones en La Barra del Chuy por falta de alojamiento

por Karina Caputi

El tradicional balneario sorprendió con una temporada a capacidad colmada

La Barra del Chuy, uno de los puntos turísticos más visitados por la población de Treinta y Tres, parece haber agotado los alojamientos para albergar a los visitantes más rezagados.

Desde mediados de diciembre, las inmobiliarias que gestionan alquileres por la temporada, han recibido los depósitos anticipados, prácticamente que para todo el mes de enero, y en algunos casos, con boletos de reserva hasta el mes de febrero inclusive.

Numerosos olimareños que intentaron contactarse en la última semana para vacacionar entre el 1 el 15 del primer mes del año 2022, han visto frustradas sus expectativas.

A las viviendas de arrendamiento temporal, se suma el camping, que también ha agotado sus localidades, al tiempo que, además de las diversas gestorías, particulares no dan abasto con la demanda turística.

Si bien los precios tanto diarios, como semanales o quincenales, no han variado de un año a otro, el panorama difiere sustancialmente si se compara con el verano 2021.

En la pasada temporada estival, fue muy menguado el número de visitantes que se acercó a disfrutar sus vacaciones en La Barra del Chuy, más allá de la accesibilidad de compras en la zona brasilera luego que se dispusiera el corrimiento del puesto de Aduanas a la Coronilla.

La pandemia que aún golpeaba severamente al país, sumado a un muy mal año 2020 en materia económica, para miles de ciudadanos, se vio reflejada en una muy magra actividad turística en ese balneario rochense.

Sin embargo, la situación parece haber cambiado drásticamente de un año a otro, y en esta oportunidad, no son pocos quienes decidieron cancelar su viaje a esas costas oceánicas, para buscar locación segura donde albergarse.

De todos modos, existen quienes decidieron arriesgarse y concurren igualmente, con la esperanza centrada de dar con alguna casa o monoambiente, cuyos prominentes inquilinos hubiese desistido a última hora, o al menos hallar una posada donde permanecer algunos días.

Publicaciones relacionadas