Diario El Este

Palabras de la Edil Ana Antúnez en la sesión de 27 de septiembre sobre educación y la nueva curricula

SESIÓN ORDINARIA DE FECHA 27 DE SETIEMBRE DE 2022

EXPOSICIONES DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS – PARTIDO FRENTE AMPLIO

EDILA (S) ANA ANTÚNEZ

PRESIDENTE.- Tiene la palabra una señora edil del FRENTE AMPLIO. Ana Antúnez.
EDILA ANTÚNEZ (Ana).- Buenas noches para todos y todas.
En nuestros 5 minutos del partido trataremos de hablar sobre la educación y sobre todo lo que
está pasando con la nueva malla curricular que se dio a conocer días pasados, un tema que
nos ocupa y nos preocupa a todos y a todas: nada más y nada menos que la educación del
pueblo. Pero vamos a tratar de darle otra mirada a esta transformación educativa, sobre lo que
está siendo el relato de lo que se está construyendo. Esta transformación educativa sin
participación, sin debate, sin acuerdo, dando información a la prensa antes que a los docentes,
a las familias, a la población en general, desconociendo los espacios legítimos de las ATD,
con escasas especificaciones técnicas y pedagógicas con que se presentan los documentos,
inclusive con denuncias por plagio. Esto evidencia la falta de participación genuina de los
actores involucrados, imprescindibles para poder profundizar en las implicancias de estas
transformaciones. Así es difícil instalar cualquier reforma sostenible, cualquier política de
Estado.
A lo que apunta el marco curricular es a la formación de competencias, que están definidas en
mandatos internacionales como lo es el Banco Mundial, y lo que pretenden nada más y nada
menos es formar individuos funcionales a los requerimientos empresariales y a los grandes
capitales que gobiernan el mundo.
La transformación educativa que se dio a conocer el 22 del corriente mes, denota claramente
que hay un recorte en varias áreas: ciencias y arte son las más perjudicadas y las asignaturas
que se ven perjudicadas son: Música, Física, Social y Cívica, Derecho, Educación Sexual ‒
que directamente la eliminan‒, Sociología, Literatura, Dibujo, Química…, miles de horas
menos de aprendizaje y enseñanza para los estudiantes y claramente para los docentes; horas
de enseñanza que no van a estar más en las próximas generaciones de estudiantes. Esta es la
transformación educativa que proponen. Claramente va a haber una afectación en los
aprendizajes, aunque nos quieran hacer creer otra cosa.
Es muy fácil instalar un relato negativo, que la educación está mal o que está en crisis para,
después, imponer una reforma o transformación–como la quieran llamar– de esta índole. Lo
que se avecina para la educación pública está bastante complicado. Viene de la mano de los
cambios estructurales que viene realizándose en la ANEP cuando sustituyen los Consejos por
Direcciones Generales, en el cambio que se está realizando en el estatuto docente y en la
elección de hora que se aproxima.
El discurso y el argumento de las autoridades es que esto es para favorecer la continuidad
educativa y para proteger la trayectoria educativa. Y eso, literalmente, es mentira.
Lo que favorece la continuidad educativa son políticas públicas que incentiven a los jóvenes a
que no abandonen tempranamente el sistema educativo, que cursen y que terminen, que haya
presupuesto, que hayan recursos.
¿Ustedes creen que un cambio de nombre va a favorecer la continuidad y los aprendizajes? Y
no hablemos de la eliminación de la repetición, que lo único que va a hacer es maquillar los
números. Pero menos dichos y más hechos.
Tomando –y por si alguno quiere ver acá tengo las grillas del Ciclo Básico actuales que
tenemos en el país– esta modificación en la currícula representa una disminución de carga
horaria en Comunicación Visual que pierde 3.413 horas a nivel nacional; Ciencias, 4.917;
Educación Sonora y Musical, 3.578 horas de clase. Se pierden alrededor de 11.900 horas, en
Maldonado alrededor de 1.000 horas de aprendizaje y de docentes que quedan sin trabajo.
Pero el discurso es que están los famosos talleres. Y quiero explicarlo.
Es imposible argumentar que las horas de los talleres que están previstos en la Educación
Básica Integral –que se van a elegir por 1 año a criterio de las Direcciones– pueda mitigar esta
brecha, puesto que no se especifica si se dictan en todos los centros ni tampoco las
instituciones cuentan con los espacios físicos que puedan desarrollar en simultáneo los tres
talleres optativos propuestos para 8o y 9o año. Relega a lo opcional y a lo accesorio áreas del
conocimiento imprescindible para el desarrollo integral de los estudiantes.
Cede ante los imperativos de la jerarquización de un conjunto de competencias ampliamente
cuestionadas por técnicos y cuya eficacia en el aumento de la calidad educativa aún está en
debate. Esto nos llevaría a pensar que solo responde a una necesidad de mejora de resultados
y no de procesos.
Esta transformación deja a una educación fragmentaria y empobrecida para aquellos que
menos tienen. El cambio debería orientarse a incrementar y no a reducir el compromiso con la
enseñanza y la democracia, las verdaderas reformas se hacen en conjunto y hoy eso no se está
haciendo así. Esta reforma se está haciendo de espaldas de la población, de espaldas de los
docentes, de espaldas a los estudiantes.
Quiero contarles ‒en realidad, ya no sé si me queda tiempo y ni si me lo van a votar‒ que el
recorte ya arrancó el año pasado y esto solamente demuestra lo que venimos diciendo: están
destrozando la educación pública.
Muchas gracias.
Destinos…
PRESIDENTE.- Sí, señora edil.
EDILA ANTÚNEZ (Ana).- A la opinión pública, a la prensa.
PRESIDENTE.- Muy bien.