Diario El Este

Inicio Noticias Physalia physalis en costas uruguayas: lo que tienes que saber sobre este animal marino

Physalia physalis en costas uruguayas: lo que tienes que saber sobre este animal marino

por Damián Muñiz

En las últimas horas se ha confirmado la presencia de la Physalia physalis conocida como “Fragata Portuguesa” en aguas uruguayas buscando las cálidas playas esteñas. Si bien se está haciendo campaña de prevención ante la presencia de este animal marino sobre su presencia en las playas al comienzo de la temporada de verano, suele levantar las alarmas y muchas veces, esa información es errónea o carece de una fuente confiable.

Diario El Este, se propuso hablar con Ana Martínez, bióloga de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, sobre su peligrosidad para el ser humano y por qué cada verano elijen las costas de Rocha y Maldonado.

“Physalia physalis es un organismo colonial, siendo algo que lo distingue de la medusa común; estas fragatas que solemos encontrar en nuestras costas no son tan peligrosas como si pueden serlo en otras partes del mundo debido a que las toxinas que usan las utilizan para cazar y su toxicidad varía según su presa; aunque si, su picadura suele ser una de la más dolorosa junto con la de Tamoya (cubomedusa)”, informa Martínez.

La presencia de este animal la solemos tener año a año, sin embargo, en esta temporada las alarmas han sonado en departamentos como Canelones, donde rara vez suelen verse.

“Todos los años aparecen; forman parte del plancton azul (comunidad de distintos organismos azules) típicos de aguas tropicales y océano abierto y en determinada época del año, en verano, cuando hay arribo de corriente de Brasil y con viento favorable suelen llegar a las costas”, y agrega, “este año como no hay descarga, llega más agua salada a toda la costa y esto provocó que la ´fragata portuguesa´ haya llegado hasta las costas de Canelones”.

Si bien, no suele ser peligroso para el ser humano, como ha explicado, se ruega tener precaución mientras se adentra en el mar ya que su picadura suele ser muy dolorosa. Su color azul intenso y el neumatóforo (como globo) no gelatinoso la distingue de la medusa común.

¿Qué hacer frente al roce con sus tentáculos?

Mantener la calma.

Intentar quitar cuidadosamente todos los tentáculos que hayan quedado adheridos a la piel. Podemos utilizar una pinza, o una bolsa a forma de guante para quitarlos. Intentar no tocar el tentáculo directamente con la mano.

Lavar suavemente la zona afectada con abundante agua de mar.

Se puede aplicar vinagre en la herida para calmar el dolor, y compresas frías de agua de mar.

Si la persona parece estar sufriendo una reacción alérgica, o presenta dolores muy fuertes, concurrir inmediatamente a un centro de salud

Como siempre, se recomienda extremar los cuidados con los más pequeños de la familia o personas alérgicas.

Publicaciones relacionadas