Diario El Este

Inicio Mundo Provisoria cobertura judicial a las clínicas ante los embates antiabortistas por la nueva ley en Texas

Provisoria cobertura judicial a las clínicas ante los embates antiabortistas por la nueva ley en Texas

por Marcela Fittipaldi

Es hasta que la Corte Suprema de EEUU defina. Por ahora, al no bloquear la ley texana, convalidó el veto al aborto y que los particulares puedan ser demandantes ante prácticas abortivas ilegalizadas.

La nueva ley de Texas, sancionada el miércoles pasado, prohíbe la práctica interruptiva después de que se detecta un “latido fetal”  en el embrión, o sea, antes de que la mayoría de las mujeres se den cuenta del estado de gravidez.

Específicamente, la ley confiere a cualquier individuo el derecho de presentar una demanda por daños monetarios contra una clínica o cualquier persona que ayude o incite a un aborto después de que se detecte un latido fetal.

De manera tal que los grupos antiaborto ya empezaron a pedir en sus sitios web datos sobre quienes están ayudando o incitando a abortos después de unas seis semanas. 

La primera repercusión concreta en el estado del oeste norteamericano fue el fallo de la jueza de distrito estatal Maya Guerra Gamble, en Austin, que protege momentáneamente a las clínicas que se dedican a estas intervenciones de demandas, como las del grupo sin fines de lucro Texas Right to Life, su director legislativo y 100 personas no identificadas,  este viernes.

La réplica médica fue que entre el 85 y el 90% de las personas que se someten a un aborto en Texas tienen al menos seis semanas de embarazo.

La orden judicial ofrece “protección a los valientes proveedores de atención médica y al personal de los centros de salud de Planned Parenthood en todo Texas, que continúan ofreciendo atención lo mejor que pueden dentro de la ley mientras enfrentan vigilancia, acoso y amenazas de vigilantes ansiosos por detenerlos“. dijo la portavoz de Planned Parenthood, Helene Krasnoff, en un comunicado .

Añadió la ejecutiva que no creen que la medida disuadirá a Texas Right to Life de los embates y se encomendó a la desestimación de la demanda que provenga de un tribunal imparcial, si bien aseguró que, hasta entonces, “continuaremos nuestros diligentes esfuerzos para garantizar que la industria del aborto cumpla plenamente la nueva ley”.

La Corte conservadora

La Corte Suprema de Estados Unidos ratificó por 5 votos a 4 la ley vigente en Texas desde el miércoles pasado, por la que habilita a cualquier persona en cualquier lugar a demandar a quien se haya relacionado con un aborto a las seis semanas de embarazo.

Sin un informe completo ni argumentos ante ningún tribunal, la mayoría de la Corte enfatizó que no se estaba pronunciando sobre los temas presentados en el caso. Aún así, se negó a bloquear la entrada en vigor de la ley por motivos de procedimiento. 

La orden judicial sin firmar tenía solo un párrafo largo. Y en un día, los legisladores estatales de Florida y otros lugares anunciaron planes para introducir una legislación imitadora en sus estados.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, que estuvo en desacuerdo con casi todas las decisiones que defienden el amplio derecho al aborto, no estuvo de acuerdo esta vez. 

Llamó a la ley de Texas sin precedentes porque no solo prohíbe los abortos después de aproximadamente seis semanas, sino que delega poderes de aplicación no a los funcionarios estatales sino a la “población en general”.

Roberts señaló que la ley parece estar estructurada deliberadamente para evitar que los tribunales puedan considerar rápidamente la constitucionalidad de la ley.

El profesor de derecho de la Universidad de Cornell, Michael Dorf, observó que la disposición de aplicación pública de la ley podría tener algunas consecuencias desagradables.

“La creación de una especie de Stasi“, dice, en referencia a la policía secreta de la era comunista en Alemania Oriental.

Y todo esto viene en el contexto de un ataque mucho más tradicional a los precedentes del aborto en la corte: un enfrentamiento con una nueva supermayoría conservadora en la Corte Suprema este año.

En los próximos meses, el tribunal está programado para escuchar una impugnación directa de Roe v. Wade en un caso que prueba la constitucionalidad de una ley de Mississippi que prohíbe los abortos después de 15 semanas.

La ley de Mississippi, al igual que docenas de otras leyes similares que restringen el derecho al aborto, fue bloqueada por los tribunales porque violaba Roe y otros precedentes de la Corte Suprema y porque, a diferencia de la ley de Texas, el régimen de aplicación del Estado lo llevaron a cabo funcionarios estatales, no un número infinito de personas con un derecho amorfo a demandar por daños ilimitados.

Sin embargo, líderes de estados como Arkansas, Dakota del Sur y Florida expresaron su interés en la normativa, mientras se espera que Carolina del Sur, Kentucky, Luisiana, Oklahoma y Ohio también podrían seguir esa línea.

Defensa suprema del aborto

Durante casi medio siglo, desde Roe v. Wade, la Corte Suprema defendió constantemente el derecho a interrumpir un embarazo antes de que el feto pueda sobrevivir fuera del útero, generalmente de 22 a 24 semanas. Y bloqueó constantemente las leyes que reducen significativamente ese período.

Esta vez, sin embargo, la mayoría de la Corte se agachó cuando se enfrentó a la ley de Texas, que también delega la aplicación a particulares. 

Michael Moreland, profesor de derecho y religión en la Universidad de Villanova, que se identifica a sí mismo como “un profesor de derecho provida”, señala que el derecho no solo es “extraño” sino amplio.

“Hay todo tipo de incertidumbres en este estatuto”, observa, señalando una disposición que dice “puede presentar un reclamo si sabe que alguien tiene la intención de procurar un aborto o ayudar e instigar a uno”.

Aún no está claro hasta dónde puede llegar el lenguaje del estatuto. Pero posiblemente podría incluir a miembros de la familia, una recepcionista en una clínica, alguien que lleva a un paciente a una clínica o incluso un médico de otro estado que a través de la telemedicina prescribe píldoras abortivas.

Escrito por Rubén Chorny

Buenos Aires, NA

Publicaciones relacionadas