Diario El Este

Representación de Jubilados y Pensionistas del Banco de Previsión Social reclama – Diario El Este

Representación de Jubilados y Pensionistas del Banco de Previsión Social reclama

El pasado 4 de marzo se conoció el dato de inflación correspondiente al mes de febrero.
Durante el segundo mes del año la inflación se disparó y creció un 1,47%, con lo que ya acumula 3,28% de aumento en lo que va del año. La inflación interanual, es decir el aumento de precios en el período marzo 2021-febrero 2022, también muestra un comportamiento creciente y aumentó un 8,85%.
Algunos apuntes sobre el dato de inflación
– Los datos de febrero muestran que el principal rubro de aumentos fueron alimentos y bebidas no alcohólicas que subieron un 3,18%. Esto se explica entre otras cosas por la suba de la carne, los huevos y las verduras como acelga, espinaca, lechuga, tomate, zapallo, morrón y zanahorias. En el caso de los vegetales mencionados los aumentos oscilaron entre 20% y 44%. El nuevo aumento del supergás registrado en febrero incrementó los gastos corrientes de los hogares.
Pero más en general, la suba de los combustibles encareció el transporte que fue otro de los rubros que se incrementó significativamente. Por último, se destaca el aumento del gasto en la educación, tanto útiles como matriculas, que también empujó la suba general de precios.
– La inflación va erosionando, a medida que avanza el año, el poder de compra de los sueldos y las jubilaciones. En enero del 2022 el aumento general de pasividades fue de 6,16%, mientras que la inflación del año pasado fue de 7.96%.
– Pero si miramos únicamente lo ocurrido en este año, la inflación acumulada solo en los dos primeros meses del año (3,18%) evaporó más de la mitad del aumento otorgado en enero (6,16%). La situación es aún más delicada si tenemos en cuenta a quienes cobran la pasividad mínima, ya que el aumento recibido en enero, con respecto a lo que venían ganando en diciembre, fue de 4,44%. Es decir que, apenas empezando el año, la inflación ya amenaza con absorber la totalidad del aumento.
– Mientras la inflación sigue creciendo, se aleja del rango meta definido por el gobierno, y peor aún, de la expectativa de inflación anual definida por las autoridades (5,8% para todo el año). ¿Cuál es el problema del alejarse del valor esperado para la inflación en el año? Que buena parte de la pauta de negociación colectiva de la novena ronda de salarios se basó en ajustes de acuerdo a la inflación futura proyectada, y entre otras cosas, esto determina el nivel de recuperación salarial con relación a lo perdido. Si la inflación supera el 5,8% proyectado por el gobierno, como todo parece indicar, esto resentiría en muchos casos el inicio de la recuperación del salario real y por lo tanto de las jubilaciones y pensiones, en ajustes futuros.
– Los jubilados y pensionistas hemos resignado ingresos de manera significativa en 2020 y en 2021. A pesar de los diversos anuncios de recuperación de la actividad y de la «reactivación de los motores de la economía» la mejora no llega a nuestros bolsillos y mes a mes vemos rendir menos nuestros ingresos. Nos preguntamos, ¿Puede una persona que cobra $ 15.750 mensuales seguir perdiendo poder adquisitivo? Los jubilados debemos estar en alerta, rodeando nuestras Asociaciones y continuar movilizándonos en reclamo por nuestros derechos.