Diario El Este

Inicio De Interés Rincón Cultural

Rincón Cultural

por Damián Muñiz

Entre el año 355 y el 370, en Alejandría, actual Egipto, nació Hipatía. La fecha exacta de su nacimiento aún se debate. Lo cierto es que para muchos es considerada como una pionera en la historia de las mujeres en la ciencia.

Para una sociedad completamente patriarcal, los avances que ha hecho Hipatía en su vida son realmente admirables. Fue una de las primeras mujeres matemáticas de la historia, escribió sobre geometríaálgebra y astronomía; mejoró el diseño de los primitivos astrolabios (instrumentos para determinar las posiciones de las estrellas sobre la bóveda celeste) e inventó un densímetroinstrumento de medición que sirve para determinar la densidad relativa de los líquidos).

Cerca del año 400 la filósofa se había convertido en líder de los neoplatónicos alejandrinos, y​ se dedicó a la enseñanza, centrándose en las obras de Platón y Aristóteles.

Con el Imperio Romano casi en su totalidad Cristianizado, no veían bien que una pagana tuviera tanta influencia en el pueblo y mucho menos que enseñara sus ideas a los demás.

Hipatía, jamás quiso dejar de ser pagana y unirse a la religión. Ella creía en todo lo que podía explicar y justificar con conocimiento, y la religión no era parte de ello.

Quizá, ordenando por el patriarca Cirilo, quien temía por la influencia de Hipatía, que orquesto que en plena Cuaresma, un grupo de fanáticos dirigidos por un lector de nombre Pedro se abalanzó sobre la filósofa mientras regresaba en carruaje a su casa, la golpearon y la arrastraron por toda la ciudad hasta llegar al Cesáreo, magno templo edificado por Augusto tras su victoria sobre Marco Antonio y convertido en catedral de Alejandría. Allí, tras desnudarla, la golpearon con piedras y tejas hasta descuartizarla y sus restos fueron paseados en triunfo por la ciudad hasta llegar al Cinareo, donde los incineraron. ​ La edad de su muerte sigue dependiendo de la fecha que tomemos como nacimiento pero se cree que tenía entre 45 y 60 años.

Creo que la siguiente frase es una de las expresivas en cuanto a su vida.

“De hecho, la gente se pelea por una superstición tanto como por una verdad, o incluso más. Ya que una superstición es tan intangible que es difícil demostrarla para refutarla, y la verdad es un punto de vista, y por tanto, se puede cambiar”.

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas

Escucha "VOCES" con Oscar González Oro en EL ESTE