Diario El Este

Inicio Cultura Rincón Cultural: el faro de Alejandría

Rincón Cultural: el faro de Alejandría

por Damián Muñiz

En sus comienzos, la lista con las maravillas del mundo, eran seis: La Gran Pirámide de Guiza. Ubicada en Guiza, Egipto, se trata de la más antigua, la más grande y la más duradera.

Los Jardines Colgantes de Babilonia. Construidos en 605 a.C.-562 a.C. ubicados en la ciudad de Babilonia, actual Irak. Perduraron hasta no más allá de 126 a.C.

El Templo de Artemisa. En Éfeso, actual Turquía, comenzado a levantar por el rey Creso.​ Levantado hacia 550 a.C. y destruido por un incendio intencionado en 356 a.C.

La Estatua de Zeus en Olimpia. Esculpida hacia 430 a.C. Ubicada en el interior del templo dedicado al propio Zeus en la ciudad anfitriona de los famosos juegos.

El Mausoleo de Halicarnaso. Empezado por el sátrapa Mausolo y continuado por su mujer Artemisia hacia 353 a.C. en la ciudad de Halicarnaso, actual Turquía. ​Su nombre se convirtió en sinónimo de gran monumento funerario.

Y el Coloso de Rodas. Forjado entre 294 a.C. y 282 a.C. por Cares de Lindos y ubicado en el puerto de la ciudad de Rodas en la isla homónima, Grecia.

La razón por la cual se decidió agregar una última maravilla, responde a la concepción helena, y también de otros pueblos antiguos, que consideraba a la cifra prima más alta el número perfecto. Gracias a esta decisión, se agregó El Faro de Alejandría.

Que sería la tercera en aguantar más tiempo en pie, luego del Mausoleo y la gran pirámide de Guiza la cual es la única que dura hasta la actualidad. Esta historia se remonta a la época de Alejandro Magno, quien luego de conquistar Egipto, ordeno construir una gran ciudad a orillas del Nilo en el año 331 a.C., Alejandría. A su muerte, su imperio fue dividido entre sus generales, quien recibió Egipto fue Ptolomeo I.

Durante el reinado de Ptolomeo II, se mandó a construir una torre que sirviera de guía para los navegantes debido a que la ciudad estaba sobre el delta y contaba con una serie de pequeñas islas que apenas asomaban a la superficie. Entre los años 285 y 247, se comenzó a construir esta torre en la Isla de Faros, de ahí es que todas las torres que sirvan de guía para los navegantes mediante el uso lumínico se los llamo “faro”.

La altura era de 100 metros, muy alta para la época. Construida en piedra caliza, mármol y granito; un espejo servía para reflejar la luz del sol y durante la noche, una hoguera marcaba la posición de la ciudad a los navegantes; a lo alto, contaba con una estatua de 7 metros que representaba a Poseidón, o eso se cree.

En los años 796 y 951 sufrió dos grandes terremotos que agrietaron su estructura, aun asi se mantuvo varios años en pie. Pero los terremotos de 1303 y 1323, terminaron por derrumbarla. En esos años, Egipto era gobernado por los sultanes mamelucos y fueron quienes usaron los restos para levantar un castillo. Sin embrago en el año 1468, el sultán Qaitbey ordeno construir una fortaleza sobre las ruinas del faro, la Fortaleza Qaitbey.

En mayo de 2015 el Gobierno de Egipto y la gobernación de Alejandría aprobaron la reconstrucción del faro. El proyecto, estimado en unos 40 millones de dólares, cuenta con el apoyo de varios países de la Unión Europea (Francia, Alemania, Italia y Grecia) para incluir el Faro en el ambicioso proyecto Medistone, concebido para recrear y conservar los monumentos arquitectónicos de la época ptolomea.

Publicaciones relacionadas