Diario El Este

Inicio Cultura Rincón Cultural: Montaña de la Mesa

Rincón Cultural: Montaña de la Mesa

por Damián Muñiz

El Monte Kilimanjaro, ubicado en Tanzania, fue una de las maravillas del mundo naturales que quedo entre las 21 finalistas pero no quedo dentro de las siete; dejando a la Montaña de la Mesa como la única representante del continente.

Ubicada en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, fue llamada por los primeros habitantes, los khoi, Hoeri ‘kwaggo que significa «montaña del mar».

Humanos prehistóricos dejaron evidencias hace más de 600,000 años. Herramientas de esos cazadores-recolectores del Paleolítico Inferior fueron encontrados en una depresión cerca del Cabo de Buena Esperanza.

Los bosquimanos eran cazadores recolectores que dependían de la orilla del mar para la mayor parte de su comida. Aproximadamente hace 2000 años los khoikhoi emigraron desde el norte, desplazándolos y trayendo con ellos sus rebaños de ganado y ovejas. Fueron los khoikhoi los que fueron la tribu dominante cuando los europeos navegaron hacia Bahía de la Mesa.

La montaña llegó a ser parte del nuevo parque nacional Península del Cabo en la década de los años 1990. El parque fue renombrado como el parque nacional Montaña de la Mesa en 1998.

Los incendios son comunes en la montaña. Los incendios más recientes ocurrieron en enero de 2006, destruyendo grandes cantidades de vegetación y resultando en la muerte de un turista.

El teleférico​ toma pasajeros desde la estación de cable inferior en la carretera Tafelberg, aproximadamente a 302 m sobre el nivel del mar, hacia la meseta en la cima de la montaña. La estación de cable superior ofrece vistas dominan Ciudad del Cabo, bahía de la Mesa y Robben Island hacia el norte, y el litoral Atlántico hacia el oeste y el sur.

La construcción del teleférico fue empezada por primera vez en1926, y el teleférico fue oficialmente abierto en 1929. En 1997, el teleférico fue extensamente mejorado, y los nuevos carros introducidos llevan 65 en vez de 25 pasajeros. Los nuevos carros dan un viaje más rápido a la cima, y rotan 360 grados durante el ascenso o descenso, dando una vista panorámica sobre la ciudad.

La estación de cable de la cima ofrece miradores, tiendas de curiosidades, un restaurante y caminos peatonales de varias longitudes.

Publicaciones relacionadas