Diario El Este

Rubro ovino precisa subir 10 puntos en la señalada para aprovechar oportunidades

El principal desafío que tiene el sector ovino por delante, si quiere seguir creciendo es subir, por lo menos, 10 puntos en su tasa de señalada que a nivel país es de 68%.

Así lo planteó el Ing. Agr. José Ignacio Aguerre, Técnico de Transferencia y Extensión del Secretariado Uruguayo de la Lana, al presentar en el marco de la inauguración de la Zafra Ovina 2022 desarrollada en Rocha, los cambios, la realidad y los desafíos del rubro ovino.

Aguerre recordó que Uruguay cuenta con un stock ovino «estable», pese a la elevada faena que hubo en 2021, producto de la demanda de China por carne, pero destacó que además de ser estable «produce lanas más finas en todas las razas, carcasas más pesadas» y se consolidó la retención de borregas, que pasarán a formar la máquina de cría.

«Aumentando 10 puntos la tasa de señalada se puede llevar el stock a 7 millones de bovinos partiendo de los 6 millones que tiene hoy. De este modo, se podrán superar los 750 mil corderos que todos los años se remiten a la industria frigorífica.

«Hay que superar ese 68% promedio de señalada», exhortó el técnico del SUL.

Mostró cómo los productores apuestan a la tecnología y eso se refleja en el incremento de la tasa de gestación, donde el último taller de INIA mostró que hay 115% este año frente a 111% del año anterior.

Lanas. Aguerre mostró los avances en la certificación de lanas a partir de los distintos estándares internacionales, como el RWS (Lana Responsable) que es un estándar internacional voluntario que aborda el bienestar animal en las granjas de ovejas y la cadena de custodia de la lana desde las granjas certificadas hasta el producto final. Hay 800 establecimientos que están certificando sus lanas y la apuesta a crecer, para poder seguir valorizando ese textil.

A su vez, el 62% de las lanas producidas en Uruguay están acondicionadas con grifa verde o amarilla, la herramienta que impulsa el SUL para valorizar la esquila.

El técnico mostró en su exposición que en los últimos 25 años hay cambios en el perfil productivo: «Uruguay vende más lanas de menos de 22,5 micras», a la vez que incrementó «la producción de lanas finas», lo que ayudó a disminuir el resto de los demás micronajes.

«Uruguay está ofreciendo al mundo lanas más finas en todas las razas» y produce más kilos de carne ovina, porque producir carcasas más pesadas es beneficioso para el productor, que cosecha más precio; y para la industria frigorífica, que procesa más materia prima por hora de trabajo.

Carne. La carne es la principal defensa de los productores dedicados al ovino.

En 2021 la faena llegó a un máximo tomando los últimos 10 años, con precio promedio por encima de US$ 4.000 para la tonelada de carne ovina.

Aguerre explicó que en 2017 Uruguay exportaba carne ovina a 29 destinos, con Brasil y China como los más destacados.

El perfil exportador cambió y en 2021 los principales compradores fueron; China con un precio de US$ 5.389 por tonelada, Brasil con US$ 7.270 y Estados Unidos, para los ovinos de compartimento de alta bioseguridad, con un precio por tonelada de US$ 6.716. En base a información de Diario El País.