Diario El Este

Transformar ANTEL es de vida o muerte - Diario El Este

Transformar ANTEL es de vida o muerte

Antel dio un handicap en pandemia, porque antes había perdido el foco en el cliente, sentencia el presidente de la estatal de comunicaciones. Antel era “antelcéntrica”y se distrajo en sus cometidos esenciales, lo que la pone ahora en un desafío mayor que es transformarse, afirma el Ing. Gabriel Gurméndez en esta entrevista con diario El Este.

Tiempos difíciles
El Ing. Gabriel Gurméndez no rehúye al debate. Y plantea que una empresa como Antel debe cambiar o perderá pie en un mundo que no espera. Gurméndez comenzó muy joven su vínculo con la compañía, y con 28 años participaba en el Directorio en aquellos 90s donde se daba el primer gran debate en democracia, sobre el futuro de las empresas públicas y, simultáneamente, aparecían los primeros teléfonos celulares. Luego, le tocó presidirla en otros años turbulentos, cuando en 2002 a pedido del presidente Jorge Batlle y luego de la renuncia del Ing. Fernando Bracco, se lo convoca en medio de aquella campaña para evitar la reforma del marco de las telecomunicaciones.

Del borne al 5G
Distintas empresas, la misma empresa, dice Gurméndez sobre los cambios que se han operado en Antel en los últimos 30 años. Recuerda las anécdotas de gente que esperaba más de 20 años por un teléfono en la época del borne, pasando luego al ADSL, para llegar a este momento actual donde el país se prepara para el desembarco de la tecnología 5G. Sobre esto último, adelanta que en breve comenzará el desarrollo de algunos planes piloto entre los que se destaca un polo logístico y una empresa del puerto, que incorporarán este sistema para transformar radicalmente sus modelos de negocios. Luego, el uso masivo de la tecnología 5G será una revolución en la industria del entretenimiento, de los Medios, de la salud con la medicina a distancia aún más desarrollada, con cambios profundos en la educación y con el control remoto de las actividades más diversas como controlar qué hace el ganado en el campo, manejar a varios kilómetros una grúa en el puerto, o dispensar la comida de la mascota, desde tu lugar de trabajo.

Ya lo dijo Darwin
Parafraseando a Charles Darwin, el titular de ANTEL sostiene que no sobrevive necesariamente el más fuerte, sino el que mejor se adapta. Y en ese sentido, considera impostergable el diseño de planes para un futuro disruptivo. La realidad es implacable, y la transformación viene de afuera, y para eso hay que trabajar, insiste Gurméndez. Se lamenta de que una empresa como la que preside siga teniendo el gran dilema de su “marco rígido”, que además se siga con expedientes de papel, que son la muestra de no haberse preocupado por los clientes. Serán necesarios instrumentos modernos para la gestión interna, que es el gran debe de ANTEL, concluye.

Alianzas y socios estratégicos
No hay nadie que esté proponiendo ni trabajando en una privatización, pero existen rigideces a vencer, plantea Gurméndez. El dilema es como pasar de ser un proveedor de servicios de red (en lo que Antel es buena) en participar de ese escenario con nuevos negocios, que participe y se integre en la nueva forma de hacer las cosas, agrega. La empresa deberá tener gran plasticidad para generar alianzas, y contar con socios estratégicos, anticipa el presidente de la estatal.

Antel pecó de ser “antelcéntrica”.
Antel se puso en una posición de confort y no puso al cliente en el foco, se lamenta Gurméndez. Considera que en la administración anterior la empresa fue “antelcéntrica” en lugar de “clientecéntrica” y se desdibujaron sus cometidos fundamentales. “Cuando uno ve que Antel se distrajo en actividades accesorias que nada tiene que ver con el cliente como son construir un estadio hasta tirar un satélite y otros negocios que desarrolló que estaban fuera del foco de su cerno , de su núcleo, de su razón de ser, dejó al cliente de lado”, reflexiona Gurméndez.

¿Qué Antel se imagina de aquí a 10 años?
-“Dentro de 10 años vamos a estar en la gran transformación que va a traer nuevamente el cambio tecnológico, en la pandemia sufrimos una gran aceleración digital, que cambió los modelos de negocios, y con la nueva tecnología 5G esto pegó un salto hacia adelante verdaderamente impactante, impresionante”.

¿Y cuándo va a aterrizar el 5G en Uruguay?
-“Estamos aterrizando en algunas verticales, al principio creemos que van a ser algunas soluciones en algunos modelos de negocios particulares que se van a aprovechar, por ejemplo algún parque logístico, alguna actividad portuaria, alguna actividad de desarrollo de capacidades innovadoras y naturalmente el despliegue masivo para los usuarios que va a ir llegando en medida que lo vayan demandando. Los que tengan la audacia de ser los primeros van a sacar ventaja”.

¿Cómo hacemos para que todo este avance nos encuentre bien parados, cómo debemos prepararnos?
-“Yo creo que la realidad es implacable, y la transformación viene de afuera, o sea es como lo de Darwin, no es el más fuerte el que sobrevive si no el que mejor se adapta, y hay que saber transformarse en algo distinto y en algo nuevo. Seguramente uno de los dilemas más importantes que tiene Antel es que en este marco rígido desde el punto de vista jurídico y culturalmente conservador va a ser que este cambio sea un cambio difícil, porque por encima de todas las cosas es un cambio cultural, por lo que hay que pensar con otra cabeza, derribar paradigmas, y para ello Antel debe transformarse, la transformación es de vida o muerte”.

¿Esa transformación está condicionada con algún aspecto de la rigidez actual de la empresa?
-“Si lo hay, porque somos un servicio descentralizado del Estado con todo un marco jurídico, como algunas medidas de mayor liberalización y competencia que ya son antiguas en el mundo como la portabilidad numérica, cosa que ya no se discute porque están adaptadas hace mil años y aquí son asunto de debate público, entonces si existen rigideces a vencer, pero hay que buscarle la manera, porque la transformación va a venir desde afuera y nos va a obligar a hacer las cosas de una manera distinta”.

Antel destinó muchos recursos humanos y técnicos, mucho capital, para atender aspectos de la pandemia, colaboraron permanentemente con el GACH.
-“Nosotros como empresa del Estado tuvimos un rol importante en el combate nacional contra la pandemia y que a esta altura si tuviéramos que cuantificarlo anda en una cifra superior a los 20 millones de dólares. Pusimos el call center al servicio del Ministerio de Salud Pública, aportamos información al GACH, pusimos el Antel Arena a disposición de los vacunatorios, y además contribuimos con la educación pública para tratar de dar conectividad en forma gratuita, pero lo más importante era mantener el sistema vivo, porque las comunicaciones fueron el sistema nervioso central de la sociedad en pandemia y el mayor desafío era tratar de mantener que los uruguayos se mantuvieran conectados”.

En algún momento de la charla, usted mencionó ese contraste fenomenal que hay en un país muy chico, donde en las ciudades o zonas metropolitanas tenemos la posibilidad de darnos algunos lujos que en otros lugares del interior profundo sucede todo lo contrario. ¿Se transita para que sea más justo el papel de Antel?
-“La palabra de justicia y equidad me parece muy adecuada, porque se trata de igualdad de oportunidades para nuestros compatriotas de donde sea que hayan nacido o vivan, porque la pandemia desnudó esa situación de injusticia, porque una cantidad de gurises no pudieron acceder a una educación remota y una cantidad de localidades no tenían conectividad.
Desde que ingresamos a la empresa apostamos a cambiar esta situación y es por eso que este año queremos instalar conectividad en 50 sitios de esas localidades del interior profundo y venimos bien”.

Antel es integrante de un ecosistema global, planetario, ¿no hay que asociarse con grandes jugadores para no quedar asfixiados en nuestra actividad tan domestica?
-“En algunas cosas si, para cosas chicas y para cosas grandes, tenemos que ser los grandes facilitadores de la actividad, por un lado nos podemos asociar con un emprendedor local que sea capaz de desarrollar un nuevo modelo de juegos electrónicos y por otro nos podemos asociar con Google para generar nuevos modelos de alojamientos y procesamientos de actividad en la nube para generar grandes soluciones a nuestros clientes. Asociarse no quiere decir vender nada, no quiere decir ceder en nada la empresa ni la propiedad, si no integrarse y lo curioso es que en este mundo integrado a veces uno se asocia con alguien que al tiempo que complementa sus servicios quizás sea competidor en otras cosas, o sea hay una especie de coocomptencia, podés ser cooperador y competidor, porque el mundo de hoy no está dividido en cuadraditos, todos estamos vinculados a todos y tenemos un papel para jugar”.

¿Cuál es el beneficio de Uruguay con la llegada de “Firmina”?
-“El cable de Google “Firmina” nos está diciendo algo fuerte, creo que nos trae un mensaje, una visión de un gigante tecnológico del mundo que está percibiendo que nuestro país va a requerir de mucha más integración con el mundo y requiere de esta infraestructura para que sus clientes en Uruguay tengan otro camino de mayor conexión mundial. Es un cable propio de ellos, que es para el servicio de sus clientes, pero los clientes de Google son los de Antel y se conectan a Google a través de las redes de Antel o sea que trae un beneficio importante para nuestros clientes y lo trae también para Antel, porque es un camino alternativo de otros cables que tenemos con Google, pero además creo que debemos imaginar que Google está pensando en más inversiones para el Uruguay”.

En el cierre, usted nos dijo que Jorge Batlle lo cautivó desde muy chico, ¿se imagina liderando una corriente política en un futuro?
-“Yo tengo inhibida la posibilidad de hablar de política, en este momento mi mente está puesta en tratar de liderar esta empresa que se me ha confiado. En su momento cuando uno era más joven, uno siempre estaba pensando en eso, hoy acabo de cumplir 60 años, por lo que entiendo hay gente más joven para desarrollar esas actividades”.

ENTREVISTA CON GABRIEL GURMÉNDEZ – INGENIERO INDUSTRIAL Y PRESIDENTE DE ANTEL
CAFÉ JURADO PRESENTA:
“UN CAFE CON AGENDA ABIERTA”
POR DANIEL CASTRO