Diario El Este

Inicio Editoriales Una burka para vicepresidencia

Una burka para vicepresidencia

por Enrique Llamas de Madariaga

No es fácil este oficio de periodista .
Tener que escuchar durante una hora el melodrama mentiroso y eufórico de la vicepresidenta Argentina, tiene según sus dirigentes más de masoquista que de sensata.

Al márgen de no contestar ni hablar de las acusaciones en su contra en el tema del memorándum con Irán, quiero recordarle a la supuesta doctora Cristina algunos olvidos.
Primero que el Presidente que ella eligió, pocos meses antes de su ofrecimiento, había dicho que el asesinato del fiscal Nisman, a quien acusó de complice y encubridora, estaba probado solamente con leer el acuerdo con los iraníes.
Luego preguntarle a la señora vicepresidente, que se ufana de ser la adalid de la igualdad de genero entre hombres y mujeres, si alguna vez fué invitada, ella, o cualquier mujer argentina a Irán y si hubiera sido así, habrían podido ir con el rostro descubierto.

Se la imaginan a Cristina con velos en la cara donde sólo se le vean los ojos. O tal vez ni eso, con burka?
Señora olvida que usted es una defensora de los derechos igualitarios entre hombre y mujer?
Hasta el idioma quiere cambiar pero en Irán las ignoran. Y en Cuba, donde dicen que usted tiene una suma millonaria en dólares guardada en el banco oficial -por otro lado el único- se respeta la igualdad de genero de sexo en cargos del Estado?
Mire bien señora, como decía el ex presidente uruguayo José Mujica, “ el tuerto“ era él, no usted.

A usted la recordaba con un calificativo más duro Lo recuerda?
O es más fuerte que sus convicciones un pacto de inmunidad con los asesinos de la AMIA para conseguir petróleo o vender conocimientos y materiales atómicos con dólares pagados en negro?
Y también quiero recordar a los argentinos del silencio de última hora (Bonafini, Carlotto, el premio Nobel de La Paz, Perez Esquivel, etc, etc.) que defendían con ahínco el sistema comunísta mientras que cuando se derrumbó el muro de Berlín nadie se fué hacia el paraíso de Berlín oriental sinó que por las brechas de la pared derribada todos huían hacia el Berlín occidental . Es al menos curioso no?
Y de la penosa justicia de algunos, o tal vez de muchos magistrados argentinos, prefiero no hablar porque me duele mucho, y no solo a mi sinó a millones de argentinos.
Inventaron una audiencia púbica fuera de la ley y los reglamentos.
Muchos argentinos, o yo mismo, podríamos tener el mismo privilegio?
Y la igualdad ante la ley donde queda o se esconde?
O desapareció en la Argentina .

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas

Escucha "VOCES" con Oscar González Oro en EL ESTE