Diario El Este

Uruguay y Argentina dialogaron sobre resultados de COP27

El ministro del MGAP, Fernando Mattos participó en la apertura de la mesa redonda «Agricultura y Sustentabilidad: Diálogo en las dos orillas», evento organizado por la Embajada de Argentina y el IICA. Estuvo acompañado por Alberto Iribarne, Embajador de Argentina en Uruguay, Rodrigo Saldías, Representante del IICA en Uruguay y moderó la Especialista internacional de IICA, Alejandra Sarquis.

Mattos agradeció el apoyo de IICA que proveyó un pabellón en el evento en Egipto para que varias delegaciones latinas pudieran exponer sus aportes. «Compartíamos un punto de vista común ya acordado desde el encuentro en Costa Rica. Un documento muy trabajado durante varias semanas hasta alcanzar el consenso regional» .

El jerarca destacó como eje central de discusión que «no se puede hablar de Sostenibilidad Ambiental sin hablar de Seguridad Alimentaria, sin ella no tendremos sostenibilidad de carácter político, ni social, ni democrático».

 Enfatizó que en las reglas de comercialización se está introduciendo » un neoproteccionismo agrícola con cara de protección ambiental, que nadie puede estar en desacuerdo, pero se pretende desde algunos países establecer reglas condicionando el comercio agrícola que ya está suficientemente protegido». 

En un momento de la historia con gran inseguridad alimentaria, en que hay 800 millones de personas padeciendo hambre, hasta en Europa por la conflictividad que atraviesa; sin duda América Latina, el Mercosur va a ser un actor determinante como proveedor de productos alimenticios, aseveró.

Posteriormente, la directora de OPYPA, Verónica Durán,  quien integrara la delegación que participó en el COP27, realizó una puesta a punto sobre los «Resultados y desafíos desde la visión de las políticas agropecuarias».

En este sentido, Durán explicó las prioridades y los mensajes del MGAP en ese ámbito y dijo que la coyuntura mundial refuerza la importancia de la agricultura para la seguridad alimentaria del mundo.
Uruguay y el CAS reafirmaron su compromiso con la sostenibilidad de los sistemas agropecuarios y reclamaron que los países desarrollados provean los recursos financieros para la mitigación y la adaptación al cambio climático en los países en desarrollo.

Como parte de las prioridades en la negociación se destaca: el futuro de «Koronivia».  La Labor conjunta de Koronivia sobre la agricultura (KJWA) es una decisión histórica adoptada en virtud de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en la que se reconoce el potencial único de la agricultura para hacer frente al cambio climático. En la decisión relativa a la KJWA se abordan seis temas interrelacionados sobre los suelos, el uso de nutrientes, el agua, la ganadería, los métodos para evaluar la adaptación, y las dimensiones socioeconómicas y relativas a la seguridad alimentaria del cambio climático en los sectores agrícolas. 

Es además, el único programa en el marco de la CMNUCC centrado en la agricultura y la seguridad alimentaria. Busca impulsar la transformación de los sistemas agrícolas y alimentarios para avanzar en la adaptación y sus co-beneficios en mitigación, en base a sinergias con la productividad agrícola. Se presenta a la agricultura como parte de la solución al Cambio Climático.
La hoja de ruta para esta iniciativa incluyó 6 talleres, que se trabajaron durante 2 años. En la COP26 se mandató a la Secretaría de la CMNUCC a elaborar un documento con una síntesis de los reportes y una propuesta sobre cómo continuar.

Durante los side events en Egipto Uruguay se mostró avanzando en la mitigación y adaptación al CC, con enfasis en la producción sostenible de carne y leche, explicó Durán.

Asimismo, Uruguay negocia dentro del G77+China junto a todos los países en desarrollo, las discrepancias
respecto a cómo continuar el trabajo de Koronivia. Entre las propuestas: 

  • LAC: conformar un programa de trabajo que fortaleciera la implementación de medidas de adaptación en agricultura,
  •  Países africanos: creación de nuevo órgano constituido bajo la CMNUCC (propuesta rechazada rotundamente por los países desarrollados).
  • Brasil presentó una nueva propuesta, que fue ampliamente aceptada: crear un portal (web) para que los países presenten proyectos, financiamiento a través de los mecanismos financieros de la convención, otras instituciones y el sector privado también podrían financiar proyectos.

Al cierre la directora de OPYPA dijo que dentro de ciertos logros alcanzados, aunque las negociaciones e instancias continúan, se creó un nuevo Fondo para Pérdidas y daños, un Comité de transición para arreglos institucionales del fondo «Arreglos institucionales de Red de Santiago
para Pérdidas y Daños», con el objeto de catalizar asistencia técnica.