Diario El Este

Inicio Deportes Walter “El Indio” Olivera, caudillo del Fútbol Uruguayo

Walter “El Indio” Olivera, caudillo del Fútbol Uruguayo

por Belen Silveira

Cuando de brillar y de gloria se trata ahí estamos nosotros, los uruguayos. Muchas veces en otras partes del mundo, no saben ni quienes somos. Cosa que me revienta es cuando te dicen en el exterior ¿Uruguay? ¿Dónde queda? Ahí es cuando agradezco tener un poquito de educación, porque lo primero que se me viene a la mente es por qué no le
preguntan a Obdulio, o a Giggia. No me vengan a decir que es porque están muertos, porque la historia siempre permanece, y no solo eso, sino que también habla. Por eso con solo decir 1950, no hace falta más explicación. Y si la quieren más fácil, está Luisito viviendo en Madrid, vayan y le pregúntenle a él, que no solo les va a responder dónde
queda sino también quienes somos.

Remontándome a mi época escolar, y recordando la maestra Adela, se me viene claramente la definición de la palabra “indio”. Ellos cazaban para sobrevivir, defendían su tribu ante cualquier adversidad, sin importar contra quien o qué tenían que luchar.
Apretaban los dientes e iban para adelante, con el único objetivo de llegar a sus chozas con algo para comer. Con el oído fino y los ojos bien abiertos, a los indios no se les escapaba un movimiento, no volaba una mosca sin que ellos lo supiesen. Así pasaron los años, y esa identidad quedo plasmada a fuego en nuestro entrevistado de hoy, Walter “el
indio” Olivera.
Nació el 16 de agosto de 1952 en el paraje “La Palmita”, y desde ese día, la historia del futbol uruguayo, ya palpitaba un guerrero en sus filas. En 1972 se integra al plantel de Peñarol y en 1982 sale campeón de América y del mundo con la institución. Zaguero aguerrido, que salió de su tribu para ir a Chile en busca de su presa, la copa Libertadores.
Pero como todo grande, no conforme con eso, cruzó el continente hasta Tokio y se trajo el título mundial. Consiguiendo así el objetivo principal de todo indio: traer alimento a los demás, solo que acá la tribu se convirtió en millares de hinchas aurinegros, y el alimento, en gloria, con forma de trofeo. Habla la verdadera garra charrúa, habla el verdadero “indio”, Walter Olivera.

  • ¿Cómo estas hoy en día? ¿Seguís vinculado a Peñarol?
    “Primero que nada, quiero saludar a la gente de Treinta y Tres, donde supe ir a
    jugar en la época que estaba en Peñarol y me trataron muy bien, no tengo
    palabras de agradecimiento.
    Hoy en día trabajo en Peñarol, en una dirigencia deportiva, donde estoy
    acompañando a los jugadores y yendo todos los días a “Los Aromos”. Eso me vino
    muy bien porque realmente después de estar tantos años en el equipo, lo
    extrañaba”.
  • ¿Cómo ves hoy en día a Peñarol?
    “Realmente hace poco tiempo que estoy ahí, aunque seguí toda la campaña de los
    años anteriores. Peñarol como institución grande, siempre tiene que estar al frente
    de todos los torneos. Hablando de tres meses para acá, el equipo tiene muchos
    jugadores jóvenes y buenos, pero que les falta experiencia. A veces para llegar a
    jugar campeonatos internacionales, se precisa gente con recorrido en las canchas,
    pero lo más importante es que ahora se inició una forma nueva de tratar al
    jugador. Se trata de no venderlo tan rápido y que se quede más dentro de la
    institución, pudiendo formar con alguno que llegue de afuera y juveniles, un
    equipo que es el que la hinchada quiere y desea que llegue a una copa
    internacional. Como ahora, que después de unos cuantos años de no pasar la
    primera fase, lo logramos de buena manera y esperemos que los próximos
    partidos sigamos así. Vamos a tratar de ganas la Sudamericana, que nadie en
    Uruguay lo ha conseguido”.
  • ¿En que se destaca el Peñarol de hoy y que es lo que le falta?
    “El equipo se está formando lentamente y con el trabajo de los entrenadores, se
    está llevando a un estilo de juego moderno y acompañado de la juventud. Debido
    a que está en formación no puedo decir todavía en lo que anda bien o mal. Cuando
    tenés tantos juveniles, se sube y se baja el nivel, como en estos momentos
    Facundo Torres o el Canario Álvarez Martínez que son jugadores con futuro.
    Igualmente, no se puede decir que están en su plenitud, porque ellos van a tener
    más rodaje y cuando estén prontos, con experiencia, ahí se va a saber mejor”.
  • Según el “indio” el mejor jugador de la historia es…
    “He visto muchos jugadores en mi trayectoria y siempre caemos en los mismos:
    Pelé, Maradona o Messi ahora. Toda la vida se jugó diferente y para ser el mejor
    del mundo no es fácil, pero me sigo acordando de Platini, Zidane y cientos de
    jugadores que fueron muy buenos. Igualmente me quedo con Maradona porque
    era completo, quizá le faltaba cabezazo, pero después dentro de la cancha hacía lo
    que tenía que hacer y bien. Ganó todo lo que podía ganar”.
  • Levantaste la Copa Libertadores y la Intercontinental ¿Qué se te pasó por la
    cabeza en esos momentos?
    “Si, tuve la suerte de caer en el momento justo dentro de Peñarol para ganar una
    copa tan importante como la del 82. Pero lógicamente se ganó porque había un
    equipo completo donde cada uno cumplía su función. Ese año, después de haber
    perdido anteriormente varias veces, nos propusimos que teníamos que ganarla
    porque la hinchada no aguantaba más. Levantar esa copa que yo había visto pocos
    años para atrás, al Tito Goncalvez (capitán de Peñarol) levantarla, fue algo
    fabuloso”.
  • ¿Qué anécdota te quedó grabada de cuando viajaste a Chile o a Tokio a jugar las
    copas?
    “Recuerdo cuando estábamos 0 a 0, jugando la final en Chile y Morena le pasa al
    lado al juez y le dice “termínalo ya, así nos vamos a Buenos Aires jugar el tercer
    partido”. Claramente no le hizo caso, y enseguida Fernando hace el gol del triunfo
    y cuando el juez pasa por al lado de él le dice: “te das cuenta Fernando, si lo
    termino antes no ganabas el Campeonato”.
  • Acá te voy a pedir que te la juegues. Este año, la Copa América la gana…
    “Uruguay siempre es candidato y Brasil también. Con la pandemia se complicó y
    los equipos no se han podido preparar 100%. Pero lógicamente hincharemos por
    Uruguay”.
  • ¿Qué te quedo pendiente en tu vida?
    “Me quedo para atrás poder jugar un mundial con la Selección Uruguaya. En 1974
    estaba citado, era titular y en el 1973, en una gira por Europa, me fracturé la
    pierna y no pude jugar”.
  • ¿Qué le querés decir al hincha de Peñarol, principalmente a los de Treinta y Tres?
    “Para finalizar quiero mandar un saludo para toda la gente de Treinta y Tres, no
    solo de Peñarol, sino a todo el pueblo. A toda la gente hincha del futbol, un abrazo
    enorme. Lógicamente que un poquito más apretado al hincha que siempre estuvo
    conmigo, en las buenas y en las malas.
    Y también me gustaría decirle a toda la gente que se cuide, la pandemia viene
    complicada. Principalmente los jóvenes que tienen los padres veteranos, que se
    pongan las pilas y dejen de pensar más allá. Tenemos una pandemia en el Uruguay
    que está siendo muy difícil de matar”.

Así se daba una vuelta por “El Este” Walter Olivera, contándonos las ganadas, pero también con mucha responsabilidad social, que sinceramente es lo que hace a un deportista. Me encanta cuando jugadores totalmente identificados con un club, transmiten armonía, como en este caso. Soy una persona, que como ya saben, me
compran con pequeños gestos. “Saludos al hincha del fútbol” me mandó el hombre y me deslumbró. Si todos entendiéramos la pasión como el “indio” tal vez habría menos trompadas en las canchas, o menos barbaridades en las redes sociales, que en lo que a fútbol respecta, se han convertido en uno de los mayores escenarios de violencia que he visto. Gracias “indio”, las palabras se olvidan, los ejemplos arrastran multitudes.

Nota: Belén Silveira

Dejar un comentario

Publicaciones relacionadas