Diario El Este

Zulma Daer: Made in Treinta y Tres - Diario El Este

Zulma Daer: Made in Treinta y Tres

Hoy nuevamente acá para hablar de personas ejemplares, de mujeres ilustres que han salido de nuestro querido Treinta y Tres, acunándose en Vergara y siendo ejemplo para un país entero. Y sí, cuando digo ilustre me refiero a una chica que corre atrás de una pelota, pero lo hace con tanto empeño, con tanto arte y dedicación, que es digno de colocar este sinónimo. 

Cuando de romper esquemas, de apretar los dientes e ir para adelante se trata, no se me viene otro nombre que el de Zulma, porque solo una persona que se crio en el interior, vio laburar de sol a sol a sus viejos y tuvo el coraje de irse a otro departamento a estudiar una carrera, sabe lo que es ese sabor de satisfacción, el poder pararse un minuto, ver todo desde la cima y decir “lo logré”.

Tiene 27 años y juega desde los 4 al fútbol, comenzando en el equipo que su padre tenía (Club Centro Deportivo Palotti), pasando luego por Estrellita del Este, en Charqueada. Su sueño siguió rodando y terminó jugando en el primer club femenino del departamento de Treinta y Tres: Olimareñas, para luego irse detrás de su sueño de estudiar profesorado de educación física en Paysandú. Mismo estando lejos de su querido Treinta y Tres, no dejó el deporte que la apasiona, ya que mientras estuvo estudiando en la ciudad sanducera, jugó en San Miguel. 

Más adelante, en un punto clave de su carrera, le tocó jugar en Arachanas, en el departamento de Cerro Largo, club donde aprendió mucho y le sirvió de trampolín para desempeñarse en Montevideo Wanderers Fútbol Club y en la Selección Uruguaya, cumpliendo su gran sueño y representando con orgullo a todo un departamento. No dudo que ustedes también, cuando miraban la Copa América en Colombia y veían a Zulma con la Celeste, no se les erizaba la piel cuando los relatores mencionaban que era de nuestro querido Treinta y Tres. 

Y como decimos más arriba, cuando uno persigue sus sueños, los alcanza, y de esta manera nos los hace saber Zulma, quien deseó llegar a un nivel profesional con tanta fuerza, que se hizo realidad: “Desde pequeña soñaba con jugar fútbol de manera “profesional” y tener la posibilidad de hacerlo en Wanderers es increíble, sueño cumplido. El momento que me toca vivir a diario con el club es maravilloso, desde el primer día me integraron de una manera estupenda. Sin dudas, es un momento hermoso en mi carrera cómo futbolística”.

De todos modos, siempre quedan objetivos por alcanzar, y nuestra entrevistada de hoy, los tiene claro e identifica cuales son: “Sería increíble poder convertir mi primer gol a nivel profesional y seguir teniendo buenas intervenciones para tener la posibilidad de jugar en el exterior”.

Y claro, no podía faltar lo que les diría a las gurisas que recién comienzan, que quizá piensan que es imposible o se les hace cuesta arriba. Quémejor que escuchar el testimonio de alguien, que consiguió lo que parecía imposible: “A esas chicas les diría que sí tienen un sueño que vayan en busca de él, que debemos trabajar a diario sin importar circunstancias, debemos levantarnos a diario con la intención de ser un poquito mejor cada día.  Todo es posible en la medida que nosotros lo creamos. Insistir, persistir, resistir y nunca desistir”. 

Lógicamente, también hablamos del apoyo hacia el fútbol femenino. Creo que no se trata de dar apoyo una vez cada tanto, sino de tener perseverancia en eso y estar al firme, sabiendo que las oportunidades, vienen también de ese granito de arena que podemos aportar entre todos: “Sinceramente creo que aún nos falta un montón en todos los aspectos. Desde formación, en apoyo a donde juegan, en fijación de partidos, horarios, etc. Pero en comparación a años anteriores, se ha dado un pequeño paso.  Hoy, se visualiza más mujeres realizando dicho deporte. Ojalá todos los entes involucrados podamos colaborar en pro del crecimiento del deporte”. 

Y claro, cuando uno pasa por una linda etapa, no hay como evitar que se vengan a la mente esas personas de fierro, que han acompañado en las buenas y las malas, como la familia de Zulma, que desde pequeña han forjado no solo una deportista, sino un ejemplar ser humano: “En este momento se me viene la imagen de mis padres llevándome a mi primer partido, a mi familia, mis hermanos que me acompañan a diario a entrenar yser un poquito cada día mejor. De mi círculo de amistades que han estado ahí, empujando y transmitiéndome sus mejores vibras. Hay muchas personas que han estado a lo largo de mi carrera, no quisiera nombrar para no olvidarme de nadie,pero soy una agradecida con todos”. 

Cerrando la nota, la jugadora de la Selección Nacional, tuvo presente a su abuelo, que la mira domingo a domingo desde allá arriba, donde no dudo que también existe una tribuna, y le manda esas fuerzas que muchas veces nos sabemos de dónde vienen: “Quiero tener presente a mi familia, a mis amigos y a mi abuelo, que hoy no lo tengo conmigo pero que su frase está presente cada domingo cuando salgo a la cancha”. 

Y como siempre digo: el agradecimiento es la llave que abre la puerta del éxito y en eso, Zulma la tiene clara: “Quiero agradecerles por la oportunidad de dar a conocer las sensaciones que uno tiene, por el espacio para expresarse que sin dudas es sumamente importante para el crecimiento personal, pero sobre todo para dar lugar a conocer que el deporte femenino está en crecimiento y está presente. Que no se haga oído sordo o la vista para el costado”. 

Agradecemos la nota a una gran persona, que, sin importar el día o la hora, siempre tiene un tiempo para contarnos su testimonio y desparramarlo por todo el Uruguay. Una de las cosas que más valoro, es cuando las personas paran 10 minutos, y me los regalan para una entrevista, por eso agradezco la grandeza y la humildad de Zulma, quien, con su ejemplo, nos hace saber que a la palabra imposible, si le tapamos las dos primeras letras, nos cambia todo el panorama ¡Hasta la vuelta fenómena!